Tecnología

Xochimilco, canales con historia

Al sureste de la capital mexicana se encuentran los famosos canales prehispánicos. Mariachis, flores, maíz y trajineras hacen de este lugar algo simbólico y de gran atracción.
domingo, 14 de agosto de 2016 · 00:00
Ana López Barrón

Desde sus primeros días siempre se consideró Xochimilco como una zona especial, pues por sus características únicas era un lugar apacible y lleno de actividad agrícola, lo que lo hacía un sitio adecuado para paseos, como todavía sucede hoy en día. 

Entre sus particularidades alberga al ajolote, una especie de anfibio en peligro de extinción y endémico de Xochimilco y, entre sus peligros, el de la contaminación y de la mala canalización de sus aguas.

PATRIMONIO DE LOS MEXICANOS Y DEL MUNDO

"Declarado Patrimonio Cultural ante la UNESCO en 1987, Xochimilco fue en su origen parte del gran lago que había en lo que hoy llamamos Valle de México, donde está la capital del país”, señaló José Antonio Noriega, administrador del Club España en Xochimilco, en una entrevista con EFE.  

Según Noriega, sus islotes, llamados chinampas, no existían y su aparición se debe a "una de las tribus que emigraron de Chicomostoc, para formar la Gran Tenochtitlán (el imperio que encontró Hernán Cortés), que se asentaron en esta zona y poco a poco fueron construyendo, con ramas, lodo y lo que encontraban, esos huertos rodeados de agua, para así tener un lugar en el que sembrar legumbres y hortalizas, del que se abastecía al resto de la población”. 

Los canales que dividían las chinampas eran usados para poder recoger las cosechas más fácilmente y transportarlas por canoa a la ciudad. 

"Es por ello que hay infinidad de canales muy angostos y unos cuantos más anchos por donde, seguramente, se juntaban los agricultores para, en alguna canoa más grande, trasladar los productos y herramientas”, detalla. 

El significado de la palabra Xochimilco se asocia a tres vocablos del náhuatl: "xochitl”, que quiere decir flor; "mili”, que significa campo y la terminación "co” que es el locativo. Su traducción sería  "lugar o campo de flores” o "el lugar donde crecen las flores”. 

"Incluso, dicen que algunos de los emperadores aztecas gustaban venir de día de campo para relajarse”, relata Noriega. 

"La zona es hoy un lugar maravilloso, enmarcado dentro del bullicio de la Ciudad de México, pese a que, desafortunadamente, se ha deteriorado por descuidos del hombre y su afán de hacer crecer las urbes, y por el paso del tiempo”, denuncia. 

Embarcarse en las trajineras para dar un paseo y disfrutar del entorno, lejos del ruido del tráfico, aunque a unos kilómetros de calles y avenidas congestionadas por coches, "es transportarse al pasado y disfrutar de la vida silvestre y las diversas especies de flora que aquí crecen”, según el experto.
TRAJINERAS
Las trajineras son el medio de transporte primordial en Xochimilco. Las hay de unos centímetros de ancho, hasta de más de dos metros, dependiendo de para qué se utilicen.

Estas barcazas, famosas por su decoración en mil colores, navegan por el agua bajo un nombre propio cada una y han sufrido grandes transformaciones desde la época de Porfirio Díaz, cuando aparecieron las primeras. 

Cuenta la leyenda, que las lanchas adornadas con arcos de flores y ramas de ahuejote y con collares florales, atadas con tule, se preparaban para transportar a las llamadas catrinas, calacas o calaveras (famosas en el Día de Muertos) vestidas con preciosos colores que comenzaron a visitar los canales de Xochimilco. 

Según esta versión, las calacas se quejaron del fuerte sol y, por ello, las trajineras incorporaron un techo de manta y unas sillas de madera tejidas de tule para disfrutar del paseo. 

Se puede navegar por prácticamente cualquier lugar, a menos que el ancho de la trajinera o del canal que se desea recorrer lo impida. 

Son más de 100 kilómetros de vías acuáticas las que quedan en Xochimilco, "por lo que lugares hermosos y de una belleza incomparable se pueden encontrar en cualquier paraje”, sostiene Noriega. 

Uno de los lugares más conocidos en la actualidad es la llamada Isla de las Muñecas, que originalmente fue habitada por un hombre solitario, medio ermitaño, llamado Don Julián, que no salía de ahí, ya que gracias a lo que cultivaba tenía lo necesario para subsistir. Fue recogiendo cabezas de muñecas que él colgaba de las ramas, para tener compañía y alejar a los malos espíritus, según dice la tradición.

