Ad Libitum

Eyaculación retardada

domingo, 31 de diciembre de 2017 · 00:00

Guery Zabala Gumucio

S e define la eyaculación retardada como “la dificultad para eyacular aun cuando se produce una erección completa y suficiente excitación y estimulación sexual”. Es decir, la eyaculación retardada no es sinónimo de impotencia ni de falta de deseo sexual, sino una incapacidad de eyacular durante el coito. El hombre presenta dificultades para llegar a eyacular aunque esté recibiendo una estimulación sexual adecuada y se sienta excitado.


Hay distintos niveles en esta disfunción sexual:  Nunca ha podido eyacular de ninguna manera.              Eyacula únicamente con su propia masturbación. Eyacula solo o en pareja a través de la masturbación o el sexo oral. Puede eyacular durante el coito pero tras un tiempo muy prolongado.


Según, se podrá deducir si es situacional (si puede hacerlo con algunas prácticas pero no con otras); o generalizada (no puede hacerlo nunca); y  también  clasificarla como primaria (si le ha ocurrido siempre), o secundaria (si esto ha ocurrido tras un tiempo sin haber experimentado problemas eyaculatorios. Para hacer frente a este traspié  es necesario consultar con un especialista, quien guiará  un  tratamiento adecuado y personalizado.


La eyaculación retardada puede afectar a la  pareja y a  la autoestima del hombre: si  tarda demasiado en eyacular, quizá ella pierda el apetito sexual, deje de producir su lubricante natural de fluidos y la relación sexual se torne aburrida e incómoda. Incluso frustrante.


El hombre, busca complacer a su pareja en los aspectos sexuales, de modo que, cuando no es capaz de eyacular, aun habiéndolo conseguido al masturbarse, vuelca todos sus esfuerzos en precipitar una eyaculación que no llega. Esto provoca que finalmente se demore y sienta  frustración y vergüenza.


Existe  el mito de que cuanto mayor sea el periodo de tiempo que dure el coito, más placentero será. Sin embargo, un tiempo de estimulación sexual prolongado puede llegar a cansar y ser incómodo.

Esto puede generar  dolor e irritación ocasionada en la zona estimulada.


Todo esto puede llevar también a que él pierda finalmente el interés por un encuentro sexual. 


Las posibles causas de la eyaculación retardada son:


Físicas: Puede tener que ver con causas físicas (aunque no necesariamente), por lo que si se sufre esta disfunción, el primer paso será acudir al médico para descartar algún tipo de problema o enfermedad.


Falta de concentración: la falta de  capacidad de concentración durante el sexo por diversos motivos (estrés, preocupaciones, traumas, o problemas psicológicos) puede derivar en una disfunción de eyaculación retardada.


Consumo de alcohol o drogas


Medicamentos: algunos medicamentos como antihistamínicos, antidepresivos, ansiolíticos, o los que se usan para tratar las disfunciones sexuales, pueden favorecer la eyaculación retardada.


Malos hábitos saludables: alimentación inadecuada, falta de vitaminas, falta de ejercicio físico, estrés, preocupaciones, poco descanso…


Malos hábitos masturbatorios: acostumbrarse a un exceso de estimulación para llegar al orgasmo, puede derivar en eyaculación retardada.


Si la situación se convierte en rutina, lo ideal es consultar a una persona especialista en el área. La terapia en pareja será efectiva en la medida en que ambos miembros de la pareja están comprometidos y altamente motivados para hacer frente a la dificultad.


Ambos deben iniciar con total naturalidad nuevos juegos eróticos para que él se relaje y sienta que, aunque no eyacule, sigue contribuyendo al placer de su pareja. 


Se trata de una buena ocasión para probar otros juegos que no se centren sólo en la penetración. Y resulta una excelente oportunidad para cambiar la rutina sexual.


No cargar la responsabilidad contra el afectado es fundamental. 


Hay que mostrarse los más comprensivos posible. La muestra de colaboración y participación en el proceso de superación de esta dificultad sexual por parte de ambos puede resultar una experiencia muy enriquecedora, tanto en el plano erótico como afectivo, y de esta manera favorecer que la pareja mantenga encuentros sexuales plenos y satisfactorios.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

62
4

Otras Noticias