TierrAmérica Medio Ambiente y Desarrollo

El mar de la contaminación, alias Mediterráneo

Los océanos absorben el 30% del dióxido de carbono, lo que amortigua el impacto del calentamiento global y son la principal fuente de proteínas para más de 2.600 millones de personas.
domingo, 19 de junio de 2016 · 00:00
Baher Kamal  / Roma / Especial para la revista Miradas
 
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) identifica a 17 grandes mares para su labor, pero el Mediterráneo quizá sea el caso más dramático, ya que de la llamada cuna de la civilización pasó a ser un cementerio para miles de solicitantes de asilo y migrantes. Y es muy probable que sea la cuenca de agua más contaminada del planeta.

El Mediterráneo abarca una superficie de 2,5 millones de kilómetros cuadrados y  lo rodean 22 países, que juntos comparten una costa de 46.000 kilómetros y albergan a unos 480 millones de habitantes en tres continentes, África, Asia y Europa.
 
Pero también es una especie de gran lago salado al ser un mar semicerrado, ya que sólo tiene dos pequeños puntos de contacto con el océano abierto, el canal de Suez por el este y el estrecho de Gibraltar por el oeste.
 
Esto implica que sus aguas necesitan para renovarse entre 80 y 150 años, según el Plan de Acción para el Mediterráneo (PMA), el proyecto con sede en Atenas del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).
 
En otras palabras, una gota de agua contaminada permanece circulando en el Mediterráneo durante un siglo, en promedio.
 
Añádase a esto que uno de cada tres de sus habitantes, o más de 160 millones de personas, son residentes permanentes en los centros urbanos situados a lo largo de su costa. Además, 180 millones de turistas visitan sus playas cada año, lo que lleva a 340 millones la cantidad de seres humanos concentrados allí durante la temporada pico.
 
La consecuencia es que millones de personas arrojan al Mediterráneo sus desechos sólidos y líquidos, domésticos y urbanos. El problema resulta más evidente si se tiene en cuenta que hasta hace pocos años, más de 40% de los centros urbanos costeros carecían de instalaciones para el tratamiento de las aguas residuales, y que 80% de éstas se arrojaban al mar sin tratar, según el PNUMA / PAM.
 
Las actividades industriales también son una fuente clave de contaminación, principalmente de los sectores químicos, petroquímicos y metalúrgicos, como confirman los siguientes ejemplos:
 
Un informe de la ONU señala que los océanos del mundo (su temperatura, química, corrientes y biodiversidad) impulsan los sistemas globales que hacen que la Tierra sea habitable para la humanidad.
 
"Nuestra agua de lluvia, agua potable, tiempo, clima, costas, gran parte de nuestros alimentos, e incluso el oxígeno del aire que respiramos, todos en última instancia son proporcionados y regulados por el mar. A lo largo de la historia, los océanos y mares han sido conductos vitales para el comercio y el transporte”, destaca el informe.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios

Otras Noticias