Apuntes

El perro es un buen amigo de niños y discapacitados en Buenos Aires

“Ella llega donde no llegan mis brazos. Con los dientes abre puertas y cajones, me alcanza lo que se me cae. Es una compañera de vida”, cuenta Magdalena, que se mueve en silla de ruedas.
domingo, 8 de mayo de 2016 · 00:00
AFP Buenos Aires
 
Dos mujeres en silla de ruedas y un niño autista bajan por primera vez en sus vidas sin miedo al metro de Buenos Aires con entrenados perros de asistencia a los que aman y miman, una experiencia conmovedora para asombrados pasajeros. 
 
Magdalena Espuey (de 40 años) sale del ascensor y atraviesa el andén para entrar al vagón. Ya no teme, sonríe y se aferra a la correa de Molécula, su perra labrador de servicio color chocolate. "¡Molly, vamos!”, la llama por su apodo familiar. Y Molly obedece, marcha firme pegada a las ruedas de la silla. 
 
La prueba fue superada. En una noche húmeda y lluviosa de la capital argentina, Espuey premia a Molly con un terrón de alimento para perros que lleva en un morral en su falda. "¡Son muy vivos! ¡Saben que el momento es difícil y piden más comida!”,  dice Victoria Cisneros (34), jefa de instructores de animales. Magdalena se acomoda en un espacio sin asientos. Se volvió hábil en manejar ruedas, luego de quedar discapacitada hace 30 años por un accidente de auto. 
 
Está feliz. Es una mujer rubia, de cuerpo pequeño. Se ha maquillado. "¿Luzco bien?”, pregunta con coquetería.
 
"Siií”, responden a coro incluso pasajeros, jóvenes que miran la escena filmada, convertidos en espontáneos actores de película. 
 
"Molly es mi otro yo”, dice emocionada. "Ella llega donde no llegan mis brazos. Con los dientes abre puertas y cajones, me alcanza lo que se me cae. Es una compañera de vida”, cuenta la mujer que vive con su pareja Javier y un perro suyo, Felipe. "¿Si se pelean los perros? Nooo, son muy juguetones”, asegura. 
 
La jefa Victoria cuenta que los perros son cedidos gratuitamente a usuarios por la Fundación Bocalán Argentina. Es una entidad sin fines de lucro nacida en España. Funciona en cuatro continentes. "Los entrenamos dos años desde recién nacidos”, revela Victoria. La jefa no gana un peso por su trabajo, es voluntaria. "Algún día... quizás”, sueña. 
 
La bocina del tren subterráneo aturde con su estruendo. Avisa que ya no se puede entrar. La red es muy ruidosa, las aglomeraciones intimidan. Un millón de personas la usan cada día. Los padres de Juan Pablo (7) están excitados pero transmiten fe. El niño padece autismo. 
 
El padre, Diego Torena (43), es un corpulento ingeniero electricista. "Nosotros no éramos ‘perreros’, nunca tuvimos, pero ésta le hace bien a Juan Pablo. Todos los días Panzeta lo va a buscar al jardín”, relata Diego. Su hijo tiene la carita redonda iluminada de emoción. Con sus ojillos vivaces y cabellos enrulados parece actor de una publicidad. Juan Pablo no habla. 
 
Pero parece contagiado de optimismo en su primer viaje en Metro. Cuando Magdalena Espuey entra al vagón, Juan Pablo lo hace por otra puerta, abrazado a la correa de Panze. Un instante antes, Juan Pablo hizo un movimiento brusco hacia el borde del andén y las vías. Panzeta se quedó inmóvil. Lo frena. 
 
"El perro es un anclaje de seguridad. Así lo protege”, afirma Diego. Claudia, la madre, no le pierde mirada al niño. Panze tampoco le quita la vista de encima. Victoria cuenta una historia curiosa sobre adiestramiento perruno.
 
"Mientras el labrador o el golden tenga colocado su chaleco amarillo con el escudo de Bocalán, no se va a separar del niño. Eso se llama ‘modo perro’. Si le sacamos el chaleco, juega, corre, entiende que llegó la hora de descanso”, apunta.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios

Otras Noticias