Apuntes

El escocés volador vuelve a la campiña inglesa

En 1928 inició el primer servicio sin paradas entre Londres y Edimburgo, reduciendo el viaje de 670 kilómetros a 8 horas y en 1934 fue la primera que alcanzó las 100 millas por hora.
domingo, 28 de agosto de 2016 · 00:00
AFP Londres

Dejando tras de sí una estela de vapor blanco, un tren de otra época recorre la campiña inglesa veloz, como en los viejos tiempos: es la locomotora The flying scotsman (El escocés volador), construida en 1923.

La poderosa máquina de 97 toneladas, la primera que alcanzó las 100 millas por hora, abandonó la estación King’s Cross de Londres entre el entusiasmo de los aficionados, en su primer viaje oficial tras un proceso de restauración de 10 años. 

La espléndida locomotora, que recuperó su color verde original para la ocasión, viajaba arrastrando unos vagones de época en los que 300 personas viajaron hasta York, a unos 280 kilómetros al norte, en un recorrido de cinco horas que concluyó en el Museo Nacional del Ferrocarril, que la compró en 2004.

"Es un sentimiento maravilloso verla aquí, verla rodar. Es como una mujer hermosa”, dijo a la AFP Sir William McAlpine, uno de sus antiguos propietarios, muy conmovido. En los vagones, ni wifi, ni tomas eléctricas, pero todo el encanto de los viejos trenes: mesas puestas como en un gran restaurante, con unas pequeñas lámparas en forma de campana, bancos de terciopelo rojo... 

"Es una experiencia totalmente diferente”, comentó Tony Hey, un pasajero de 70 años. "Los trenes eléctricos son todos iguales, en cambio estos tienen un olor particular, y el vapor... es fantástico”.

 La locomotora, un legado de la espléndida era industrial británica, estuvo  en el museo hasta marzo y ahora se  dedica a realizar viajes turísticos y exhibiciones.

 Un día histórico

Unos camareros vestidos de verde, como la locomotora, sirvieron un clásico desayuno inglés: huevos, tocino, crema de avena y té, además de champagne. "Es un día histórico”, dijo Paul Kirkman, director del museo. 

"Este viaje de celebración significa un nuevo hito en la larga y colorida historia de este ícono de vapor, y es un homenaje a todos los que han trabajado duro para hacerlo posible, desde los que trabajaron en la restauración, al público que hizo donativos para devolver la vida a esta leyenda”, añadió. 

"Es muy importante ver este símbolo magnífico del patrimonio ferroviario y tecnológico británico recorrer de nuevo nuestras vías”, dijo entusiasmado Peter Hendy, presidente de Network Rail, el organismo que gestiona la red ferroviaria británica.

 Esta máquina alcanzó la fama cuando se presentó en la gran Exposición Imperial Británica de 1924, un año después de su construcción en Doncaster, en el norte de Inglaterra, y es una de las joyas del patrimonio industrial nacional. 

En 1928 inició el primer servicio sin paradas entre Londres y Edimburgo, reduciendo el viaje de 670 kilómetros a ocho horas. En 1934 fue la primera que alcanzó las 100 millas por hora. En 1963, la compañía de ferrocarriles la retiró del servicio y la vendió a unos propietarios privados, que la usaron para exhibiciones en Australia y Estados Unidos. 

En Australia estableció el récord del viaje más largo sin paradas para una máquina de vapor, los 679 kilómetros que separan Melbourne de Alice Springs. Gracias a una colecta pública, la máquina volvió a manos del Reino Unido en 2004, por 2,3 millones de libras (3,3 millones de dólares). Con 22 metros de longitud, y una capacidad de almacenamiento de ocho toneladas de carbón y 23.000 litros de agua  se estima que ha recorrido unos cuatro millones de kilómetros. 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

109
49

Comentarios

Otras Noticias