TURISMO

Puerto Rico, paraíso del ron y las playas

Es algo más que un destino de sol y playa. También es un importante destino internacional para la producción de cine y eje de la industria musical, una imagen de la isla todavía por descubrir.
domingo, 21 de mayo de 2017 · 00:26
Alfonso Rodríguez

El cine o el ron son algunos de los sectores empresariales que cada vez ponen más atención en la isla de Puerto Rico como destino para desarrollar su actividad, celebrando reuniones de trabajo que cuentan con el incentivo de tener como marco este territorio caribeño que convierte los negocios en vacaciones.

Playa Flamenco, en la pequeña isla de Culebra, está considerada por sus aguas transparentes y arenas blancas como una de las más bellas del mundo, y es sólo una muestra de la amplia oferta para quienes viajan a la isla para ponerse el bañador, una opción para la que es un destino de primera clase, a la que se suman ahora otras opciones no tan conocidas para el gran público.

LA ISLA DEL RON

Puerto Rico es el mayor productor mundial de ron y provee cerca del 80% del ron que se consume en Estados Unidos, gracias a la casi decena de fabricantes que han convertido  la isla en el eje internacional de esta industria, base para cocteles tan célebres como la piña colada creada en la isla, o el ron con cola.

El puesto que se ha ganado Puerto Rico en el mundo del ron está plenamente justificado si se tiene en cuenta que, muy cerca de la capital, en la localidad de Cataño, se encuentra la catedral del ron, como se conoce a la destilería de la legendaria marca Bacardí, convertida en una atracción turística que visitan anualmente miles de personas.

Ramón Díaz, embajador de Rones de Puerto Rico, programa del Gobierno de la isla para dar a conocer la bebida a nivel internacional, apunta que la calidad del producto es el objetivo primordial y que, por ello, las autoridades locales exigen que, obligatoriamente, todo ron de la isla pase por un proceso de añejamiento  de, al menos, un año en barril de roble blanco.

"El proceso de calidad que se lleva a cabo con el ron de Puerto Rico se puede comprobar de primera mano visitando la destilería de Bacardí o las instalaciones históricas de Serrallés en Ponce”, resalta Díaz, para quien los turistas que lleguen a la isla no pueden dejar de pasar por estos dos símbolos de la industria nacional por excelencia.

Díaz subraya que Puerto Rico es el lugar perfecto para que cualquier empresa elaboradora de ron produzca en la isla donde, como resaltó, el sector dispone además de las mejores infraestructuras para acoger eventos y reuniones de trabajo.

"Contamos con el Centro de Convenciones, que es el mejor de la región y perfecto para eventos”, destacó Díaz, para quien los negocios se pueden compaginar en Puerto Rico de forma inigualable con el ocio.

Aunque Bacardí es la gran marca de renombre internacional, uno de los productores locales de solera es Serrallés, la empresa que comercializa la marca Don Q, la respetada destilería del sur de la isla en Ponce, que disfruta de la brisa del Caribe y una menor humedad ambiental en relación con  otras áreas de la región, que le dan ese toque tan característico a un producto que se elabora desde 1865.

El maestro mezclador de Destilería Serrallés, Jaiker Soto, recuerda que el ron de la histórica compañía ponceña "tiene el mismo patrón, pero no sigue las mismas normas que los demás, lo que le da ese toque particular que define la distinción del típico producto puertorriqueño”.

Bacardí y Serrallés son la punta de lanza de un sector en el que también destacan con fuerza marcas no tan conocidas, pero que han cuidado con mimo cada uno de los procesos para elaborar ron de la calidad, como las de Barrilito o la Destilería Coquí.

Puerto Rico es un paraíso para los amantes del ron, pero lo es además para quienes graban películas en la isla, que por sus características sirve para recrear cualquier territorio del Caribe, países de América Latina o destinos tropicales en general.

UN GRAN PLATÓ NATURAL

Playas de aguas cristalinas y arena blanca, bosques tropicales como El Yunque, el único lluvioso de todo el territorio de Estados Unidos, y el majestuoso marco colonial del Viejo San Juan de la capital que rememora tiempos pasados, son una oferta imbatible para quienes apuesten por rodar en la isla.

