En 31 meses el cielo boliviano será controlado por 14 radares

Hasta la fecha no se tenía control sobre el espacio aéreo boliviano. Los nuevos equipos, siete civiles y siete militares, estarán en cuatro departamentos.
miércoles, 24 de agosto de 2016 · 00:00
Sergio Mendoza  / La Paz

Dentro de 31 meses (en 2019) Bolivia tendrá 14 radares para el control de su espacio aéreo. Eso es lo que estipula el contrato que ayer firmó el Gobierno boliviano con la empresa francesa Thales Air Systems SAS, un acto calificado de histórico, pues por primera vez en 190 años de vida el país contará con estos equipos.

"Lo que faltaba es soberanía del espacio aéreo y hoy (ayer) la firma del contrato con Thales está orientada a sentar soberanía. Esto es para mí un hecho histórico, Bolivia tendrá sus radares después de 190 años”, manifestó el presidente Evo Morales durante su discurso en el Palacio Quemado.
 
Son siete de uso civil que operarán en los aeropuertos del país para dar seguridad a vuelos comerciales y otros siete de uso militar para luchar contra el contrabando, narcotráfico y cualquier otra amenaza. Dos de estos últimos serán móviles.

El proyecto se denominó Sistema Integrado de Defensa Aérea y Control del Tránsito Aéreo (Sidacta)  e incluirá equipamiento, la construcción de un centro de mando y control en Cochabamba, salas técnicas y de capacitación, sistemas de comunicación, piezas y repuestos para los radares, y capacitación para la operación de todo el sistema, entre otros aspectos. Todo  costó 191 millones de euros (216 millones de dólares), incluyendo impuestos y tasas tributarias.

Los radares adquiridos a Thales son 13, pero uno más que ya se encontraba en el país desde antes de 2006 será reacondicionado por esta empresa. 

 Los radares serán instalados en cuatro departamentos: La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y Beni.   

El vicepresidente de Thales para Latinoamérica, Rubén Lazo, resaltó que el Centro Plurinacional de Control y Tráfico Aéreo será un referente en la región donde la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) y la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) podrán certificar a futuros controladores aéreos para el uso del sistema y también recibir a estudiantes de otros países.

"El proyecto será completado en 31 meses. Nosotros garantizamos que se respetará el cronograma y sus especificaciones técnicas. Más aún, acompañaremos las necesidades futuras”, aseguró Lazo.

 El monto destinado para el Sidacta no es un gasto, afirmó el comandante de la FAB, Celier Arispe, sino una inversión. Él explicó que muchas aerolíneas comerciales extranjeras evitan ingresar al espacio aéreo boliviano porque la falta de radares no ofrece seguridad. Para principios de 2019, cuando esas aeronaves puedan transitar por el país, deberán pagar un monto por los servicios prestados.    
 
El Gobierno planea  la compra de aeronaves de interdicción para 2019
 
Para completar el sistema de defensa aérea en Bolivia es necesario contar con aeronaves capaces de seguir, e incluso derribar, a otras que ingresen sin autorización al espacio aéreo del país. 

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, indicó que se pensará en la adquisición de esta tecnología a partir del año 2019, una vez que se cumplan los 31 meses para que los 14 radares militares y civiles y todo el Sidacta esté en pleno funcionamiento.

 "Para la interdicción necesitamos aviones de menos velocidad que los K8 que tenemos que son muy veloces y consumen mucho combustible. Primero esperamos que funcionen los radares y a principios de 2019 ya deberíamos pensar en completar este sistema con aviones”, indicó la autoridad.

La Ley 521, de Seguridad y Defensa del Espacio Aéreo, promulgada el 22 de abril de 2014, creó un comando especial cuyas funciones son realizar medidas preventivas, disuasivas, coercitivas y reactivas. En estas últimas se incluye el derribo de aeronaves consideradas "hostiles”.

Ferreira explicó que Bolivia es uno de los 18 países de 21 en América Latina que establecen esta acción en su normativa. Aunque resaltó que no es algo que se pretenda hacer por regla. "Lo que se hizo en los últimos tiempos fue acompañar hasta que aterrice en y verificar sus intenciones”.

Sin embargo, el reglamento para esta acción, el derribo, debe concluirse este año”, añadió. 

El comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Juan Gonzalo Durán, consideró que se debe  tomar en cuenta todas las precauciones al momento de proceder con esta última acción para evitar confusiones que después se lamenten.

Ferreira recordó que ya se firmó el contrato para la compra de nueve aviones checos de entrenamiento por 2,7 millones de dólares, los cuáles deben llegar en las próximas semanas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

72
3

Comentarios