Tendencias

Detrás de la desdicha

Nos adaptamos fácilmente a estar bien, pero no nos adaptamos a estar mal.
domingo, 30 de abril de 2017 · 00:00
Bitia Vargas  La Paz

 

Los seres humanos no   somos felices todo el tiempo. La dicha es una emoción pasajera ligada al placer, por ello cuando hablamos de ella es necesario enfatizar que, aunque el estímulo que nos ha hecho dichosos continúa en nuestras vidas, nosotros nos acostumbramos rápidamente a él, haciendo que esa emoción al principio fuerte, disminuya con el tiempo. 

Si bien esto sucede con la dicha, con la desdicha no pasa igual. Nos adaptamos fácilmente a estar bien, pero no nos adaptamos a estar mal. Mientras ese estímulo que nos pone tristes permanece en nuestras vidas, la desdicha continuará hasta haberle hallado una solución al asunto. 

Los estímulos que nos pueden hacer felices están allí todos los días: despertar a un nuevo día, abrazar a nuestros seres queridos, un café caliente, un buen libro, pero ellos pasan desapercibidos para nosotros porque de cierta forma nos hemos acostumbrado. Mientras algo no nos moleste, es difícil darnos cuenta de las cosas que ya tenemos y por las cuales deberíamos estar agradecidos. 

Estamos siempre en busca de un concepto individual de felicidad. Tenemos que experimentar nuevas sensaciones hasta encontrar el placer para sentir que estamos alcanzándola. 

Cuando nuestra vida transcurre tranquila y sin mayores emociones sentimos que algo nos falta, no nos damos cuenta que esa tranquilidad, esa paz interior, puede ser el concepto que más se asemeja al verdadero estado de felicidad, y eso sucede porque solo en los momentos de dicha encontramos placeres tan fuertes, que tendemos a volvernos adictos a ellos. Por esta razón, muchos dirán que la tranquilidad llega a ser similar a la desdicha (nada me ocurre, nada le pasa a mi vida).

Detrás de la dicha están los instantes soñados (haber conquistado a la mejor mujer, ganar la lotería, viajar), pero detrás de la desdicha también hay algo detrás, y se llama creatividad. 

Estudiosos del mundo entero han demostrado que después de las experiencias más dolorosas el ser humano halla maneras cada vez más innovadoras de darle solución a sus problemas, y es esa manera creativa de darle respuestas a las crisis lo que nos permite evolucionar.

El psicólogo estadounidense Erikson decía que "el ser humano tiene que atravesar por una serie de etapas para poder dar forma a su personalidad. Esos momentos implican desequilibrios psicológicos inevitables porque se corresponden con elecciones que no podemos obviar”. 

Un ejemplo claro sucede cuando el adolescente debe empezar a fijar su identidad a pesar de que ello le haga enfrentarse a los demás, principalmente a sus padres, que hasta ese momento representan las figuras más significativas en su vida. 

Por otro lado, cuando escuchamos historias de resiliencia, lo primero que  nos preguntamos es ¿cómo una tragedia tan grande ha podido cambiar tanto a una persona? 

Si nos encontramos por ejemplo con una persona resiliente nos convencemos que ésta ha alcanzado un concepto más cercano a la felicidad que nosotros mismos. O cuando hablamos con personas que han sobrevivido a grandes accidentes o han "engañado” a la muerte, nos hallamos con seres genuinamente agradecidos, viviendo el presente, encontrándole siempre el lado bueno a todas las cosas, como si para hallarle sentido a nuestras vidas tendríamos necesariamente que vivir una experiencia dolorosa.

La gran pregunta es: ¿tenemos que esperar que algo terrible nos suceda para apreciar la vida? ¿tenemos que esperar a perder a alguien para darnos cuenta de su valor?

Quizá es parte de nuestra naturaleza acomodarnos rápidamente a las cosas buenas que nos suceden y con ello olvidarnos de seguir siendo felices por tenerlas. Parte de nuestra naturaleza tal vez también sea el chocarnos de frente con la vida, movernos, buscar, explorar encontrar. 

Lo cierto es que el ser humano tiene el gran don de aprender de sus propios errores e inclusive de sus propias heridas, ello lo convierte en un ser verdaderamente maravilloso, aunque evidentemente a muchos de nosotros todavía nos haga falta creerlo. 


Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

62
1

Otras Noticias