REPORTAJE

El aeropuerto circular

Basado en una gran pista con forma de anillo que rodea las terminales y los hangares, en este nuevo prototipo de aeropuerto despegarán y aterrizarán los aviones, desde y hacia cualquier dirección, evitando el efecto de los vientos o las turbulencias.
domingo, 16 de abril de 2017 · 02:00
Ricardo Segura

El tráfico aéreo mundial es cada vez más denso y, a medida que aumenta la cantidad de aviones que despegan y aterrizan cada día, también crece la congestión de las pistas de aterrizaje de los 4.130 aeropuertos que operan en el mundo, según la Organización Internacional de Aviación Civil (ICAO). 

Según el informe 2016 Air Navigation Report de la ICAO (www.icao.int) en 2015 se registraron en el mundo alrededor de 34 millones de salidas de aviones y el número total anual de pasajeros transportados ascendió a un 6,4 en comparación con 2014.

Por su parte, la organización Air Transport Action Group, ATAG (www.atag.org), informa que 1.397 aerolíneas operan con una flota de 25.000 aeronaves,  a lo largo de una red de rutas de varios millones de kilómetros alrededor del planeta.

La web Flightradar24 , un servicio en línea de seguimiento de vuelos que le proporciona información en tiempo real sobre miles de aviones en todo el mundo, también permite apreciar la complejidad del tráfico aéreo actual.

Un equipo de investigadores europeos ha diseñado un nuevo concepto basado en una pista circular para solucionar la falta de capacidad de los aeropuertos que, según afirman, es la mayor limitación para el crecimiento del transporte aéreo.   

"Se trata del proyecto The Endless Runway o TERP, es decir "la pista sin fin”, impulsado por los centros de investigación aeroespacial NLR  (Países Bajos), DLR (Alemania), ONERA (Francia), INTA (España) e  ILOT (Polonia), cuya viabilidad técnica ya ha sido demostrada”, según explica a EFE,  el experto holandés en aviación Henk Hesselink.

 

Hesselink, coordinador de este proyecto desde el Laboratorio Aerospacial Nacional NLR, en Amsterdam, señala que los proyectos tecnológicos actuales optimizan el uso de la capacidad aeroportuaria disponible, pero, a menos que se siga un nuevo enfoque estructural, no permitirán triplicar el tráfico aéreo como está previsto que logren. 

MENOR IMPACTO DE VIENTOS Y TURBULENCIAS

"Las limitaciones físicas en las operaciones de la pista, como la separación mínima que debe haber entre los aviones para que los vórtices de estela (turbulencia de aire producidas por los extremos de las alas) de uno no afecten al otro, y los vientos cruzados y de cola, hacen difícil mejorar el rendimiento de las configuraciones convencionales de aeropuertos”, añade. 

Según los autores del TERP, la pista circular puede generar un gran avance en la capacidad aeroportuaria, evitando las limitaciones físicas de las pistas convencionales al desplazar los puntos de despegue y de aterrizaje de cada aeronave siendo,  además, sostenible para el medioambiente al reducir el uso del terreno destinados a infraestructuras, la contaminación y el ruido.  

La pista circular posibilitará que un avión pueda operar durante los aterrizajes y despegues, independientemente de la fuerza y dirección del viento que sople en la zona, lo cual permitirá a los usuarios del espacio aéreo acortar la trayectoria de sus vuelos y optimizar sus rutas de salida y llegada, según sus proyectistas.

"La dirección de las pistas rectas hace que las maniobras aéreas dependan de la dirección del viento, pero una pista circular permitirá que los aviones despeguen en cualquier dirección y tomen tierra desde cualquier dirección, encontrando siempre en el círculo un punto de aterrizaje o despegue ideal para tener solo el viento en contra y no cruzado”, según Hesselink.

Asimismo, en los aeropuertos convencionales los aviones usan las mismas rutas aéreas de acceso, lo que les obliga a mantener una distancia de separación para evitar las turbulencias de los vórtices de estela, pero la pista circular permitirá reducir la distancia que separa a los aviones que aterrizan y despegan, según el TERP.

"Otra de sus ventajas de esta configuración aeroportuaria es que disminuirá el tiempo que las aeronaves ocupan la pista”, añade Hesselink.

El círculo de la pista, con unos 3 kilómetros de diámetro, será  suficientemente grande como para alojar en su interior la infraestructura aeroportuaria, incluso la de un aeropuerto central, lo cual permitirá que el aeropuerto sea compacto y puedan utilizarlo los aviones de hoy en día, sin necesitar modificaciones estructurales significativas, de acuerdo a lo autores del proyecto.

