Teniente denuncia “mafia” de fiscales y policías anticorrupción

La oficial de Policía envió una misiva al Ministro de Gobierno para informarle al respecto. Los implicados dicen que la denunciante trata de tapar sus delitos.
sábado, 23 de julio de 2016 · 00:00
Página Siete  / La Paz

Mediante   una carta enviada al ministro de Gobierno, Carlos Romero, la teniente Mireya Morales denunció la existencia de una red delictiva compuesta por fiscales y policías de la División Anticorrupción que se dedica a extorsionar a los procesados.

"Señor ministro, esta es la red que existe en la División Anticorrupción. Estas son las personas que investigan a otras, las que no sólo no tienen moral, sino que son más corruptas que los propios investigados”, se lee al final de la misiva publicada en el blog Rimay Pampa.

 La semana pasada Morales denunció al capitán Remberto Balderrama, de la División Especial de Lucha Contra la Corrupción (DELCC). Aseguró que él la llamó el domingo 10 de julio a las 22:29 para pedirle 10.000 dólares a nombre del  fiscal Ánghelo Saravia, de la Fiscalía Especializada en Persecución de Delitos de Corrupción (FEPDC). Si entregaba esta suma se la dejaría fuera del caso Consorcio.

  En la carta enviada a Romero reitera esto, amplía la denuncia y afirma que se estableció una mafia de investigadores y fiscales. 

El modo de operar de esta red -según la teniente- consiste en plantar pruebas y luego extorsionar a los investigados con la amenaza de que si no entregan cuantiosas sumas de dinero, perderán su libertad. "Cobran alquiler de los casos”, remarcó.   

Morales señaló propiedades de miles de dólares que supuestamente pertenecen a Balderrama, pero que están a nombre de otras personas. Añadió que las transacciones turbias se desarrollan en un club nocturno. "Balderrama y su red de investigadores transan en el famoso club nocturno La Diosa, donde es socio palo blanco de C.”, asegura. 
 Balderrama se excusó de emitir declaraciones y explicó que para hablar con la prensa necesita permiso de sus superiores. Pero uno de los investigadores implicados, que pidió reserva, dijo a este medio que todas las acusaciones de Morales no son más que inventos.

 "Esta señorita cometió delitos y con tal de encubrirlos lanza estas acusaciones. Debió hacerlo en su momento, no cuando ella ya tenía un mandamiento de aprehensión en sus espaldas y recién empieza a lanzar acusaciones sin ningún fundamento”.

 El fiscal Saravia dijo que no conoce el contenido de la carta, pero que las denuncias de la teniente "son su coartada”. Añadió que las acusaciones se orientan principalmente en Balderrama y no en su persona.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo ayer que se investigará el caso. "Como siempre, a veces recibo denuncias, algunas anónimas, otras formales, a veces verbales. En todos los casos nuestra obligación es investigar de manera pormenorizada y que la gente que denuncia sea cuidada y protegida. Entonces, cuando tengamos un resultado, lo vamos a dar a conocer en su momento”.

 

Morales es enviada a la cárcel

La teniente de Policía Mireya Morales fue enviada a la cárcel de San Pedro de Oruro  con detención preventiva, imputada de formar parte del consorcio ilegal de abogados de Milton Mendoza.

La fiscal Jenny Quispe informó que un juzgado de El Alto asumió esa determinación la noche del jueves, al tomar  en cuenta que hay  elementos de convicción y peligro de que Morales obstaculice la pesquisa.

El caso de consorcio estalló cuando se encontró en la oficina de Mendoza al exvocal del Tribunal de La Paz, Fernando Ganam, con un proyecto de resolución para favorecer a COTEL.

Morales está acusada de favorecer a  Mendoza, incluso se denunció que lo visitó en la cárcel de San Pedro  para "colaborarle”. Además, según el Ministerio Público, la teniente  ofreció beneficios económicos a contactos de la fiscal Quispe.

La justicia determinó enviar a la detenida al penal de la ciudad de  Oruro para evitar que en la cárcel de La Paz se encuentre con las otras imputadas por este caso que son exjuezas, abogadas y secretarias de los juzgados.

 

30
3

Comentarios