Los seis hechos de corrupción que ponen en la mira a las FFAA

Desde puestos militares que nunca se construyeron hasta motores que llegaron con fallas son algunos de los casos que se revelaron por los medios.
domingo, 6 de noviembre de 2016 · 00:00
 Daniela Romero / La Paz

 Las Fuerzas Armadas viven uno de los momentos más incómodos de los últimos años. Cada una de las tres fuerzas que componen esta institución está involucrada  en hechos de corrupción con ex y jefes militares implicados y la pérdida de millones de dólares.

 Desde el polémico caso de las barcazas chinas, de la Armada, en el que se compraron de forma irregular    16 embarcaciones y dos remolcadores en 2009, hasta el actual caso de los motores de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) en el que se adquirieron esos aparatos mediante procesos no reconocidos, los hechos de corrupción en la entidad castrense cada vez son más y en pocos de ellos la Fiscalía toma cartas en el asunto.

   En el primer caso el Estado perdió alrededor de 30 millones de dólares y en el segundo hubo una pérdida de más de medio millón de dólares.

Estas son sólo muestras de algunos casos en los que las Fuerzas Armadas incurrieron en hechos de corrupción; no obstante, las autoridades del sector responden por unos y  por otros, no.

Sobre el caso de los motores adquiridos por la FAB durante las gestiones 2014 y 2015, el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, respondió hace meses que del primer año se hacía una auditoría y hace poco informó que también se hace lo mismo con el segundo caso.

   Sin embargo, la Contraloría General del Estado advirtió al Ministerio de Defensa en reiteradas oportunidades que tome medidas para subsanar las irregularidades sin que se tome hasta la  fecha alguna acción concreta.

 Por el caso de los motores, ni la FAB ni el actual comandante en Jefe, Juan Gonzalo Durán, responden desde hace meses sobre las decisiones tomadas y la pérdida económica. En la última semana, Ferreira mandó a decir, mediante sus comunicadores, que se busque a jefes de la FAB, mientras que en esta fuerza persiste un silencio sepulcral.
   
Asimismo, en los últimos días el excomandante de las Fuerzas Armadas, Omar Salinas, y quien fue su director administrativo, Winston Celis, fueron aprehendidos  y  luego recibieron arresto domiciliario acusados por corrupción en la construcción de un puesto militar.

   Con estas dos detenciones más se reafirma la hipótesis de que altos jefes militares están implicados en la construcción de infraestructuras fronterizas que nunca se realizó.

La Fiscalía investiga un daño económico de alrededor de cuatro millones de bolivianos al Estado.
 
Ese dinero se entregó a la empresa Integración del Chaco como anticipo para que edifique  nueve puestos militares, lo cual nunca se hizo.

Por este caso, el excomandante de Ejército,  Fernando Zeballos,  recibió la detención preventiva, al igual que   el representante legal de la constructora, Néstor Terán y la abogada Milenka Castro.

Finalmente, un hecho que desató duras críticas a la FAB y a Transportes Aéreos Militares (TAM) fue el embargo de un motor que fue llevado a Estados Unidos para su reparación.

 El 14 de marzo de 2016,  Ferreira informó que la FAB tuvo que pagar una deuda de 952 mil dólares para recuperar el aparato. Ya en el país del norte,  se informó que un juez de Miami determinó congelar la entrega del motor  porque apareció la firma Jetran que aseguró ser la dueña del equipo. Días después se logró que el aparato regrese al país.

Ante estos hechos que se investigan, la institución castrense mantiene bajo perfil en sus contactos con la prensa.

Compra irregular de motores
La Fuerza Aérea Boliviana (FAB) compró irregularmente motores mediante un proceso de excepción, procedimiento que va contra la norma. Estas compras fueron realizados durante las gestiones de Víctor Meneses (2014) y Juan Gonzalo Durán (2015), actual comandante de las FFAA. Los aparatos llegaron con fallas y cuatro de ellos fueron removidos para siempre y con esto la FAB perdió más de medio millón de dólares.

 

 

 

 

Los dos aviones chinos
La FAB adquirió en 2008 dos aviones modelo MA-60.  Cada  uno de ellos  costó 13 millones de dólares y ambos, 26 millones, pero se compraron de forma directa a la empresa china AVIC I por 40 millones con el argumento de que había otros ítems como entrenamiento, traslado de China a Bolivia, equipos, etc. El dinero provenía de un crédito con un banco chino. Hace días se descubrió que desaparecieron los papeles de la compra.

 

 

 

 

 

Puestos militares fronterizos
El Ejército adjudicó la construcción de nueve puestos militares en 2013 a la empresa Integración del Chaco. Ninguno de los  puntos  fue construido, lo que tuvo una pérdida de aproximadamente Bs 3,8 millones  al Estado. Fueron encarcelados el excomandante del Ejército Fernando Zeballos, y el abogado de la constructora, Néstor Terán. Con arresto domiciliario están el exjefe de las FFAA, Omar Salinas, y su director administrativo Winston Celis.

 

 

 

 

 

Quiebra:  Empresa del Ejército
  Exmilitares son investigados por la quiebra de la Empresa Constructora del Ejército (ECE) que provocó un daño económico al Estado de al menos Bs 60 millones, el anticipo que debía usarse para la ejecución de seis obras en distintos puntos del país. Hay al menos tres militares investigados por este caso. José Alberto Claros, exjefe del Comando  de Ingeniería del Ejército, es uno de los recientes aprehendidos.

 

 

 

 

 

Repuestos y llantas  de la FAB
La Fuerza Aérea Boliviana (FAB) adquirió repuestos y llantas para sus aeronaves en un millón de dólares y mediante contratos por excepción, dos meses después de una advertencia escrita que envió la Contraloría General del Estado (CGE) al entonces comandante de esa fuerza, Juan Gonzalo Durán, hoy comandante en Jefe. Son al menos siete documentos firmados y el Ministerio Público tampoco abrió una investigación.

 

 

 

 

 

Las barcazas de la Armada
Uno de los casos más polémicos es de las barcazas chinas, que data desde el año 2009, cuando la Empresa Naviera Boliviana (Enabol) comenzó el trámite para la construcción y la compra de 16 embarcaciones y dos empujadores;  pagó un anticipo de  28,9 millones de dólares. Las barcazas no llegaron al país. Por este caso hay exmilitares procesado en la vía ordinaria; las barcazas nunca llegaron y el juicio continúa.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

147
11