Maldonado, el narco que sacó de la quiebra a varios negocios

Uno de los cabecillas que garantizaba la cocaína que enviaba a Argentina con una “W” fue detenido y se espera su extradición.
miércoles, 20 de abril de 2016 · 00:00
Daniela Romero / La Paz

Desde su primer encontronazo con la justicia argentina, en 1993, Wilson Maldonado supo que iba a tener suerte. Su libertad concedida aquella vez le otorgó tranquilidad durante los siguientes 23 años en los que pudo traficar droga a su gusto y, además, lograr la popularidad requerida entre sus amistades.
 
El narcoempresario era el hombre más buscado hasta la semana pasada, cuando fue detenido en Santa Cruz y ahora espera ser extraditado a Argentina, donde es investigado por tráfico de sustancias ilícitas, acusado de ser el cabecilla de una red de narcos en el norte, en la que están implicadas autoridades de Salta.
 
Fuentes de la Fiscalía antidroga de Bolivia contaron que la fama de Maldonado, Chichín para los amigos, creció con su incursión como empresario de transporte, hidrocarburos y ganadería, pero al margen de eso logró sacar de la quiebra a empresas.
 
"Supuestamente en Camiri (Santa Cruz) el aserradero Ñubyte estaba mal económicamente. Maldonado se enteró de esta situación y fue él quien paró otra vez este negocio, obviamente con dinero ilícito producto del narcotráfico.
 
Pero eso está en investigación”, informó una fuente.
 
Este aserradero estaba registrado en el Servicio Nacional de Venta al Exterior (Senavex), dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, informó el periódico El país, de Tarija.
 
El segundo negocio es un surtidor en Villamontes llamado El Chaqueño. Este pasó a ser de propiedad de Maldonado después de que atravesara por una etapa complicada económicamente. "Cuando este empresario se hizo cargo de esta gasolinera, el negocio estaba muy mal. Esto también se someterá a una investigación”, sostuvo la fuente de la Fiscalía antidroga.
 
En un megaoperativo realizado el 14 de febrero pasado, la Gendarmería argentina secuestró a la altura de Santiago del Estero 267 ladrillos de cocaína que habían entrado al país "bombardeados” desde una avioneta, que los arrojó en la zona de Anta, en Salta.
 
Los paquetes tenían una "W” de garantía de  calidad de la droga. Este hallazgo fue la pista que terminó de dar con Maldonado como el líder de la banda de narcos. Hace poco menos de un mes se requirió su captura.
 
Sin embargo, durante ese tiempo Chichín tomó sus recaudos. Según Clarín,  desde que se expidió su orden de captura internacional, Maldonado se movía con más recaudos de los habituales. "Para entrevistarse con él había que pasar por tres postas antes de tenerlo cara a cara”, señala una nota publicada.
 
En Bolivia no tenía ni un solo antecedente. Las autoridades conocieron la existencia de Maldonado luego de que Argentina envió el requerimiento para su captura internacional por estar implicado en narcotráfico.
 
El fiscal federal Ricardo Toranzos imputó al empresario tras descubrir que el cargamento de cocaína provenía de él  y con este recurso ya se tenía un sustento legal para su aprehensión.
 
En 1993, la Policía Federal detuvo a Chichín en Buenos Aires y lo acusó de traficar 27 kilos de cocaína. Pero el Tribunal Oral Federal 3 de Capital lo absolvió de culpa porque consideró que había irregularidades en las pruebas y que los policías actuaron como agentes instigadores.
 
Este fallo fue apelado, pero en 1998 la Corte Suprema de Argentina confirmó la absolución de culpa para Maldonado.
 
Pero la suerte de Maldonado tenía fecha de caducidad, aunque él no lo sabía. Hace una semana, el narcoempresario fue detenido en Bolivia, y Argentina lo espera.
 
Siete bolivianos caen en Buenos Aires

Una narcobanda que operaba en el centro de Buenos Aires fue detenida tras una serie de allanamientos en los que se desmantelaron tres laboratorios de droga. En los operativos detuvieron a 15 personas: seis argentinos, dos paraguayos y siete bolivianos, informó el diario Clarín.
 
Según afirmaron fuentes del caso, la banda desmantelada se dedicaba a fraccionar, estirar y vender cocaína en distintas zonas del Gran Buenos Aires.
 
Tras una larga investigación, agentes de las delegaciones departamentales de Investigaciones allanaron 18
viviendas y desmantelaron tres laboratorios. 
 
Allí los agentes antidroga secuestraron más de 80 kilos de cocaína, 11 kilos de marihuana, 260 kilos de sustancias usadas para cortar la droga y 30 litros de precursores químicos. También se hallaron armas, celulares, prensas, moldes y dinero: 193 mil pesos y 29.950 dólares.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Comentarios