APUNTES

Un viaje en el Brexit Express, de punta a punta por Inglaterra

En el tren, la vida discurre lentamente, mecida por el traqueteo suave de las ruedas, parecido a un metrónomo...
domingo, 9 de abril de 2017 · 00:00
AFP Londres

El tren tarda nueve horas en cruzar Inglaterra. A bordo, hombres, mujeres, estudiantes, ejecutivos, jubilados y jóvenes. Todos tienen en mente la ruptura con la Unión Europea. 

Es casi mediodía cuando el tren de cuatro vagones entra en la pequeña estación de Durham, ciudad del noreste inglés conocida por su catedral, un edificio majestuoso de finales del siglo XI donde se rodaron varias escenas de la saga de Harry Potter.

 La parada es breve, de apenas unos minutos, tiempo para que una docena de pasajeros se instalen en un cómodo tren Voyager Bombardier de cerca de 200 plazas, con wifi y servicio de restauración móvil. 

Como todos los días o casi, el tren acabará su recorrido por la tarde en la localidad portuaria de Penzance, en Cornualles. Para entonces, habrá cubierto Inglaterra siguiendo una diagonal nordeste/sudoeste de unos 800 kilómetros, atravesando tierras que votaron mayoritariamente a favor de la salida de la Unión Europea en el referéndum del 23 de junio de 2016. 

Philip Raynor, consultor de medioambiente, no fue uno de ellos. Y ocho meses más tarde, sigue sin serlo. La Unión Europea, dice este hombre de 38 años que viste suéter y camisa y lleva una barba bien cuidada, "tiene sus defectos, ¿pero quién no?”.

"Creo que la alternativa de dar la espalda a Europa y acercarnos a Estados Unidos, justo cuando está liderado por Donald Trump y una pandilla de esbirros no electos que sólo tiene en cuenta sus intereses económicos, no es la correcta”, sostiene.

  En el tren, la vida discurre lentamente, mecida por el traqueteo suave de las ruedas, parecido a un metrónomo. Algunos bajan en la siguiente parada, y se ponen el abrigo. Otros tienen horas por delante y se entretienen con un libro, una tableta, un teléfono celular, o contemplando la campiña inglesa, con la nariz prácticamente pegada a las ventanas. 

Otros desayunan, como James Marples. Este hombre de 30 años, camisa negra a cuadros y barba, va a Chesterfield, donde trabaja en el sector universitario. Esta ciudad de 71.000 habitantes de la Inglaterra central votó un 60% a favor del Brexit, ocho puntos por encima de la media nacional. 

James votó a favor de seguir en la Unión Europea, pero dice aceptar el resultado de las urnas.
 
"Ahora hay que pasar a otra cosa. Y, ¿quién sabe?, ¡tal vez salga algo positivo!”.

 Eso no significa que no encuentre motivos de inquietud. "Una gran parte de los fondos de los cuales dependemos (en educación) son europeos”, señala.

El tren llega a primera hora de la tarde a una zona industrial y comercial llena de actividad: son las afueras de Birmingham, la segunda ciudad del país, también partidaria de romper con la UE.
 
Aquí baja Maida Pugh, de 67 años, cabello cortos, jeans y chaleco negro. "La gente ha de tener un poco más de confianza en el Reino Unido”, afirma esta jubilada. "Sí, sin duda, será difícil, costoso. Pero quien no arriesga, no gana”, añade.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

60
1

Otras Noticias