TENDENCIAS

Una terapia a través del juego

El juego es una actividad totalmente completa y terapéutica porque permite expresar sentimientos.
domingo, 24 de septiembre de 2017 · 00:00
Bitia Vargas  La Paz

 

El juego es una de las actividades más importantes durante la infancia; a través de él, el niño se entrega completamente a la creatividad, a la imaginación y a la fantasía, lo que le permite además desplegar todas sus habilidades para recrear imágenes y aventuras fantásticas en las que él practica asertividad, control y seguridad.

Cada vez que mencionamos la palabra juego,  la asociamos con la infancia, aunque el juego no es una actividad exclusiva para dicha etapa. Adultos, adolescentes, jóvenes y ancianos en realidad nunca dejan de jugar. Los juegos, por supuesto, cambiarán de formas y maneras, pero el ejercitarlo en sí es lo que nos produce bienestar y placer, promoviendo así también nuestra salud mental.

Algunos psicólogos señalan  que el juego es crucial para el desarrollo físico, cognitivo, social y emocional de los niños y las niñas. Y más crucial aun cuando madre e hijo van formando el apego.
 
El juego entre ambos interviene de manera directa en la conformación del cerebro, promueve el apego positivo y, por ende, influye en la construcción de una autoestima adecuada. 

Conforme pasan los años, el juego permitirá a los infantes desarrollar y fortalecer su creatividad mientras aprende a experimentar y regular sus emociones.

Por medio del juego, niñas, niños y adolescentes interactúan con el mundo y con los contextos que le rodean, aprendiendo además sobre los roles, reglas, normas, valores y principios  propios de su cultura y del mundo.

Cuando jugamos, sentimos placer, disfrutamos, somos felices, por lo tanto, el jugar se convierte en un fin en sí mismo y no en un medio para sentir placer, porque el juego en sí es lo que ya nos produce placer. 

La curiosidad implícita en el juego favorece en el niño la exploración y el descubrimiento y, por lo tanto, se gatillan en él sensaciones de gozo y placer que favorece la repetición de la conducta. La repetición supone alcanzar la maestría y el dominio de nuevas habilidades y mayor confianza en sí mismo. 

El juego es una actividad totalmente completa y terapéutica, porque gracias a él podemos expresar ideas, sentimientos, emociones, sensaciones que posiblemente no nos atrevamos a manifestarlos de otra manera. 

Es a través de actividades lúdicas con niños y niñas que podemos empoderarlos, fortalecer su autoestima, promover el arte y la expresión, desahogar sentimientos. 

Con el juego trabajamos también empatía, el solo hecho de hacer juego de roles nos permiten acercarnos más a lo que siente el otro, a lo que vive el otro.

El juego sintonizado: que resulta especialmente esencial para el desarrollo cerebral temprano de niños y niñas. 

 El juego corporal: es importante para el desarrollo de la adaptabilidad, la flexibilidad la habilidad motora gruesa y fina.

El juego social: que está ligado a los roles y a la cultura, tiene a su vez tres formas, una orientada a la sensación de pertenencia y lealtad con otros. Otra orientada a ampliar la conciencia social (por ejemplo, juegos que motiven a la igualdad como la silla cooperativa). Y la última, orientada a desarrollar el concepto de comunidad y hermandad (juego de celebración, por ejemplo, festejar cumpleaños, aniversarios, etc.)

En el juego con objetos: especialmente importante para estimular habilidades motoras, asociadas a nuestra red compleja de funciones cognitivas, por ejemplo, el juego de damas, el juego del cubo, etc.

 El juego imaginativo: importante para el desarrollo de la creatividad e innovación. 

 El juego transformador: permite transformar realidades a través de nuestra máxima expresión espiritual, el arte. Por ejemplo, el juego con pinturas acuarelas, piedras, arcilla, etc. 

El juego es una actividad a nuestro alcance, nos permite fortalecer lazos entre padres e hijos, nos produce bienestar. 

Sigamos jugando, tengamos la edad que tengamos, esto nos ayuda a cuidar nuestra salud invisible, quizá la más importante, nuestra salud mental. 


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

61
1

Otras Noticias