Apuntes

Un vestigio de los nazis se transforma en complejo turístico

El lugar “simboliza a la vez la época nazi y la era comunista, se puede ver cómo funcionaban los dos sistemas”, explica Susanna Misgajski, directora de uno de los museos, en Prora.
domingo, 11 de septiembre de 2016 · 00:00
AFP Prora

En una isla alemana del Báltico, uno de los vestigios arquitectónicos de los nazis se transforma en complejo turístico de lujo para pasar las vacaciones donde Adolf Hitler quería adoctrinar a las masas. 

Se encuentra en una playa paradisiaca de la isla de Rügen, pero no es asequible a todos los bolsillos. Prora renace con la llegada este verano de los primeros ocupantes de los nuevos departamentos de lujo. La construcción de Prora comenzó en 1936 para albergar a 20.000 veraneantes en el marco del programa La fuerza a través de la alegría del partido nazi, del que también salió el Escarabajo de Volkswagen ("el coche del pueblo”). 

Se trata todo en un edificio de 4,5 kilómetros de largo, con ocho bloques de hormigón idénticos de seis plantas frente al mar. Pero el proyecto se frenó con el comienzo de la guerra en 1939. El armazón de hormigón sirvió después de barracones para el ejército de la República Democrática Alemana comunista. Después de la caída del Muro de Berlín, en 1989, las ruinas quedaron al abandono. 

Dos museos usaban algunas zonas y desde 2011 un albergue ocupaba otra. El lugar "simboliza a la vez la época nazi y la era comunista, se puede ver cómo funcionaban los dos sistemas”, explica Susanna Misgajski, directora de uno de los museos.

"Prisioneros de guerra, trabajadores forzosos, refugiados ... todos pasaron por aquí en algún momento”, recuerda. 

Los promotores inmobiliarios aseguran tener en cuenta el pasado. "La historia aquí está omnipresente y eso interesa a los clientes”, afirma Werner Jung, agente comercial de Irisgerd Real Estate, que transforma uno de los bloques en 270 departamentos. 

Pero hace falta un equilibrio. "Por un lado hay que conservar el carácter de recuerdo, por el otro están los inversores que han inyectado millones y quieren rentabilidad”, resume. "Hemos encontrado un termino medio”, asegura este hombre de negocios. Por ejemplo, añadiendo balcones discretos. 

Los promotores tienen una responsabilidad para con la historia, exhorta Katja Lucke, historiadora del otro museo. "La gente ve este edificio gigantesco y queda fascinada”, afirma. "No se puede convertir en algo banal, hay que contextualizar”. 

De los ocho bloques, uno pertenece al gobierno regional, que quiere venderlo, dos a un inversor de Liechtenstein y otro fue destruido. Cuatro fueron cedidos a distintos promotores, que prevén transformarlos de aquí a 2022. Los veraneantes han comenzado a llegar a uno de ellos, bautizado Prora Solitaire. 

La fachada es de color crema, con balcones. Posee su propio spa y restaurantes y hasta una panadería último grito. - "Lugares de recuerdo”-. Los apartamentos de Irisgerd, todavía en construcción, se han vendido casi todos, gracias entre otras cosas a los tipos de interés bajos y a las ventajas fiscales. 

El precio oscila entre los 390 mil dólares  por 100 metros cuadrados y los 725 mil por un loft  con vista al mar.

 "Ha pasado mucho tiempo, ya era hora de hacer algo bien con Prora”, opina Karsten Rarrasch, un vecino.  

Los dos museos planean fusionarse en una única estructura que vele por la historia de Prora. Sería más fácil con apoyo político, y el resultado de las elecciones regionales en el estado de Mecklemburgo-Pomerania occidental. Más de un millón de solicitantes de asilo llegaron a Alemania en 2015. Algunos fueron alojados en invierno... en el albergue juvenil de Prora. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
1

Comentarios

Otras Noticias