Tumiri: “Hice informe contando con una parada en Cobija”

Erwin Tumiri se recupera en Cochabamba, habló con medios internacionales y contó que nadie dio el llamado de emergencia, que parecía todo normal.
martes, 06 de diciembre de 2016 · 01:29
Agencias / La Paz

Erwin Tumiri, miembro de la tripulación del avión LaMia que cayó en Colombia la pasada semana, contó, según un informe que hizo la aeronave, que iba a reabastecerse de combustible en Cobija (Pando) antes de partir a Medellín.

En una entrevista con el programa Fantástico, de TV Globo (Brasil), el boliviano confirmó que esperaba que el avión cargue combustible en Cobija después de despegar de Santa Cruz.

"Como técnico, mi trabajo es hacer el chequeo previo. Hice un informe contando con una parada en Cobija. No me dijeron que iríamos directo para Medellín. Antes del despegue pregunté de nuevo, y más de una vez, y me dijeron que íbamos a ir”, argumentó el técnico.

Asimismo, con medios locales señaló que al momento de partir del aeropuerto de Viru Viru (Santa Cruz) volvió a preguntar a uno de los asistentes de la tripulación si irían a Cobija. "‘No, directo vamos a ir hasta Medellín’, me dijo”, contó.

El técnico aclaró que no trabaja en LaMia, que sólo era contratado para hacer algunos viajes. Por lo tanto, cuando uno de los asistentes le dijo que el viaje sería directo hasta Medellín, Tumiri dijo que mandó un mensaje a la compañía en la cual trabaja. "De Viru Viru directo a Colombia, Medellín”, puso en el texto.

El avión Avro RJ85 de LaMia se estrelló  la noche del lunes 28 de noviembre contra el Cerro Gordo, de la localidad de La Unión (noroeste), cuando se aproximaba al aeropuerto de Medellín. La aeronave llevaba al club brasileño Chapecoense para que dispute la final de la Copa Sudamericana contra Atlético Nacional, de esa ciudad colombiana. 

El siniestro  causó la muerte de 71 de los 77 personas, entre ellos 19 jugadores, miembros del cuerpo técnico y directivos del  Chapecoense, así como 20 periodistas y seis tripulantes.

Durante la última semana, autoridades de Colombia  afirmaron que tenían información preliminar de que la aeronave haría una escala, la cual hubiera evitado el accidente.

Según Tumiri, la cantidad de combustible que se coloca en el avión es siempre decisión de la empresa, y remarcó que él sólo se limitó a cumplir con el rol por el cual fue contratado por LaMia.

En  entrevista con radio BLU, el sobreviviente también relató sus recuerdos de los momentos que antecedieron al accidente. Dijo que nunca supieron que estaban en emergencia.

Nadie supo lo que estaba pasando, todos creíamos que íbamos a aterrizar porque el piloto ya lo había anunciado y estábamos esperando eso”, afirmó Tumiri a la emisora.

Desconoce también los motivos por lo que  no fue convocado para estar en la parte delantera del avión, que es lo habitual en casos de emergencia.

"Normalmente las veces que viajábamos, si pasaba algo, siempre nos llamaban ‘que venga el técnico a la cabina’, pero en esta ocasión no hubo eso, a mí nadie me ha llamado, yo estaba tranquilo, pensé que todo estaba bien”, añadió.

Actualmente hay una investigación internacional sobre lo ocurrido en Colombia. Las fiscalías de Bolivia, Brasil y ese país unen esfuerzos para establecer las causas del siniestro, aunque las primera pericias dan cuenta de que no hubo suficiente combustible para llegar a destino sin ningún percance.

 

 

Funcionaria de Aasana culpa a superiores

La funcionaria de segundo nivel de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) que observó la falta de combustible del avión LaMia antes de que parta culpó a sus superiores de haber permitido que el avión despegue.

 "Ellos autorizaron el vuelo directo (Santa Cruz-Medellín) sabiendo que no tenía capacidad de combustible, y yo diciéndole al despachador de vuelo: ‘Yo soy la que responde como Airo Eis’”, señaló según la Red ATB.

Luego, la funcionaria detectó que hubo tiempo para que la empresa LaMia cambie su plan de vuelo. "No les dio la gana de cambiar y a mí me quieren echar algo de culpa”.

El tiempo de vuelo y el tiempo de combustible era igual a cuatro horas con 22 minutos, por lo que faltaba un extra.

Los directivos de Aasana presentaron una denuncia penal contra la funcionaria por haber dejado pasar el plan de vuelo equivocado.

 

Más de
7
81

Otras Noticias