TENDENCIAS

Estrés postraumático

La sensación de peligro nos puede generar miedo e incapacidad para controlar nuestras emociones.
domingo, 2 de julio de 2017 · 00:00
Bitia Vargas  La Paz

 

Mucho se ha escuchado sobre este término, sobre todo para explicar ciertos síntomas que se pueden  presentar luego de un evento muy crítico que ha dañado seriamente nuestra salud mental, o ha actuado como una determinante de ésta.

Un evento traumático puede ser cualquier circunstancia que amenaza peligrosamente nuestra supervivencia, como, por ejemplo, una violación, abuso sexual en la infancia, abuso físico, un intento de asesinato, un rapto, estar al borde la muerte, un accidente muy grave, estar expuestos a guerras, estar expuestos a desastres naturales, etcétera.

Todas estas situaciones hacen que   nos sintamos inseguros, en riesgo, y esta sensación de inseguridad y de peligro nos puede generar un miedo tan grande que somos incapaces de controlar emociones, pensamientos y conductas. 

Sin embargo, como en todo lo que ocurre en la vida  hay excepciones y evidentemente no todas las personas que han estado expuestas a este tipo de eventos van a desarrollar necesariamente un estrés postraumático.

 Si bien, ante cualquier suceso de por sí crítico, nuestro cuerpo genera síntomas como el temor, la incapacidad para conciliar el sueño, que es normal, el tiempo que duren dichos síntomas y la no evolución de nuestro estado, va a determinar, como lo señalan los expertos, que esto sea considerado o no un estrés postraumático.  

Las razones de  por qué algunos desarrollan este trastorno y otros no todavía no están muy claras, pero existen factores determinantes, por ejemplo la intensidad del evento traumático, o el nivel de apoyo que haya recibido la persona luego del hecho. Es decir, cuán contenida se haya sentido. 

Una situación puede haber sido verdaderamente horrible para la persona, pero si ésta ha recibido inmediatamente ayuda y seguridad es más probable que llegue a reconstruir su vida o sanar sus heridas más rápidamente que una que no haya recibido ni apoyo ni ayuda. 

Los expertos  en salud mental han identificado algunos síntomas propios del estrés postraumático:
Síntomas de re-experimentación, o lo que comúnmente se conoce como revivir el evento una y otra vez.

Evitación de situaciones que recuerden el evento, evitar hablar de ello por miedo a revivir las emociones sentidas, reprimir recuerdos, evitar personas que nos puedan hacer recuerdo al evento.
 
Esto  puede ocasionar un aislamiento total o parcial de la persona.

Sensación de indiferencia: no estar interesado más en aquello que antes posiblemente hasta nos apasionaba, ser incapaz de expresar sentimientos.

Hiperexcitación: estar ansiosos constantemente, nerviosos, alertas o a la defensiva.

Muchos de estos síntomas pueden sentirse también en otro tipo de trastornos, por eso es de vital importancia que esta evaluación la haga siempre un profesional especializado en el campo de la salud mental. Por otro lado, todos estos síntomas pueden ser desencadenantes de otros trastornos más, como el abuso de sustancias, la depresión, o la ansiedad. 

Es importante que si estamos ante un familiar o un amigo que creamos está vivenciando un estrés postraumático, o esté presentado este cuadro de síntomas, seamos los que impulsen la búsqueda de ayuda oportuna, o apoyar en   la contención que brinde ese apoyo, tan necesario durante cualquier enfermedad. 

La ciencia ha avanzado mucho y  ahora existen psicoterapias y terapias farmacológicas muy efectivas para tratar este trastorno. 

Buscar y aceptar ayuda siempre es el inicio para mejorar algo que nos está haciendo daño, pensar que ciertas situaciones se resolverán por sí solas o con el tiempo es un arma mucha veces de doble filo. 

Es probable que creamos que se haya resuelto nuestro problema, pero corremos el riesgo de desarrollar otras dolencias a raíz de la primera no atendida, que pueden ir apareciendo en el futuro, haciéndonos incapaces de vivir una vida feliz y plena que todos  merecemos. 


 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

105
49

Otras Noticias