Ad Libitum

Parejas homosexuales pueden formar relaciones estables

domingo, 12 de junio de 2016 · 00:00

Guery Zabala Gumucio

M uchos de los artículos que he estado escribiendo en esta columna  han tenido un toque o prioridad  heterosexual, pero  la vivencia de la sexualidad, de manera libre, gratificante y respetuosa también se aplica a hombres y mujeres que sienten atracción afectuoso-erótica por personas de su mismo sexo. 

Por eso quiero escribir sobre la pareja homosexual, puesto que el reconocer que se tiene una opción sexual opuesta  a la heterosexual, en muchas ocasiones -si no en todas- genera, temor, ansiedad, miedo, inseguridad y soledad.   
 
Lo primero que tiene que quedar claro es que la homosexualidad no es una enfermedad. Tampoco es un trastorno mental, sino una elección de vida, por lo que no tiene sentido recurrir al psicólogo o un sacerdote o pastor. Y no es una enfermedad contagiosa. Por ello, el hecho que una pareja del mismo sexo eduque a niños o niñas, éstos no serán homosexuales, porque la mayoría de los   homosexuales han nacido y crecido en hogares heterosexuales. 
 
Que la homosexualidad haya sido más pública, o permanecido oculta, se debe a las sociedades hayan sido más tolerantes o más discriminatorias.
 
No es nada fácil descubrir que las personas de tu mismo sexo son las que te atraen, sueñas con personas que vas conociendo, imaginas historias de amor, escuchas canciones, pensando en ese chico y al mismo tiempo tienes que pelear contra una sociedad, machista, patriarcal y homofóbica que educa para que a los niños les atraigan las niñas y viceversa. Una sociedad que fuerza una heterosexualidad obligatoria, que postula  que esto es lo "normal” y "natural” y sentirse atraído por alguien de tu mismo sexo es algo "anormal”, "antinatural”, "sucio” y "depravado”.
 
Que te guste   una persona de tu mismo sexo forma parte de la vida;  lo que sucede es que por no ser reconocido como diferente, enfermo o raro, se reprime, condena y niega esa atracción. 
 
Cuando se conoce una pareja homosexual, los amigos y amigas preguntan cuál es "el hombre”, y  cual "la mujer”, pensando que es la única forma de considerar esa relación, siendo ésta una manera de ridiculizar el placer y el amor entre dos personas del mismo sexo. Olvidan que en las relaciones sexuales entre dos hombres interviene todo el cuerpo y por supuesto los juegos eróticos, caricias, besos. Son tan hombres como cualquiera, sólo que  su objeto de placer son  personas de su mismo sexo.
 
Las parejas homosexuales, al contrario de lo que se piensa, son capaces de entablar relaciones duraderas, basadas en la honestidad, respeto, armonía. Es necesario crear la relación a base de las personas que la integran y no a modelos preexistentes o que se espera que se cumplan, para lograr algo más de aceptación social, repitiendo relaciones que replican espacios de poder y desigualdad, cosa que no debería ser una relación de personas del mismo sexo.
 
Muchas de las parejas homosexuales tienen dificultad al momento de afrontar un conflicto en su relación, pues en muchos casos  no cuentan con una base social que les permita comentar, dialogar con respecto a la situación que están pasando, y se la tienen que cargar solos o solas, y encima mostrando que todo en sus vidas está bien; llevando, como se diría, la procesión por dentro. De ahí la importancia de abrir los  ojos y la mente al respeto de las parejas del mismo sexo, pues requieren una base social como todas  para poder afrontar momentos difíciles, como momentos de felicidad, de entrega y amor.
 
Si la sociedad fuese más respetuosa y honesta, el reconocimiento público no tendría ningún problema. Esto permitiría que muchas parejas homosexuales reconocieran que la relación sexual entre varones forma  parte también de los placeres de la vida, es igualmente plena, profunda, amorosa y excitante, como cualquier otra relación sexual, entre dos personas que asumen compromiso y tienen pleno consentimiento de lo que van a realizar. 
 
Si amas o te gustan los chicos, o a una mujer las chicas, vas a encontrar la forma de vivir tu sexualidad en libertad. El placer y el amor son maravillosos y es un regalo de la vida, disfrútalo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

61
2

Comentarios

Otras Noticias