The New York Times elogia la política antidroga de Bolivia

El prestigioso rotativo asegura que la lucha boliviana contra la droga es “más prometedora”    que la de Estados Unidos mediante la erradicación forzosa.
jueves, 15 de septiembre de 2016 · 00:00
Página Siete / La Paz

 El periódico norteamericano The New York Times elogió  en un editorial la lucha antidroga de Bolivia y aseguró que esta acción es  "más prometedora” que la que implementa el Gobierno de Estados Unidos con el modelo de erradicación forzosa.

"Hasta ahora, la experiencia de ese país (Bolivia) con su estrategia de drogas se muestra más prometedora que el modelo forzado a la erradicación de Washington”, señala uno de los primeros párrafos del editorial.

Esta consideración sale a la luz días después de que el Gobierno de Estados Unidos descalificara otra vez la lucha antidroga de Bolivia mediante un informe del Departamento de Estado, el cual señala que en el país hubo "esfuerzos insuficientes para desmantelar las organizaciones de narcotráfico y controles inadecuados para prevenir el desvío de coca a la producción ilícita de cocaína”.

The New York Times resalta que en la última década el Gobierno de Bolivia ha tratado de frenar gradualmente el cultivo de la coca mediante el establecimiento de un mercado "estrictamente regulado” para su consumo como estimulante no narcótico.  

"El Gobierno erradica los cultivos no autorizados después de negociar con los cultivadores y en la búsqueda de alternativas”, destaca el editorial a tiempo de recordar que estas acciones son apoyadas y financiadas por la Unión Europea.

El presidente Evo Morales dijo ayer que el editorial del periódico norteamericano le sorprendió.
 
"Me ha sorprendido lo de este periódico, queremos dignificar y ustedes (medios de comunicación) deberían ser los primeros en valorar esto”, afirmó ayer el mandatario en una conferencia en el Palacio de Gobierno.

Morales reiteró que Estados Unidos no puede evaluar el modelo boliviano antidroga cuando el suyo ha fracasado. "No sólo hablemos de nuestro continente”, aseguró.

En la misma línea, el Presidente criticó que en el marco de la responsabilidad compartida contra el narcotráfico  "Estados Unidos no aporta ni un dólar”, por lo que considera que la estrategia del país del norte es rechazar cualquier lucha antidroga sólo de los países antiimperialistas.

Según el periódico estadounidense, las  tácticas adoptadas por el Gobierno de Bolivia "han sido aclamadas por los estudiosos y algunos funcionarios occidentales”, ya que se impone como prioridad  los derechos y necesidades de los agricultores en las zonas pobres.

Asimismo, realza la distribución de catos en Bolivia. "A los cultivadores de coca que se han inscrito voluntariamente con el Gobierno se les da el título de pequeñas parcelas de tierra y están autorizados para hacer crecer una cantidad limitada. Morales, un exlíder sindical cocalero, ha jugado un papel práctico en la negociación de los términos de este acuerdo con los sindicatos y otros líderes locales”.

La acción boliviana, según The New York Times, va en  contraste con la estrategia de  Estados Unidos, cuyo gobierno ha financiado  en la región una combinación de fumigación aérea de herbicidas, la erradicación manual y el procesamiento de los capos de la droga en los Estados Unidos. 

"La insuficiencia de este enfoque (norteamericano) es más evidente en Colombia, que ha sido el aliado más cercano de Washington en América Latina en la lucha contra las drogas”, manifiesta el editorial que levantó polémica en las últimas horas.

 

 

Informe de EEUU
  •  Documento El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, envió al Congreso de su país una notificación sobre los países productores o de tránsito de drogas que supuestamente no cumplieron con sus compromisos adquiridos sobre este tema y volvió a identificar a Bolivia como uno de ellos.
  •  Aplazo Según el informe los países como Bolivia "han fallado manifiestamente en el cumplimiento de sus compromisos internacionales”. El país es calificado como uno de los grandes productores o de tránsito de drogas. El documento estadounidense generó una ola de críticas del Gobierno.

 

31
14