EL AEROPUERTO DENTRO DEL CÍRCULO

‘The Endless Runway’ está configurado básicamente por una pista circular con peralte (mayor elevación de la parte exterior de una curva en relación con la interior) en su cuyo interior discurren una serie de pistas secundarias que conducen a las terminales, hangares y otras infraestructuras aeroportuarias. 

Según explica Hesselink a EFE, se han identificado tres condiciones diferentes en las cuales los aviones podrían aterrizar adecuadamente en la pista circular: con viento fuerte, viento suave y vientos cambiantes.

"Hemos investigado este concepto mediante simulaciones efectuadas en ordenador, en las que se estudiaron las aeronaves, el control del tráfico aéreo y el diseño del aeropuerto”, asegura.

"El próximo paso que daremos consiste en los ensayos de vuelo. Los test aéreos en pistas circulares –con drones de alas fijas de hasta 300 kilogramos de peso- servirán para probar el comportamiento de las aeronaves en la pista de aterrizaje circular durante los despegues y aterrizajes, sobre todo bajo diferentes condiciones meteorológicas”, según Hesselink.

Añade que el siguiente paso consistirá en efectuar con los drones pruebas de los procedimientos de diversas emergencias aéreas, en entornos controlados y con situaciones programadas, durante las diferentes fases de los vuelos.

Hesselink señala que con los ensayos de aviones no tripulados pretenden que la pista circular se pruebe en la vida real, y destaca: "con esta experiencia, demostraremos que la innovación que proponemos puede ser utilizada realmente y ayudar a la aviación”.

"Tras estos tests, se realizarán vuelos tripulados de prueba, en un proceso enfocado siempre a la seguridad, que llevará varias décadas, hasta el 2050 y más allá, y culminará con pruebas operacionales en los nuevos aeropuertos de este tipo”, adelanta a Efe. 

El largo de la pista circular es equivalente al de tres pistas rectas, pero los investigadores calculan que puede manejar el tráfico de cuatro pistas normales, según ha informado este experto a la BBC.

Sin embargo, ha admitido a este mismo medio que el gasto de construcción de las pistas circulares es mucho mayor que el de una pista convencional, por la inclinación lateral que requiere y por una mayor anchura de la pista (98 metros en lugar de 60) y largo (10.000 metros frente a un máximo de 4.000).
 
Punto de vista
Pablo Ron Martín Experto en aviación

Un desarrollo muy complejo

Las pistas sin fin o Endless Runway forman parte de la estrategia de la Comisión Europea para hacerle frente al tráfico aéreo, cada vez más voluminoso en el mundo, unido a la falta de capacidad de los aeropuertos para asumir tal incremento.

La complejidad en el desarrollo de este nuevo concepto vienen determinados por varios factores, como:

El tamaño de la pista circular, tanto del radio como de su longitud. La curvatura y por tanto los ángulos de inclinación, la disposición de las calles de rodadura, la ubicación de la torre de control y, por último, los accesos a terminales y resto de infraestructuras, como hangares y equipamiento auxiliares anexos a todo aeropuerto.

Por lo que respecta a los ángulos de inclinación, este es un factor determinante, pues la pista ha de cumplir con una variada gama de ángulos, que dependerán de las velocidades de despegue y aterrizaje de los distintos aviones.

Pero esto no es cuestión baladí, pues otra de las cuestiones que ha de tenerse en cuenta son las holguras y altura de las alas, así como en ángulo de inclinación durante la rotación en despegue.

Además de los requisitos de los aviones para que puedan realizar operaciones en las pistas sin fin,  la comodidad del pasajero se convierte en un requisito imprescindible, a la hora del desarrollo de las pistas sin fin.

Los trenes de aterrizaje deberán soportar las cargas que se generarán en este nuevo tipo de pistas y los motores deberán adaptarse en cuanto a tamaño y potencia a la forma asimétrica de las pistas sin fin.

Todo ello exigirá que las actuales regulaciones y limitaciones  tengan que ser reconsideradas, pues es obvio  que de aquí al 2050  muchas de las operaciones aeroportuarias o dejarán de ser válidas o necesitarán un cambio de cierta consideración a fin de asumir el crecimiento en el sector aeronáutico.

 
 
 
 
 
 

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

70
2

Otras Noticias