Apuntes

domingo, 28 de agosto de 2016 · 00:00
 Google tomó el nombre de gúgol, un número enorme

 El matemático estadounidense Edward Kasner fue el encargado de introducir la palabra gúgol en 1938. Según cuenta, pidió a su sobrino de nueve años    que inventara un nombre para un número enorme, y el pequeño respondió "gúgol”.

Más tarde, Kasner definió el gúgolplex como el 10 elevado a un gúgol, un número inmenso, que no es otra cosa que un uno seguido de un gúgol de ceros.  El nombre Google se eligió con la intención de abarcar una cantidad ingente de información en internet. Actualmente, la sede principal de Google recibe el nombre de Googleplex.
 
Personas que leen viven más años y   más felices

 Un equipo de investigadores  de Yale afirma que  los lectores de libros tienen una "ventaja de supervivencia significativa” sobre aquellos que no leen ningún ejemplar. Los investigadores descubrieron que los que leían libros viven un promedio de dos años más que aquellos que no tienen este buen hábito. Los expertos utilizaron datos de 3.635 personas que formaban parte de un estudio de salud: aquellos que leían hasta 3,5 horas a la semana tenían un 17% menos de probabilidades de morir durante los 12 años de seguimiento del estudio  que los que no leían absolutamente ninguna obra.
 
Obama se reúne con niños brillantes en Washington

El presidente de EEUU, Barack Obama, sopló burbujas durante una Feria de Ciencias en Washington. Es la Feria de Ciencia de la Casa Blanca, una oportunidad anual para homenajear a los inventores, ingenieros, astronautas e investigadores estadounidenses del futuro. El presidente recibió a pequeños inventores, quienes llegaron  con plataformas de lanzamiento hechas con piezas Lego y presentaron, además, gráficos e investigación sobre contaminación.
 
 
 206 toneladas de cocaína decomisó Colombia en lo que va del año, una cifra récord para el país, principal productor de esta droga en el mundo, según informó el presidente Santos.
 
  Perder el olfato es un presagio de muerte
 
Investigadores    de la Universidad de Chicago sostienen que el olfato es un sentido "crítico de la fisiología humana” y que su pérdida en la edad adulta  puede ser un indicativo de que la muerte "está cerca”.

  A pesar de que los seres humanos dependen mucho menos del olfato que otros mamíferos, este sentido desempeña un papel crucial tanto en la salud como en el comportamiento. La capacidad para distinguir olores afecta  tareas como la nutrición.  Además,  el olfato forma parte  de la memoria y de las relaciones sociales.

Según las conclusiones de un estudio que involucró a 3.005 personas entre 2005 y 2006, Jayant M. Pinto, líder del equipo, sostuvo que "creemos que la pérdida del sentido del olfato es como un canario en una mina de carbón. No causa directamente la muerte, pero es un presagio, un sistema de alerta temprana, de que algo está muy mal y que el daño ya está hecho”.


Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias