REPORTAJE

Enfermedades que llegaron al cine

La película El extraño caso de Benjamin Button se inspiró en la progeria, o envejecimiento prematuro, El laberinto del fauno en un caso de esquizofrenia y la canción One, de Metallica, trata de la eutanasia.
domingo, 23 de abril de 2017 · 01:10
Aníbal Romero Sandoval*

El extraño caso de Benjamin Button, protagonizada por Brad Pitt,  es una producción de Warner Bros y Paramount Pictures. Fue dirigida por David Fincher y se basó en un relato de Scott Fitzgerald.  Se estrenó en la navidad del 2008 con buena aceptación por el público y fue nominada al Oscar como mejor película, mejor director, mejor actor y mejor actriz de reparto por la Academia en 2009.

El filme narra la historia de Benjamin, un hombre que nace en 1918  con la apariencia y los estigmas de un anciano; al morir la madre durante el parto, el padre lo abandona en el pórtico de una residencia de ancianos, donde es acogido por una pareja que trabajaba allí.

Pese a la condición y  las enfermedades propias de un octogenario, el personaje logra sobrevivir y de hecho a lo largo de la película se ve cómo rejuvenece, intentando engranar en la sociedad y de llevar una vida normal hasta que llega a ser niño, físicamente un niño, pero con la edad mental de un adulto de más de 80 años. 

En la vida real existe una enfermedad a la que se la ha denominado progeria, que afecta a recién nacidos y aunque es extremadamente rara se puede presentar en uno de cada ocho millones de personas.

Estos niños pueden parecer normales, ya que la enfermedad no es perceptible en el momento del parto, pero en el primer año de vida aparece un marcado retraso en el crecimiento. Tienen la cabeza desproporcionadamente grande, sufren de alopecia, es decir caída del cabello, disminución de la grasa subcutánea, lo que conlleva  a la apariencia de la piel arrugada propia de un adulto, además de ser seca y delgada con manchas marrones, retraso en la dentición con un maxilar inferior pequeño, ojos grandes sin pestañas ni cejas, caminan arrastrando los pies, las articulaciones son rígidas y prominentes, no llegan a desarrollarse sexualmente. 

Llegan a sufrir además de Alzheimer, o cambios de la personalidad senil, cataratas, presbicia, artrosis, incluyendo aterosclerosis y suele producirse la muerte por cardiopatías propias de un anciano o por enfermedad cerebrovascular, también propia de la edad adulta. No existe cura ni tratamiento específico. 

Los productores de la película El extraño caso de Benjamin Button se permitieron una licencia poética al hacer rejuvenecer al personaje que la padeció; sin embargo en el caso de una Progeria, o síndrome de Hutchinson-Gilford que es como también se la conoce, el paciente luego que se presentan los estigmas de este mal, sigue envejeciendo. Desafortunadamente la esperanza de vida es de cinco a veinte años, en el mejor de los casos. 

El laberinto del Fauno

Es una película escrita, producida y dirigida por Guillermo del Toro, rodada en San Rafael, una provincia cerca de Segovia, España entre julio y septiembre de 2005 y estrenada en octubre de 2006.

El laberinto del Fauno fue descrita por los críticos como una de las mejores películas de fantasía; siendo aclamada como obra maestra, ganó tres de las seis nominaciones de la Academia. 

La película, escenificada en 1944 cerca del final de la guerra civil española, narra la historia de Ofelia, una niña que le encanta leer cuentos de hadas, cuyo padre muere a causa de los conflictos políticos de su país, su madre Carmen quien atraviesa los últimos meses de embarazo se muda a vivir junto a ella al sur de España con su nuevo esposo, un militar desalmado, psicópata que está al frente de un campamento con el objetivo de destruir a los rebeldes contrarios al gobierno de Franco. 

De inicio es evidente la inconformidad de Ofelia ante la nueva situación y es cuando comienza a idealizar un mundo paralelo al suyo con personajes sacados de los libros que lee. Entonces, aparecen los primeros síntomas de la esquizofrenia, un trastorno  psiquiátrico con alteración de la percepción, asociada a alucinaciones y del pensamiento, con ideas delirantes, forman parte de un grupo de trastornos mentales crónicos, caracterizados, a menudo, por conductas que resultan anormales para la familia del enfermo y para la comunidad donde vive y trabaja, ya que termina en una franca disfunción social. 

El tratamiento es farmacológico, se utiliza medicamentos antipsicóticos y  también es muy importante la revinculación social del paciente a su trabajo como parte de la terapia, salvo en algunos casos en que esté en riesgo la seguridad del paciente y de las personas de su entorno, en estos casos es mejor la hospitalización involuntaria. 

Algunas veces esta enfermedad está ligada a otras como la drogodependencia, depresión y trastornos de ansiedad, que desafortunadamente conlleva a baja calidad de vida por desempleo. 

Las complicaciones de este mal suelen ser lesiones en el paciente que son autoinfligidas, conducta combativa hacia otras personas y alto riesgo de suicidio. En el caso de Ofelia es dramático hasta las lágrimas, en un final que está bien urdido entre la realidad y el mundo que ha idealizado. Es así que Guillermo del Toro logra engranar el escape de la realidad de la protagonista Ofelia, de su mundo real conflictivo con uno de desahogo.

One, de Metallica

La eutanasia está ligada a la letra de esta canción interpretada y producida por el grupo de heavy metal Metallica en el año 1989 del álbum Master of Puppets. Basada en la novela del escritor Dalton Trumbo, de 1938,  Johnny got his gun, fue llevada al cine y dirigida por el mismo escritor en 1971. 

En el video de One se ve varios fragmentos y monólogos de esta película, que trata sobre Joe Bonham, alias Johnny, quien fue herido por una explosión durante la Primera Guerra Mundial, por lo que perdió sus brazos y piernas, además de la vista, oído, gusto y el habla. Sobrevive a estas lesiones, pero queda incomunicado por completo del mundo, fantaseando sobre sus recuerdos hasta que pierde la noción de la realidad y la imaginación. 

Tras algún tiempo viviendo así, logra comunicarse con sus médicos, mediante código morse dando sacudidas con la cabeza, y de esta manera pide que le dejen morir, a lo que ellos se niegan. 

En la película, una enfermera trata de realizarle la eutanasia a petición del mismo paciente, obstruyendo su tubo de oxígeno pero es detenida por un supervisor. Al final Joe termina cantando S.O.S. Help me… abandonado en un almacén. En el video de la canción, aparece la banda Metallica interpretando el tema dentro de un almacén abandonado, simbólicamente por lo sucedido en la película en la que se inspiraron para componer este tema, emblemático por cierto de los amantes del buen metal. 

Eutanasia es una palabra griega que quiere decir buena muerte, se trata de acelerar la deceso en un paciente bajo su consentimiento una vez que ha sido desahuciado, para evitarle sufrimiento y dolor, por lo que el objeto de esta acción está asociado al final de la vida sin dolor. 

En esta acción no se incluyen a pacientes inconscientes como en el caso del coma, cualquiera que sea su causa. Se la conoce desde la Antigüedad y desde entonces ha planteado diferentes posiciones al respecto. Hipócrates la prohibió mientras que al resto de la antigua Grecia no le planteaba problemas. En la edad media era considerada  pecado por los cristianos; sin embargo, Tomas Moro en su obra La Utopia de 1516, la presentaba como ideal (hay que recordar que Tomas Moro fue canonizado por la iglesia católica). 

Hasta nuestros días, la eutanasia plantea sentimientos encontrados en diferentes países, pese a que muchas veces se le da el eufemismo de limitación del esfuerzo terapéutico. 

En nuestro medio se considera contrario a la ética y está condenada (tanto el suicidio con ayuda médica como a la eutanasia) y se recomienda en casos terminales los cuidados paliativos, como un esfuerzo para "humanizar” la muerte de un paciente. 

Mar adentro

La película española Mar adentro está basada en la historia real del español Ramón Sampedro, quien luchó durante 30 años para que se le permitiera poner fin a su vida con dignidad, luego de que un accidente lo dejara paralizado del cuello hacia abajo.

La mente de Sampedro funcionaba perfectamente y le resultaba frustrante pensar que dependería de su familia por el resto de su existencia. Su parálisis era tal que no podía acabar con su vida por sí mismo, por lo que durante años batalló en los tribunales españoles para ganar el derecho a morir.

Su caso llegó hasta los tribunales europeos, pero sus ruegos no fueron escuchados. En 1998, a los 55 años, Sampedro cometió suicidio rodeado de sus amigos más cercanos. Nunca se supo quién administró finalmente el veneno.

El caso de Sampedro se convirtió en una causa célebre en España y generó un encendido debate sobre la eutanasia. Sin embargo, él nunca habló a favor o en contra en el debate. La suya era una pelea personal.

 "No siento que la película ataque o defienda, dependiendo de si se está a favor o en contra de la eutanasia”, dijo Alejando Amenábar, el director chileno nacionalizado en España quien anteriormente dirigió las cintas Abre los ojos y Los otros.

La posición personal de este director es que "personas como Ramón tienen el derecho a decidir por sí mismas”. Sin embargo, revela que la cinta no ha sido particularmente reivindicada por aquellos que están a favor de la eutanasia.

Como protagonista de Mar adentro, Amenábar escogió a Javier Bardem, el  español que se ha construido una reputación sólida con películas como Pasos de baile (The dancer upstairs) y Antes que anochezca, por la que fue nominado al Oscar.

Sobre la dificultad de encarnar a alguien que era parapléjico, Bardem dijo: "No me di cuenta de lo mucho que me movía hasta que alguien me dijo: "no te muevas más”.

* El autor es médico boliviano.
 
 
 
 
 
 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

78
1

Otras Noticias