Cine

De la idea a la pantalla

Cine Ojo formará a diseñadores y creadores de imágenes en movimiento, haciendo énfasis en la estructura narrativa cinematográfica a través de ejercicios prácticos.
domingo, 18 de septiembre de 2016 · 00:00
Fernando Chávez Virreira  / La Paz

Para hacer cine hay que imaginar, aprender a ver y oír los sonidos del mundo. El taller Cine Ojo se basa en esa trilogía para su nuevo ciclo de capacitación en cinematografía, en el que pretende formar diseñadores, creadores de imágenes en movimiento y guionistas.

El taller de producción cinematográfica De la idea a la pantalla, que comenzará el 3 de octubre,  se apoya en un programa intensivo de tres meses, que se propone la enseñanza de todos los aspectos básicos de una producción, haciendo énfasis en las áreas de guión, dirección y cinematografía a través de varios ejercicios prácticos.  

El método del taller se basa en un "triángulo” formado por  la imaginación, el ojo y el oído, explica Guillermo Medrano, promotor de la idea.

"Con la imaginación se comienza a decantar la escritura; inmediatamente después estamos trabajando el ojo; y, ¿cómo se trabaja el ojo?, rompiendo la mirada y aprendiendo a ver; es decir, desestructurar  la mirada cotidiana para aprender a ver; y aquí la cámara se convierte en la prolongación del ojo”, explica Medrano.

El oído es la otra base del triángulo que se trabaja a través del micrófono… los sonidos del mundo. "Vamos a componer con los sonidos del mundo: aprender a oír al mundo es diferente de escuchar al mundo”, agrega.

Medrano, docente egresado de la Escuela Internacional de Cine y TV de Cuba, dictará el taller junto a Luca Lombardi, un experto italiano formado en dirección de cine en el London Film School  y que cuenta además con una maestría en escritura de guión.

"Vamos a profundizar el aspecto dramatúrgico, con un método y con rigor. Y sobre todo técnicas que yo he tenido la oportunidad de aprender. Puede haber un talento para escribir algo interesante, pero escribir un guión cinematográfico requiere de una sistematicidad,  un cierto rigor y un método. Para ello están las técnicas: tengo una buena idea; pero eso no es suficiente; hay que saber contar y estructurar la historia. Así, con técnicas de dramaturgia se crea la trama de la historia”, explica Lombardi. 

Lo que falta en el país -complementa Medrano- son creadores, escritores, diseñadores y organizadores. "Ahí coincidimos con la mirada, de Luca Lombardi, que enseñará guionización y dramaturgia durante el taller”. 

Cada módulo comenzará desde la escritura. "Se comienza a narrar, a organizar los recursos; se trabaja con la cámara, con el sonido; se hace trabajo de campo; se trabaja con luz natural y artificial; con sonido directo; se trabaja con actores y terminas filmando, editando y proyectando.
 
Por ello el concepto que encaja muy bien con la visión "de la idea a la pantalla”, dice Medrano, que tiene una experiencia de 25 años en cinematografía y que ha participado como director de fotografía en varias películas bolivianas. 

"Este módulo se llama La imagen dramática, porque vamos a darle énfasis a la escritura dramática; a la dirección de actores y a la puesta en encuadre, retomando una frase del gran  Serguei Eisenstein cuando hablaba de ‘la puesta en escena’”, explica el cineasta.

Para Lombardi, el guión debe ser la base, el pilar fundamental o el esqueleto sobre el que luego se pondrá "toda la carne”.  

"No se puede construir una estética visual o una dramaturgia visual si no se tiene un buen texto. Lo que se espera es tener una buena historia; bien contada y bien estructurada.   Eso es lo que voy a enseñar; varias técnicas. Es un trabajo duro, pero la clave es enseñar al actor no sólo actuar una emoción, sino de sentirla y vivirla”, dice Lombardi.

El guión, explica el experto, tiene que estar estructurado y  profesionalmente presentable como un documento de producción que tiene su aspecto literario. "Una novela queda completa cuando se publica el último borrador, pero un guión no se conocerá nunca si no se ve producido en la pantalla”. 

Néstor Limachi, a quien le apasiona el cine y se dedica a la docencia de filosofía y sicología, participó en el primer taller de Cine Ojo de 1994. "Salí muy    conforme porque fue muy práctico y me permitió filmar mi cortometraje al salir del taller, por lo que estaba muy contento”, 
agrega. 

"Participar en este taller me ha dado la oportunidad de trabajar en medios de comunicación; he trabajado como productor de la Tribuna Libre en RTP y he producido muchos video clips”, agrega.

Formación de técnicos

La primera fase de Cine Ojo se remonta a 1994, cuando se creó como una manera de paliar la inexistencia de técnicos, por ejemplo en iluminación, asistentes de cámara y productores de cámara.

"El nombre y la idea de Cine Ojo provienen del concepto que aplicaba el cineasta soviético Dziga Vertov, el del  ‘hombre cámara’; ‘el cine hombre’ y el ‘cine ojo’”, acota Guillermo Medrano.

"En el primer ciclo del taller hemos formado a 90 personas y de ellas 20 fueron la vanguardia de técnicos que hasta hoy continúan trabajando como iluminadores (o gaffers) y  sonidistas, que no había”, dice Medrano.

"Américo Luna se formó con nosotros, él es un gaffer que actualmente trabaja en producciones. No hay ningún técnico que se haya formado con nosotros que no esté en algún equipo.  Como maquinista (el que opera la grúa; el que empuja el dolly) está Alberto Foronda.  También hemos formado productores de campo, como Gioconda Aguilar, que se ha formado en esa primera generación”, recuerda el cineasta, para quien la palabra "mágica” en el cine es acción. "Los hombres de cine son hombres de acción”, destaca.

Al completar el programa, los estudiantes habrán desarrollado una apreciación crítica de los aspectos fundamentales inherentes a la producción cinematográfica y deberán ser capaces de, entre otros aspectos, entender los procesos que intervienen en la realización de una producción cinematográfica, desde la pre-producción a la postproducción.

Los interesados en participar de este taller pueden comunicarse con los números 70665688 o 77281711.

 

 
 
 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

65
3

Comentarios

Otras Noticias