Los conciliadores resolvieron el 30% de las causas en 5 meses

Las autoridades consideran que la falta de información y las costumbres conflictivas de abogados y litigantes impiden avanzar en una cultura de paz
lunes, 22 de agosto de 2016 · 00:00
Sergio Mendoza  / La Paz

Los 157 conciliadores que hay en todo el país resolvieron el 30,85% de todas las causas en materia civil y comercial que cayeron en sus manos antes de que pasaran a un litigio judicial. Este trabajo lo realizaron entre el 10 de febrero hasta  julio de este año.
 
El dato refleja que aún hay dificultades para hallar soluciones pacíficas y esto se debe, sobre todo, a la falta de información que tienen los litigantes y la cultura del conflicto que persiste en buena parte de la sociedad boliviana. 
 
"A pesar de las dificultades, estamos en buen camino. A nivel nacional se ha logrado el 30,85% de conciliaciones exitosas”, informó la presidenta del Tribunal Departamental de Justicia (TDJ) en La Paz, Carmen del Río Quisbert.
 
Hace años las autoridades de los tres Órganos del Estado analizaron cuál era la mejor manera para combatir la sobrecarga en procesos judiciales, acelerar la solución de conflictos y cambiar la mentalidad del litigio que impera en todo el sistema  de justicia.
 
En noviembre de 2013 se promulgó el nuevo Código Procesal Civil, que entre otras cosas enfatizaba la conciliación como una alternativa para aliviar la pesada carga procesal que recae sobre los jueces. Pero también para que las partes en conflicto no gasten tiempo, dinero y su salud en eternos juicios.
 
Los conciliadores recién comenzaron su trabajo en febrero de este año. Los datos hasta cinco meses después no son del todo desalentadores, según del Río Quisbert. En Cochabamba  213 de  516 causas (el 41%) fueron conciliaciones exitosas. En Santa Cruz se conciliaron 101 causas de 440 (23%). Y en La Paz se conciliaron 134 de 909 causas (16%).
 
La Paz es el departamento con más litigios en todo el país. Lamentablemente es aquí donde -según los datos expuestos- hubo menos conciliaciones exitosas. De los 909 casos que llegaron a los nuevos funcionarios, entre febrero y julio, 236 se reportaron como conciliación fallida; en 270 no se presentó alguna de las partes, en 66 hubo fallas en las notificaciones, y en el resto la conciliación no fue posible porque la norma lo impedía, entre otros motivos los cuales representan el 84%.
 
Del Río Quisbert sostuvo que el alto porcentaje de conciliaciones fallidas puede explicarse en lo novedoso del sistema. "Este es un nuevo procedimiento que apenas conoce la población litigante y mucho menos la sociedad en general; todo proceso nuevo es paulatino”.
 
Para cambiar esto es necesario que el Consejo de la Magistratura (CM) y el Ministerio de Justicia lancen una campaña intensiva de socialización. Aunque algunos conciliadores hicieron trípticos a iniciativa propia, recalcó la presidenta del TDJ. 
 
El presidente del CM, Wilber Choque, también consideró que es demasiado pronto para decir si la conciliación es o no exitosa. Apenas pasaron unos meses, la gente no está acostumbrada, y los resultados de un sistema que rompe con tantos esquemas serán visibles a largo plazo, recalcó.
 
"Hay rezagos de una cultura de años. El concepto de litigación que es que el ciudadano quiere destruir a su contrincante y no quiere solucionar. Esa concepción tendrá que cambiar con el transcurso del tiempo”, añadió Choque.
 
Asimismo, Del Río Quisbert, resaltó las deficiencias en infraestructura y otros recursos con las que los 157 servidores deben cumplir sus tareas. "Se ha tenido que habilitar ambientes para los conciliadores, en algunos casos, en las mismas oficinas de los jueces; en muchas de ellas no existen  espacios reservados para que se lleve a cabo las audiencias de conciliación”.

 

Un nuevo sistema
  • Viable  Por el momento la conciliación es posible sólo en algunos casos en materia civil y comercial. 
  • Ausencia  La conciliación es posible aún sin abogados. Para ello uno de los litigantes debe apersonarse a uno de los tribunal departamentales de justicia. 
  • Transformación El propósito del nuevo Código Procesal Civil es disminuir la sobrecarga procesal en los juzgados, evitar esfuerzo y gasto innecesario para el litigante que quiere resolver un conflicto y generar una cultura de paz en la sociedad boliviana.

Los abogados impiden las soluciones por no perder dinero

 Los abogados de profesión libre impiden en muchos casos la conciliación por temor a no percibir ingresos cuando los casos se terminen antes de llegar a un juicio, de acuerdo con una evaluación que se hizo tras los cinco primeros meses de implementación del nuevo sistema.

"Algunos conciliadores señalan que hay abogados que omiten datos de tal manera que no se pueda notificar; otros esgrimen argumentos obstaculizadores en las mismas audiencias; hay quienes quieren anteponer sus intereses antes que el de su cliente. Se cree que entre algunos abogados litigantes hay la percepción de que la conciliación le evitará ingresos”, explicó la presidenta del TDJ de La Paz, Carmen del Río Quisbert.
 
En su opinión esta conducta refleja dos cosas: por un lado falta de conciencia de algunos abogados que apuestan por el conflicto antes que por las soluciones pacíficas y el desconocimiento que los mismos juristas tienen con relación al nuevo Código Procesal Civil.
 
La consejera del Consejo de la Magistratura, Wilma Mamani, resaltó que se debe trabajar en la formación de los actuales y nuevos abogados. "La formación de la mayoría siempre fue a la cultura conflictiva. La Constitución señala un nuevo paradigma, que es la cultura de paz, y nosotros tenemos que enfocarnos en esto”. 
 
En esta misma línea Mamani indicó que muchos abogados particulares ven en la conciliación sólo una formalidad. La norma obliga a que antes de ir a un juicio las partes presenten un acta de conciliación (exitosa o fallida). "Algunos buscan que sea fallida rápidamente, no hay intención de resolver el problema”. 
 
Paradójicamente, la ley señala que la conciliación es posible incluso sin la participación de los abogados.
 


7
2

Comentarios