Ad Libitum

Vasectomía, sencilla y segura

domingo, 25 de septiembre de 2016 · 00:00
Cuando hablamos de métodos de anticoncepción, en lo primero que se piensa es en la mujer porque, lamentablemente, esta sociedad  ha desligado  de toda responsabilidad a los hombres.

La vasectomía es un procedimiento quirúrgico usado habitualmente para poner fin a la fertilidad del hombre. Si bien es un método drástico, es parte del proceso de asumir la responsabilidad que tenemos los hombres para evitar embarazos no deseados,  puesto que ya no estamos en el tiempo de que la responsabilidad es exclusiva de la mujer.

Pero para dar ese paso, la pareja debe  estar plenamente convencida de la decisión de no tener más hijos, porque existen circunstancias en la vida, como un divorcio, una separación y  otras, que podrían condicionarla y desear tener hijos de nuevo. Por ello,   su médico con el apoyo de un profesional en psicología  deben apoyar y explicar claramente sobre este procedimiento.

Para comprender qué es lo que se realiza durante la vasectomía y sus efectos, se debe conocer el funcionamiento básico de los órganos sexuales masculinos. Los testículos se alojan en una bolsa de piel que se denomina escroto. A su vez, los testículos son los productores de los espermatozoides y de las hormonas masculinas y los espermatozoides son las células necesarias para la reproducción, es decir, para fecundar a un óvulo.

El epidídimo es una zona que descansa sobre el testículo y sirve de reservorio para los espermatozoides mientras maduran; y los conductos deferentes son unos tubos muy finos que conducen a los espermatozoides hasta el pene para la eyaculación.

Por último, la próstata es un órgano cuya función es aportar nutrientes y consistencia a estos espermatozoides y, por tanto, es la que aporta ese aspecto característico del semen. Así, el semen es evacuado por la uretra.

La vasectomía es un método anticonceptivo definitivo usado en el hombre y consiste en la ligadura de los "conductos deferentes”, los cuales son los encargados de llevar los espermatozoides de los testículos a la uretra, para ser eyaculados y encontrarse con los óvulos de la mujer.

Es un procedimiento sencillo y también seguro porque se trata de una cirugía menor que se realiza con anestesia local, ambulatoria (no necesita hospitalización). Suele durar de 15 a 20 minutos y   se usa como método anticonceptivo definitivo (irreversible). Después de  la intervención, los espermatozoides (las células que fecundan a la mujer) continúan produciéndose, pero al "ligar” los conductos deferentes y no poder vencer este obstáculo, el organismo los reabsorbe y se autodestruyen.

La vasectomía es un procedimiento quirúrgico que nada tiene que ver con la calidad de la erección;  su objetivo es bloquear el paso de los espermatozoides hacia el exterior, ligando o cortando la vía por donde pasan (los conductos deferentes), y es prácticamente imposible dañar la circulación de la sangre al pene, o dañar los nervios que se encargan del mecanismo de la erección.

Es sumamente importante, antes de la cirugía que el especialista le  explique al paciente, detalladamente, todo lo concerniente al método y aclararle todas las dudas que pueda tener al respecto, sobre todo en el plano sexual, porque si el paciente piensa que la operación afectará la calidad de su erección, entonces así será, porque el factor sicológico es determinante.

Entonces, al eyacular, el hombre  mantendrá las mismas características en cuanto al volumen y olor de su semen antes de la vasectomía, sólo que no contendrá espermatozoides. Su contenido es solamente el que aporten las vesículas seminales, la próstata y otras glándulas accesorias de la uretra. La diferencia sólo podrá ser apreciada en el estudio microscópico de este líquido.

Además, no afecta el deseo, la excitación, la erección, el orgasmo ni la satisfacción sexual en la mayoría de las parejas. Todo lo contrario, usualmente se ve aumentada porque desaparece el miedo al embarazo no deseado y las relaciones sexuales suelen ser  más placenteras.

Los contactos sexuales se pueden reanudar a los cuatro o cinco días después de la cirugía, pero deben ser protegidas (condón u otro método anticonceptivo) hasta que se  realice un estudio microscópico del semen a los tres o cuatro meses después de la cirugía, luego de unas 20 eyaculaciones, aproximadamente, para demostrar que no existen espermatozoides en el semen.

Es importante aclarar que una vasectomía no ofrece la protección contra las enfermedades de transmisión sexual.  Por lo tanto, se recomienda que los hombres ejercitan precauciones apropiadas tales como usar un condón.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

69
1

Otras Noticias