Fotoreportaje

Piscina en el cráter que dejó una bomba

domingo, 11 de septiembre de 2016 · 00:00

Niños del barrio rebelde Sheikh Saeed, en Aleppo, Siria,  tratan de divertirse en medio de una guerra sin fin. Se tiran al agua en una piscina improvisada, tristemente, por un misil lanzado por el régimen, que dejó un enorme cráter  en el asfalto. Pocas ciudades quedaron tan devastadas en Siria como Aleppo. Pero para los que quedaron encerrados en los barrios dominados por los rebeldes y lograron sobrevivir a los constantes bombardeos del régimen de Bashar al-Assad, la vida continúa y tratan de sobrellevar el terror. La guerra  en Siria mantiene aislados a dos millones de civiles en la ciudad, entre los que se calcula que hay al menos cinco mil niños. Están atrapados sin comida ni medicamentos y esperando con terror que una bomba no les caiga cerca.

 

 
 
 
 

 

Comentarios

Otras Noticias