Uno de sus sobrinos heredó el lugar y lo convirtió en un sitio turístico y comercial, que hace el paseo en trajinera tan atractivo como tenebroso. La publicidad de boca en boca y la posibilidad de visitar un sitio un tanto raro en el entorno de los canales es, en sí, una experiencia que  hay que tener por lo menos una vez.

RECORRIDO PARA LOS TURISTAS

Hay nueve embarcaderos distribuidos en los canales de Xochimilco, algunos de muy fácil acceso y con estacionamiento para vehículos, que normalmente son los más frecuentados. 

Las trajineras se alquilan  y, para disfrutar de un buen recorrido, lo mejor es contratarlas por dos horas.
Se recomienda tener a la mano una "buena botana (aperitivo) y la hidratación necesaria,  por si el hambre y la sed aprietan, especialmente en los días de mucho sol. 

Ahí se pueden degustar todo tipo de platillos típicos mexicanos, muchos de los cuales se adquieren de los  comerciantes que se desplazan en trajineras ofreciendo tacos, cerveza y otras delicias. 

No hay rutas establecidas, pero normalmente los remeros llevan a los paseantes por canales conocidos y atractivos. 

El clima es un factor fundamental para que haya o no mucha afluencia. Normalmente los fines de semana y en Semana Santa es cuando más gente se concentra, pero no existe un parámetro por el cual se pueda saber,  con certeza, cuánta gente habrá, ya que no se reserva, a menos  que se trate de  grupos grandes o de operadores turísticos. 

En cuanto al paseo en las barcas, Noriega cuenta que el hecho de transitar por canales centenarios "hace que la gente se dé cuenta de cómo era esta ciudad en sus inicios y de que aún se conserva el sabor rústico en la forma de llevar a cabo la agricultura, en una tierra muy fértil y bondadosa”. 

En esta zona se siembran una gran cantidad de legumbres y hortalizas, como las verdolagas, coliflor, brócoli, cilantro, perejil, rábanos, acelgas, espinacas y los famosos "romeritos”, unas hierbas que se preparan con camarón y mole en Navidad. 

También hay varios invernaderos donde la flor roja de Nochebuena (también navideña) es una de las más usuales, así como el Cempasúchil o flor de muertos (para el Día de los Muertos), que también es utilizada por la industria alimenticia como tinte por su peculiar color anaranjado. 

El ajolote, un animal prehistórico mitad pez mitad lagarto, es una especie de anfibio que se encuentra en peligro de extinción y cuya variedad es endémica de Xochimilco. 

Actualmente se está preservando en los criaderos que existen, con apoyo de varias instituciones académicas que lo han estudiado por su característica de regeneración de tejido, que podría utilizarse para curar quemaduras y regenerar piel dañada. 

Con respecto a las aves, hay infinidad de variedades, algunas migratorias y otras que han encontrado en Xochimilco el sitio ideal para establecerse.

PARAÍSO EN PELIGRO

"La invasión de tierras donde se debería cultivar es un problema que se dio por años, pero gracias al nombramiento como Patrimonio de la Humanidad, esto se detuvo, aunque "el daño ya estaba hecho”, asegura Noriega. 

Como existen viviendas en esa zona, "sin los servicios urbanos requeridos”, sobre todo de drenaje, las aguas negras se vacían en el canal, lo que  perjudica notablemente el medioambiente. 

El nivel de agua de algunas zonas, por hundimientos que ocurren en la ciudad, ha provocado que, "en algunos lugares, el agua esté al borde de las chinampas y en otros casi no haya”, dice el especialista, quien agrega que "existe un proyecto reciente para dragar varios canales”.

Otro objetivo que se persigue es que no se comercialicen las chinampas para fines ajenos a la zona, es decir, que no se vendan para abrir negocios turísticos que nada tienen que ver con el entorno ecológico y natural de Xochimilco. 

"Existe la amenaza de que se retire el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad al lugar, debido al descuido de las exigencias que la UNESCO tiene con estos sitios”, advierte Noriega.

"Todavía hay lugares donde se deposita basura, a pesar de las múltiples peticiones de las autoridades para no hacerlo”, concluye.

 

 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
1

Comentarios

Otras Noticias