Afirman que la música puede producir “orgasmos de piel”

Los cambios repentinos en la armonía, los saltos dinámicos y las apoyaturas melódicas parecen ser bastante efectivos.
domingo, 3 de julio de 2016 · 00:00
Agencias Londres

La  música puede evocar emociones y sensaciones poderosas. Hay algunas melodías o instrumentos en particular que nos hacen sentir bien, tanto que según una psicóloga, pianista y violinista de la Universidad de Wesleyan en Connecticut, podemos llegar a tener "orgasmos de piel”.

Luego de haberse dedicado un buen tiempo a la investigación de este fenómeno, Psyche Loui y su compañero, Luke Harrison, aseguran que algunas personas pueden sentir placer sexual y erotismo con la música.

Sin embargo, Loui no es la primera en interesarse por este tema. Según se detalla en una nota de New York Magazine, el escritor especialista en ciencia, David Robson, se ha dedicado a investigar el potencial psicológico y fisiológico de "esos escalofríos” que sentimos con la música.

Esa especie de remezón, de placer corporal y emocional e incluso, la excitación real que produce rubor, transpiración y deseo sexual. Estos investigadores creen que la música puede provocar todo esto y más, por eso lo llaman "orgasmos de piel”.

Para llegar a estas conclusiones, tanto Pysche Luoi como Luke Harrison han observado estas sensaciones en las personas y las han registrado continuamente para respaldar esta teoría.

En un artículo de la BBC, Robson señala que algunas personas perciben la música tan profundamente que esa sensación puede compararse con la del sexo.

El poder de estos "orgasmos de piel” es tan intenso, que cuando las personas lo experimentan, no son capaces de hacer nada más en ese momento.

David Robson cita el trabajo de Psyche Luoi en su artículo, quien explica que hay canciones que llegan a ser adictivas por las emociones y sensaciones físicas que nos producen.

 Los sufíes del norte de India y Pakistán han discutido durante mucho tiempo el aspecto erótico de escuchar música.
Otro punto interesante de la investigación de Luoi es el que está relacionado a las expectativas en torno a las variaciones musicales. Según ella, cuando alguna canción o melodía tiene elementos que se salen de lo común o esperado, es probable que esa sorpresa sea algo placentero para nuestro cerebro.

Las canciones que rompen patrones esperados, que incluyen armonías o instrumentos poco comunes pueden producir más "orgasmos de piel” que aquellas canciones que se parecen a otras que ya hemos escuchado.

Los cambios repentinos en la armonía, los saltos dinámicos y las apoyaturas melódicas parecen ser bastante efectivos. "El escalofrío musical suscita un cambio fisiológico bloqueado en un punto concreto de la melodía”, explica Loui.

La anticipación y la resolución de nuestras expectativas provoca la liberación de dopamina. Una respuesta similar cuando se toma drogas o se tienen relaciones sexuales, lo que explica nuestra adicción a este tipo de canciones.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios

Otras Noticias