Comunidad es clave para rescatar a personas que consumen drogas

martes, 30 de agosto de 2016 · 00:00
Sergio Mendoza y Daniela Romero / La Paz

 Lo peor que puede pasar con una persona que consume droga es estar sola, sin la ayuda de la familia, de amigos o hasta del mismo vecindario. Es por eso que para una favorable recuperación es necesario que toda la comunidad se involucre, según expertos.

La psicóloga y especialista en terapia sistémica familiar, Alejandra Pacheco, considera que  la drogodependencia  necesita ser abarcada no como un problema individual, sino como un tema que concierne a más de una persona, y que por tanto es solucionable en la medida en que las personas  quieran cooperar.

Los niños y adolescentes son los más vulnerables al consumo de drogas y alcohol.
 Mirko Terán, el psicólogo del Programa de Atención a las Personas en Situación de Calle, dependiente de la Alcaldía, afirma que para comenzar el proceso de rehabilitación de un consumidor se debe partir de la decisión de éste.

"La persona tiene que estar de acuerdo y tiene que haber un componente de motivación, debe haber un proceso de confianza e incidir para que empiece el proceso de recuperación. Cuando se cumple con estos pasos, activamos la rehabilitación con comunidades terapéuticas”, contó, las cuales generalmente son ONG que cuentan con profesionales capacitados.

Uno de los pilares principales de un niño o adolescente es la familia que se debe basar en  confianza y otro factor es el proceso de aceptación de roles y de crisis que hay que superar. 

"Los padres deben ser capaces de depositar mucha confianza en sus hijos y atender sus dudas y miedos sin hacer uso de castigos y condiciones, despojándose de tabús y mostrándose predispuestos a brindar ayuda a sus hijos e hijas”, precisó Pacheco.

La profesional resaltó que en el momento de la rehabilitación, la familia deberá mostrarse abierta a la posibilidad de generar cambios no en los otros miembros, sino en sí mismos.

 Para que un niño o adolescente se sume al consumo de drogas, uno de los factores principales es la falta de atención en la familia. "Si hay un muchacho que no tiene la figura materna, tiene problemas en casa, en el colegio y a partir de su vulnerabilidad empieza a relacionarse   con personas con los mismos factores de ausencia”, manifestó.

Otro aspecto importante es el colegio, que según la Policía se ha convertido en un medio donde los niños y adolescente están más expuestos. "El rol del colegio debe girar entorno a una apertura a brindar ayuda. Es lamentable escuchar muchos casos en los que, en lugar de brindar apoyo y ayuda al  involucrado, el colegio opta por juzgar y sentenciar no sólo al menor sino a la familia entera”, lamentó Pacheco.

Tanto Terán como Pacheco coincidieron en que al margen de la ayuda de la familia, la de los vecinos o grupos cercanos es importante para que el menor no se sienta discriminado. Finalmente, la atención de terapeuta es importante para el afectado.
 
Dependencia
  • Probabilidad Según estudios de Stahl’s Essential Psychopharmacology la probabilidad de dependencia luego de probar una sustancia por lo menos una vez se establece en los siguientes datos: tabaco en un 32%, heroína la dependencia llega a 23%, la cocaína un 17%, el alcohol un 15%, estimulantes un 11%, ansiolíticos un 9%, para el cannabis la probabilidad de consumo es de 9% y analgésicos es de 8%.
  •  Síntoma La psicóloga Alejandra Pacheco señaló que la drogodependencia también hay que verla como un síntoma y que no es el problema en sí.
"Yo robaba y cogoteaba, desfiguré caras, luego sacaba para mí vicio”

Testimonio
Pedro,  consumidor de pasta base de cocaína.


 
Pedro lleva una gorra y ropa deportiva. Aún encerrado en la cárcel de San Pedro, en la ciudad de La Paz, es constante en el consumo de pasta base de cocaína. La sustancia la consigue fácil en este lugar y mucho más barata que en las calles, donde destruyó muchas vidas para comprarse la droga. 

 Empezó a los 15 años, cuando uno de sus amigos le invitó el polvo blanco. En casa no les gustaba lo que hacía, así que huyó de ahí y dejó el colegio para comenzar a delinquir. 

"Yo me dedicaba a robar, a cogotear (ahorcar a alguien), y luego sacaba para mi vicio. Apuñalé a personas, les desfiguré las caras, hice ese daño”, cuenta Pedro en un patio de la cárcel lleno de niños con juguetes, otros reos y un tanque de agua donde castigan a quien infringe las normas de convivencia.

Afuera, al mismo tiempo en que se convertía en un peligroso delincuente, aguantó la discriminación de la sociedad no por sus crímenes, que pocos conocían, sino porque consumía drogas. 

  "Soy consumidor de pasta base, es lo único que le meto, la peor droga que existe porque te destruye. Pierdes a tu familia, pierdes tu dignidad, te discriminan no sólo afuera, sino incluso aquí adentro, los mismos reos te botan de las secciones, te humillan porque consumes. Si pasa algo,  se pierde algo, directo señalan al que consume esto”, explica con la mirada fija en el suelo. 

Ahora tiene 35 años y en toda su vida entró cinco veces a la cárcel, en todas las ocasiones por robo agravado, por agredir a ciudadanos con un arma corto punzante para quitarles sus pertenencias. Nunca fue encarcelado por algún delito relacionado directamente con las drogas.

Suele pasar que cuando tiene unos pesos en el bolsillo lo primero que hace es visitar a su distribuidor, para comprar un sobre a un precio 10 veces menor que fuera de los muros de San Pedro.
 
 Llegarán a 12.500 estudiantes en prevención
 
Página Siete / La Paz

El Gobierno Autónomo Municipal de La Paz abrió un programa de prevención en el consumo de alcohol y drogas el cual prevé llegar este año a 12.500 estudiantes de tercero de secundaria con el fin de fortalecer valores  que se pierden y se convierten en  factores de riesgo.  

"En el marco de nuestras competencias estamos interviniendo en 100 unidades educativas, estamos trabajando con un fuerte movimiento para llegar a 12.500 estudiantes”, informó el secretario de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía.

Esta es la primera etapa del programa de prevención el cual espera contar con resultados en tres años. Según Ramallo, el próximo año se llegará a 25.000 adolescentes y en 2018 al doble.

La importancia de este programa es que se llegará no sólo a estudiantes, sino a profesores, directores de colegios y padres de familia. "El objetivo es el  fortalecimiento de valores y en factores protectores además de reducir los factores de riesgo”, precisó.

Explicó que uno de los factores de riesgo es la falta de comunicación y relación afectiva entre los niños y sus padres, profesores o directores. "Esta ausencia se convierte en un factor de riesgo”, manifestó la autoridad edil. 

La edad vulnerable en que las personas conocen el alcohol o las drogas es 12 o 13 años, según el Observatorio de Seguridad Ciudadana, es decir cuando se despierta a la adolescencia.

 Las unidades educativas donde llegarán los profesionales están dentro del mapa de las zonas rojas, dijo Ramallo, pero también hay otras que están fuera de ese sector a las que también se aplicará el programa. Finalmente, se preparan acciones para los que venden las sustancias.


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

64
1

Comentarios