Ad Libitum

Tips para reavivar la pasión

domingo, 17 de julio de 2016 · 00:00

Guery Zabala Gumucio

La vida sexual en la pareja es un aspecto muy importante y   cuando se  vive o reconoce un cambio de frecuencia, o intensidad, comienzan a surgir dudas sobre la fidelidad, o quizás que las fuerzas o ganas han disminuido, o que la pareja ya no le atrae. 

En  la búsqueda del placer, no basta con partir de unas relaciones sexuales satisfactorias, sino que debe añadirse un interés por ir descubriendo y desarrollando nuevas y viejas formas de gratificación sexual.

Algunos de los factores que disminuyen o influyen en la reducción de la frecuencia sexual en una pareja pueden ser:  la rutina, formas, modos, días, inicio y final, llegando a convertirse en un tema musical que ya se conoce de principio a fin, por lo que   ya no se ve a la pareja como un objeto de deseo sexual, sino meramente afectivo y si se tienen relaciones sexuales es, como se dice,  "por deberes conyugales maritales” pero donde el placer y el disfrute no aparecen. 

Algunas personas buscan en el vino, la cerveza, el tequila, o el vodka, un medio para relajarse y sentirse más sexys, pero se olvidan que si beben en exceso pueden y bloquearán su capacidad del orgasmo y tendrán una descarga fisiológica alejada del afecto y el placer. 

El alcohol inhibe funciones del sistema nervioso central que se encarga de generar respuestas sexuales como la  excitación y el orgasmo. En los hombres su consumo excesivo y consuetudinario puede llegar a ser el único medio para tener relaciones sexuales además de menos erecciones, problemas para eyacular. A la mujer puede generarle resequedad vaginal y a ambos fatiga y dolor de cabeza.

El sexo no tiene que ser mecánico, obligatorio, o por  cumplir con un deber conyugal. Si tenemos problemas, es importante poner nuestra imaginación, fantasía y creatividad a funcionar; y si no podemos hacerlo   en pareja, se debe buscar un especialista que nos ayude a mejorar,  a encontrar la manera de ponerle la chispa necesaria para mantener encendida la llama de la pasión y tener noches de sexo, placer, divertidas y satisfactorias.

  Por ejemplo, vendarse los ojos  y comenzar a acariciar el cuerpo con diversas texturas o temperaturas, podrá generar momentos excitantes, llegando a descubrir sensaciones desconocidas. En estas experiencias debe primar el aprendizaje mutuo. 

Disfrutar de un momento de placer sexual es responsabilidad de la pareja; tu vida sexual se verá enriquecida si dialogan sus necesidades, temores y deseos. Se debe   usar todos los medios posibles para enriquecer y aumentar el placer: conocer los recursos disponibles y ponerlos a prueba para ir descubriendo nuestra propia capacidad de dar y recibir placer. 

Me permito sugerir algunos tips para encender la pasión:

Explora tu propio cuerpo. Para sentirte cómodo e íntimo con una pareja, siéntete cómodo e íntimo contigo mismo. Esto incluye estar conectado con tu cuerpo y tus sentimientos.

Relájate antes del sexo. Utiliza algunas técnicas de relajación antes de intimar con tu pareja. Esto te ayudará a quitarle el enfoque al desempeño.

Concéntrate en el juego previo. A veces el sexo puede   parecer que sigue un guión, como si te movieras rápidamente de A a B y  a C. El juego previo se trata de excitar a ambos con la misma intensidad.

 Explora tu lado fetichista. Si introducir juguetes, o disfraces al dormitorio les parece excitante y divertido a ambos, háganlo. 

Dile a tu pareja lo que te gusta. La forma más segura, inteligente y rápida de mejorar tu vida sexual es comunicarte abiertamente con tu pareja.

 Practica la intimidad emocional así como la intimidad física. No basta con un buen desempeño sexual. Si no son emocionalmente cercanos el uno al otro, si no pasan tiempo juntos ni se comprenden, el sexo sufrirá y también lo hará su relación.


Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias