Los beneficios de la soltería

Uno de los grandes beneficios de la soltería es la libertad.
domingo, 18 de septiembre de 2016 · 00:00
Bitia Vargas  La Paz
 
 La pregunta surgió en medio de una charla. ¿Por qué tener pareja, si estar soltero trae tantos beneficios? Pero alguien puede responder que estar en pareja también significa  seguridad, estabilidad y  romance. 

¿Estar soltero es sinónimo de inseguridad o inestabilidad? He conocido muchos solteros con una capacidad de estabilidad emocional que de seguro cientos de los que están en pareja desearían tener; así que no se trata de considerar que sólo el estar en pareja contribuye a la estabilidad, pues este concepto está ligado al nivel de madurez que cada ser humano logra durante el transcurso de su vida. 

En efecto, puede que estar en pareja traiga ciertos beneficios que la soltería no permite, pero definitivamente la soltería también trae consigo ciertos beneficios que el estar en pareja no permite. Todo es cuestión de óptica y de saber rescatar los beneficios de cada "estado” cuando estamos inmersos en él.  

"Uno de los grandes beneficios de la soltería es la libertad”, o el sentimiento de saber que somos libres para decidir lo que querramos sin tener la necesidad de consultar a alguien más. Esa sensación de libertad involucra también a nuestro tiempo, el tiempo que deberíamos dedicar a nuestra pareja simplemente se transforma en tiempo dedicado hacia nosotros mismos.

 ¿Qué beneficio más grande, que el poder darnos ese elemento preciado como es el tiempo para hacer aquello que más nos gusta sin la necesidad de consultar lo que es mejor para dos? 

Si bien es cierto que también podemos ser libres estando en pareja, eso también dependerá de la madurez de ambos   para  percibir al otro como un ser independiente, una persona que tiene su propia vida y su propia necesidad de tener tiempo consigo misma. 

De lo contrario, se corre el riesgo de convertirnos en parejas simbióticas, en las que uno no puede vivir sin el otro, y mucho menos planear su tiempo libre, o tener un círculo propio de amistades con las cuales salir sin la pareja. 

Cuando esto ocurre, uno de los miembros tiende a "cortar” esos aires de libertad que muestra su pareja, por miedo a que en una de esas casualidades de la vida, ésta conozca a otra persona y lo termine abandonando.

Cuando entendemos que somos seres individuales caminando juntos puede darse la libertad en pareja. Cuando entendemos que podemos vivir sin el otro pero por el momento no queremos hacerlo, hablamos de libertad.

La soltería también nos da la oportunidad de conocer personas nuevas con miras a conformar relaciones más sólidas. Pero el tiempo que estamos solteros determinará en gran medida la persona que se nos aparezca. 

Cuando estamos mucho tiempo solteros (cerca de un año o dos) nos encontramos suficientemente "sanos” de cualquier pasado sentimental por muy fuerte que éste haya sido. El tiempo transcurrido nos ha dado ya la oportunidad, primero, de haber probado que sin el otro no hemos muerto como creíamos que iba a pasar. Y segundo, el tiempo nos ha regalado la sanación que toda herida requiere. 

Por lo tanto,  estamos listos para escoger aquella persona que queremos para nuestra vida, con las cualidades que buscamos y sin las cosas que no queremos se repitan más, porque estamos conscientes que podemos avanzar estando solos y entendemos lo mucho que valemos por ello. 
De ahí que las relaciones pueden llegar a ser más estables, más saludables y más felices que si vivimos la mayor parte del tiempo saltando de pareja en pareja, sin darnos la oportunidad de saber qué pasará si estamos solos.  

Pero solteros o en pareja, no debemos olvidar que la vida depende de las decisiones que tomemos. Nuestra felicidad depende de nosotros mismos y la libertad ya sea solos o acompañados es uno de los ingredientes esenciales para crear dicha felicidad.
19

Comentarios

Otras Noticias