ESPIRITUALIDAD PARA NIÑOS: reglas para el juego de la vida

Diario de una niña adolescente

domingo, 3 de julio de 2016 · 00:00
Mientras estaba haciendo mi limpieza de primavera/ pascua estos últimos días, me encontré con un viejo diario mío de entre 1987 -1990. ¡Dios mío, qué inesperado descubrimiento! ¡Yo tenía entonces entre 14 y 17 años! Mientras que mis reflexiones adolescentes se mantendrán privadas (por nuestro bien), quiero compartir algunas cosas que sirvieron como un recordatorio para mí acerca de qué tan conscientes de sí mismos, en conflicto acerca de lo correcto e incorrecto, lo perceptivos sobre la vida y sus propios rasgos positivos y negativos, están los adolescentes. Y, por supuesto, también son muy emocionales. Es durante estos años locos que están tratando de descifrarse a sí mismos, a los demás y a la vida.

Tras la lectura de mis propias palabras, sólo quería abrazar a mi yo más joven y decir: ¡Eres fabulosa! La vida es confusa, aterradora y desordenada, pero llegarás a comprenderlo todo con el tiempo, y yo estoy aquí para ti.
¿Y sabes qué? Eso es probablemente lo que todos nuestros adolescentes necesitan escuchar de nosotros en este momento.

Con demasiada frecuencia, nosotros incrementamos la carga natural de crecer de nuestros adolescentes al señalar todas las cosas que tienen que cambiar, presionándolos, usando la voz de "yo no confío en ti”, mientras agitamos nuestras cabezas.

Imagina que tu hijo adolescente mantiene un diario (¡tal vez realmente lo hacen!). ¿Qué opinas que estará escrito allí? Después de imaginar leerlo (¡No lo hagas de verdad!), ¿cómo lo puedes apoyar?

Creo que nuestros adolescentes tienen una enorme fortaleza y conciencia. Todo lo que necesitan de nosotros es amor, paciencia y un poco de orientación.

Tan escalofriante como es ser un adolescente, es aún más aterrador ser un padre de un hijo adolescente. La mayoría de las veces, como padres, estamos funcionando desde un lugar de miedo y al hacerlo así, tendemos a ser más duros, más reactivos, más controladores y menos abiertos de mente. 

Estas son reacciones completamente naturales y comprensibles. Pero si venimos de un lugar de miedo, ¿qué tan seguros hacemos sentir realmente a nuestros adolescentes? ¿Cómo les mostramos que el equilibrio es posible?
Si podemos pasar de un estado mental de temor a una conciencia segura y amorosa, tendremos la capacidad de apoyar a nuestros jóvenes de una manera mucho más saludable y con eso, ayudarlos a convertirse en adultos sanos.

En ese sentido, me he decidido a ceder y compartir con ustedes una breve anotación de mi diario:
Julio 1987

"Debería ser yo misma, y por eso ser amada por los demás.

Nunca sentir arrepentimiento, lo que he hecho, hecho está, y lo hice porque eso fue lo que sentí correcto en el momento. No se puede rebobinar la película, tengo dos opciones: sentirme muy mal o aceptarla.

Quiero tener el valor de hacer lo que quiera, y no pensar 100 veces antes de cada paso y luego renunciar”.

Más información en: 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios

Otras Noticias