Puerto Rico ofrece unos incentivos económicos muy favorables para las empresas que decidan grabar sus películas en la isla, un factor que deben tener en cuenta los productores, al que se suma ser un territorio único por ofrecer personal altamente cualificado bilingüe en español e inglés, algo de lo que no puede presumir otros países de la región.

 

El director del Programa de Desarrollo de la Industria Cinematográfica de Puerto Rico, Pedro Rúa, resaltó que la isla tiene unas infraestructuras a nivel mundial y una mano de obra altamente cualificada, lo que funciona como imán para atraer proyectos de filmación.

"Nuestras playas y montañas pueden reproducir cualquier escenario del mundo. En Puerto Rico se han grabado películas que reproducen cualquier parte del continente americano e, incluso, ha servido como escenario para reproducir Europa”, dijo el directivo.

Rúa subrayó que se prefiere, en cualquier caso, que las películas que se graben en la isla "tengan como argumento Puerto Rico”, una forma, dijo, "de que los turistas se animen a conocer la diversidad de una isla como la caribeña”.

La isla ofrece, además de escenarios que pueden emular cualquier parte del mundo, infraestructuras hoteleras y centros de convenciones, con el de San Juan a la cabeza, el más moderno del Caribe, que sirven para acoger eventos empresariales, tanto del sector cinematográfico como de cualquier otra actividad económica.

El cine se ha arraigado en Puerto Rico hasta convertirlo en un gran plató, lo mismo que se ha desarrollado desde hace tiempo la industria musical, que tiene aquí una auténtica factoría de estrellas de la canción y una plataforma para impulsar la carrera  de estrellas.

PARAÍSO MUSICAL

El mundo entero conoce a Ricky Martin, el principal ícono internacional de un sector compuesto por una lista interminable de artistas locales, que engloba a nombres tan populares como los de Chayanne, Daddy Yankee, Don Omar, Ednita Nazario, Luis Fonsi o Gilberto Santa Rosa, entre muchos otros.

El porqué de la isla convertida en una auténtica factoría musical tiene su respuesta, según asegura el presidente de la Comisión de Propiedad Intelectual del Colegio de Abogados, músico y abogado, Roberto Sueiro, en la gran exigencia del público puertorriqueño para todo lo relacionado con la música.

"La cultura musical de Puerto Rico es una de las primeras de todo Estados Unidos”, asegura el promotor, representante y asesor legal de artistas durante décadas, incluido el propio Ricky Martin.

Para la directora ejecutiva de la Corporación de las Artes Musicales de Puerto Rico, Mercedes Gómez,  a que la isla se haya convertido en un eje del sector musical ha contribuido el Festival Casals, que se celebra en San Juan desde 1956, conjuntamente con el papel jugado por la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico.

El festival es obra directa de Pablo Casals, de padre catalán y madre puertorriqueña, uno de los músicos españoles más importantes de todos los tiempos, que llegó por vez primera a la isla en 1955, donde crearía un año después una cita musical que es referencia internacional y que supuso colocar al territorio caribeño en la agenda cultural internacional.

Según Gómez, el Festival Casals y la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico fueron pioneros en la atracción de un turismo cultural de alta calidad, a través de la programación clásica de ambas instituciones.

Recordó que, desde la nueva sede del Museo en la Sala Sinfónica, en San Juan, se están desarrollando exposiciones temporales e itinerantes que atraen a visitantes tanto de la isla como el exterior.

El director ejecutivo del Colegio de Productores de Espectáculos Públicos de Puerto Rico, Juan Carlos Zapata, apuntó que la industria del espectáculo, ante los cambios de la industria del disco, se adaptó y hoy prevalecen las presentaciones en vivo.

"También ha habido un factor determinante y es que muchos espectáculos internacionales son responsabilidad de productores locales y éstos le han abierto una oportunidad al talento local”, dijo Zapata.

Una buena muestra de ello es el reciente anuncio por parte del gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, de que el actor estadounidense John Travolta rodará en la isla la película Speed Kills.

El filme, con un presupuesto de cerca de 22 millones de dólares, narra la historia del diseñador náutico estadounidense Don Aronow, que revolucionó el mundo de las embarcaciones.

El rodaje permitirá que se creen más de 600 empleos directos y otros 1.700 indirectos, un ejemplo, según Rosselló, de que Puerto Rico es ya una realidad como destino de inversión para la industria cinematográfica.

 

 

 
 
 
 
 
 

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

60
1

Otras Noticias