Apuntes

Un grupo de nudistas desafía la rigidez de las normas en Vietnam

“Los vietnamitas deberían ser más abiertos de mente cuando se habla del baño nudista. No deberíamos ser tan discretos como en el pasado”, se defiende Nguyen Thi Thuy.
domingo, 31 de diciembre de 2017 · 00:00

AFP Hanói


En el Vietnam comunista, el nudismo está lejos de ser aceptado. Pero en Hanói, los más aguerridos se encuentran en el río para nadar, meditar o hacer yoga, en busca de una comunión con la naturaleza que reta las normas sociales. 


Escondidos detrás de unos carteles, junto al río Rojo, los hombres se desnudan antes de zambullirse, jugar al ajedrez o correr un rato. “Para nosotros, es importante venir aquí pues queremos estar en buena salud”, explica Nguyen Tuan Nghia, de 43 años, que lleva acudiendo a esta improvisada playa nudista desde hace 18 años. 


Este budista recientemente convertido al protestantismo ve en el nudismo una forma de regresión, de vuelta a la infancia, algo así como “un renacimiento por la gracia de Jesús o Buda”. La mayoría son funcionarios. Algunos vienen cada día, aunque la temperatura de este periodo “invernal” no supere los 20ºC. 


Tras el baño, los nadadores entran en calor con un poco de té, hervido en una pequeña hoguera. No existe ninguna asociación oficial de nudistas, como tampoco la hay en la vecina China. Los adeptos de la vida al desnudo se han apropiado de esta playa salvaje, donde la policía les deja actuar siempre y cuando no causen alboroto. 


Pues en Vietnam –como en Camboya o en Birmania– la desnudez es un tabú. Y esto pese a que cada vez haya más reuniones de nadadores nudistas en China, a que Tailandia cuenta con algunos retiros naturistas (sobre todo para extranjeros) y que la tradición de los baños públicos, donde se entra desnudo, conserva su popularidad en Japón y Corea del Sur.


La desnudez está estrictamente reglamentada en las películas y en el arte en general en Vietnam y en China. En septiembre, durante la primera exposición de fotos de desnudos organizada en Ciudad Ho Chi Minh (antigua Saigón), no todas las fotos pasaron la censura. 


Pero, en esta orilla del río Rojo, a dos pasos de uno de los principales puentes de acceso a Hanói, a nadie le choca ver a hombres corriendo o haciendo yoga sin ropa. Todos los participantes insisten en la sensación de libertad que les da el hecho de desnudarse, lejos de las normas impuestas desde la infancia en este país de partido único, donde todos los medios de comunicación están controlados por el régimen. 


“Me siento cómodo cuando vengo aquí, hago ejercicio y me siento mejor a la hora de volver al trabajo”, explica Nguyen Hoang Duong, un vendedor de 23 años vestido con una gorra militar. Ni hamacas ni sombrillas, el lugar sigue siendo muy rudimentario.


 La contaminación del río Rojo no impide a los naturistas afirmar que bañarse en él es bueno para la salud.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

105
49

Otras Noticias