Tecnología

Comunicación en 360 grados

Las pantallas cilíndricas permiten interactuar con personas y objetos virtuales tridimensionales que parecen moverse dentro del dispositivo, así como situarse dentro de una sala tubular en cuyas paredes se pueden observar panorámicas desde todos sus ángulos, como si estuviéramos dentro.
domingo, 17 de julio de 2016 · 00:00
Ricardo Segura

 Los monitores y dispositivos electrónicos, originalmente planos y con predominio de la línea recta, ya cuentan con versiones  curvas e incluso flexibles, ya sea operativas o en desarrollo. Uno de los próximos saltos tecnológicos llegará con los sistemas de comunicación cilíndricos, de grandes y pequeñas dimensiones que permitirán intercomunicarse  a distancia y visualizar contenidos tridimensionales generando imágenes visibles en un ángulo de 360 grados, es decir dando un giro completo.

El usuario podrá disfrutar  de esta visión en circunferencia o vista circular, tanto  interactuando con un dispositivo cilíndrico desde fuera, al igual que lo hace con cualquier aparato electrodoméstico o dispositivo móvil,  como desde dentro situándose en el interior de una sala cilíndrica, donde las imágenes y menús de control son proyectados sobre sus paredes curvadas.

Esta nueva generación de aparatos de comunicación, que  ofrecerá al usuario posibilidades y experiencias desconocidas hasta ahora, la está desarrollando el Human Media Lab, HML, (www.hml.queensu.ca) de la Universidad de Queen (www.queensu.ca), en Kingston, Ontario (Canadá), uno de los laboratorios de diseño de medios más innovadores del mundo.  

El HML ha diseñado una sala gigantesca tubular para  la tienda Singtel (http://info.singtel.com/) en Singapur , donde los visitantes pueden vivir una experiencia de inmersión en algunas de las principales ciudades del planeta, cuyas imágenes son proyectadas sobre una pantalla de 14 metros de circunferencia que los rodea, cuando se sitúan en la parte central de ese recinto.

El visitante elige la ciudad que quiere visualizar pulsando sobre la superficie sensible al tacto de un globo terrestre situado dentro de la sala cilíndrica y, una vez que las imágenes panorámicas de dicha urbe se despliegan de forma envolvente sobre las paredes, puede interactuar con ellas, por medio de un sistema Kinect, efectuando gestos en el aire con las manos y brazos.

El sistema Kinect (www.xbox.com/kinect) originalmente desarrollado para videojuegos, permite a los usuarios controlar e interactuar con una pantalla sin tener contacto físico con ésta ni con su equipo electrónico, mediante una interfaz con sensores capaz de reconocer gestos, comandos de voz, objetos e imágenes.

En la periferia de la sala Singtel Experience, hay dispuestos diez dispositivos Kinect,  y el usuario puede situarse delante de cualquier zona de la ciudad visualizada y ampliarla, cambiarla de posición  o hacer  zoom (acercándola o alejándola) como si estuviera usando un telescopio, o incluso hacerse una selfie con dicha ciudad de fondo, haciendo gestos con sus manos y brazos.

UNA SALA TUBULAR PARA VIAJAR POR EL MUNDO

Este sistema también se usa para  hacer girar el globo terráqueo, hasta encontrar la ciudad elegida, aunque para que sus imágenes se proyecten en las paredes cilíndricas, hay que pulsar sobre la superficie táctil de la esfera, como si fuera en un teléfono móvil. 

El profesor Roel Vertegaal, del HML, ha desarrollado una columna cilíndrica para videoconferencia en tres dimensiones en cuyo interior puede visualizarse a un ser humano virtual en vivo y en directo, con su tamaño natural, en movimiento y desde todo los ángulos, como si realmente estuviera allí.

Este sistema denominado TeleHuman es de ida y vuelta, lo que significa que cuando hay dos de estas columnas conectadas, los interlocutores pueden hablar como si estuvieran uno frente al otro, recibiendo imágenes y sonidos simultáneamente, aunque se estén en distintas localizaciones geográficas, según Vertegaal.

Para obtener estas imágenes de apariencia holográfica, una serie de cámaras captan video en 3D de la persona y lo convierten en imágenes igualmente en 3D  que pueden observarse desde todo los lados, por  lo que un interlocutor puede caminar dando una vuelta de 360 grados alrededor de la columna TeleHuman, y ver a la persona con la que habla de frente, de costado y de espaldas.  

"Aunque esta tecnología parezca de otra galaxia, la mayoría de sus componentes ya están en el mercado, como los sensores  Kinect, un proyector en 3D, un cilindro translúcido de acrílico de un  metro de alto y un espejo convexo”, según Vertegaal.

Adelanta que están trabajando otra aplicación de este sistema, llamada BodiPod que mostrará un modelo anatómico en 3D del cuerpo humano, que podrá ser explorado desde todos los ángulos a su alrededor, mediante comandos de gestos o voz,  mostrando sus capas de tejidos, órganos, huesos y músculos y, por ejemplo, permitiendo hacer zoom dentro del corazón o el cerebro.

UNA VARITA MÁGICA

El desarrollo más reciente del HML en este campo es el primer dispositivo electrónico con una interfaz (conexión entre dos aparatos o comunicación de un sistema con un usuario)  cilíndrica, con una variada gama de aplicaciones, incluyendo su uso como mando para videojuegos, según este laboratorio

Este dispositivo llamado MagicWand (varita mágica) y que sus creadores comparan con "un mando a distancia de la consola Nintendo Wii con un monitor cilíndrico”, permite a sus usuarios interactuar con los objetos tridimensionales que se observan, tanto dentro de "la varita”  como con otros contenidos visuales externos, proyectados en una pantalla cercana,  según el HML.

Para conseguir este efecto el usuario tiene que tomar el MagicWand en sus manos y efectuar distintos movimientos con este dispositivo de aspecto similar a una lata de cerveza de 50 centilitros recubierta por una pantalla de alta resolución, de acuerdo a la información proporcionada por sus desarrolladores.

Este sistema crea la ilusión óptica de que ver alrededor del objeto tridimensional, al ir rotando la "varita mágica”. Según Roel Vertegaal, "significa que uno puede rotarlo y observar el personaje de videojuegos de su interior desde todos sus lados, como si tuviera tres dimensiones”.  

El MagicWand está formado por dos pantallas curvas y flexibles del tipo OLED unidas entre sí y formando un cilindro que ofrece  una imagen continua y está equipado con sensores de movimiento, según el HML.

También permite, por ejemplo, cortar los hilos de una telaraña proyectada sobre una pantalla, usándolo como si fuera una espada virtual.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias