Ad Libitum

El sexo y la obesidad no son los mejores compañeros

domingo, 5 de junio de 2016 · 00:00
Guery Zabala Gumucio
 
Hemos generado la idea de que las personas con sobrepeso son prósperas y felices, y que saben gozar de la vida y  del sexo, pero lo cierto es que  la obesidad aumenta la morbimortalidad.

Es común la consulta de si la obesidad dificulta las relaciones sexuales. Si bien muchas personas con sobrepeso no tienen problema alguno, en general la obesidad puede representar una doble problemática: desde el punto de vista de la salud y de la estética. El incremento del peso amenaza la vida sexual porque  reduce la producción de testosterona, afecta la libido y multiplica los casos de disfunción eréctil.
 
La obesidad representa un problema de salud pública global  , independiente del nivel de desarrollo de los países, por lo que ha sido catalogada por la OMS como "la epidemia del siglo XXI”.
 
Muchas personas con sobrepeso prefieren  evitar los encuentros eróticos para   ocultan su cuerpo. Para otros, la "gordura” es un mecanismo  de defensa para evitar los encuentros afectivos. 
 
Las relaciones sexuales se dificultan por vía indirecta: la baja autoestima, rechazo a su propio cuerpo y a la pareja, sentimientos de desvalorización, lo que muchas veces se resume en una disminución de la libido y en deseo sexual hipoactivo. 
 
Hay grados de obesidad en los que los varones no llegan a verse los genitales por la adiposidad abdominal y se dificultan ciertas posiciones coitales. Suelen tener tan desajustadas las variables metabólicas (colesterol y triglicéridos altos, diabetes -incluso sin tratar-, hipertensión) asociadas a la vida sedentaria que, en muchos casos, deriva en un cuadro de impotencia franca, ya que para la respuesta eréctil hay un componente vascular importante).
 
Disfunción eréctil
 
La obesidad tiene también un efecto en la disfunción eréctil, o impotencia, que puede definirse como la incapacidad persistente de obtener y mantener una erección suficiente para iniciar, mantener y completar una relación sexual.
 
También se puede presentar el síndrome de pene enterrado, donde los abultamientos ocasionados por la grasa abdominal brindan una apariencia de tener un pene más pequeño.
 
Los hombres con obesidad suelen   presentar problemas de fertilidad, debido a que reduce el nivel de espermatozoides, así como su estructura genética.
 
El sexo y obesidad no son los mejores compañeros porque las personas con sobrepeso pueden esconder su obesidad y ponerla  como excusa para evitar contacto social. La obesidad también afecta el ánimo psicosocial de la persona porque  las condiciones físicas no permiten un sexo libre y cómodo,  disminuyendo  la libido que favorece a la inhibición en el deseo sexual.
 
Para las personas con sobrepeso   las relaciones sexuales coitales se van alejando de su cotidianidad por peligro de aumentar la frecuencia cardiaca y el consumo respiratorio a niveles riesgosos, ya que la obesidad va de la mano con trastornos cardiovasculares.   
 
La grasa entorpece la circulación sanguínea y produce problemas hormonales como la baja producción de testosterona, responsable de encender la chispa sexual en hombres y mujeres. 
 
Estas personas suelen tener los vasos sanguíneos bloqueados por el colesterol, lo que dificulta la irrigación hacia el pene y hacia el clítoris 
 
Aunque hay mucho más para reflexionar sobre esta temática, les dejo algunas recomendaciones, que espero sean útiles. 
 
Seguir un plan alimentario a  base de frutas y verduras; un plan de actividad física mínimo 30 minutos diarios; acudir a  especialistas que apoyen en tu plan alimentario y tu plan de actividad; encontrar grupos terapéuticos de autoapoyo, ya que el sobrepeso  no es solamente la ingesta de comida, sino la motivación que te lleva a esta compulsión, una situación que conviene hablarla y discutirla para  trabajar el área psicológica.  
 
Y, por último, está el recurso de la intervención  quirúrgica, a la que se acude en casos extremos. Y, aunque parezca una obviedad, debe ser practicada por profesionales certificados. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios

Otras Noticias