El 65% de las armas registradas en el país es de defensa personal

La Policía registró más de lo que había proyectado. Al inicio se calculó que había 7.300 armas de fuego de uso civil, pero se inscribieron en total 10.982.
viernes, 09 de septiembre de 2016 · 00:00
Sergio Mendoza  / La Paz

El domingo pasado concluyó la amnistía para el registro de armas de fuego de uso civil. La Policía reunió los datos y estableció que de las 10.982 armas inscritas en su sistema aproximadamente 7.138 (65%) son para defensa personal.

Además, se sabe que las restantes 3.844 (35%) tienen propósitos deportivos y de caza. 
"Para defensa personal más o menos tenemos un 65% de armas registradas, para deporte tenemos un 25% y otro tanto para caza. Más o menos esa es la relación porcentual que hay”, informó ayer el director del Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (IITCUP), coronel Rubén Gemio.

 La autoridad explicó que el registro comenzó el 1 de septiembre de 2015 en cumplimiento a la Ley 400. Entonces se calculó llegar a 7.300 armas de fuego de uso civil. Pero después de una ampliación que estableció el 4 de septiembre de este año como fecha límite se registraron 10.982 armas, mucho más de lo que se había proyectado.

Para tal fin en los últimos días se incidió en la información a la población. Se desplazaron unidades móviles a poblaciones escogidas por su posición estratégica para que la gente del área rural llegara hasta ahí.

 En esos puntos los policías tenían acceso a información del Órgano Judicial para conocer si los ciudadanos que se presentaban tenían antecedentes penales y también contaban con la base de datos de los antecedentes policiales (FELCC, FELCN, Tránsito, FELCV). De esta manera se agilizaban los trámites y el interesado no tenía que viajar hasta la ciudad para conseguir esos requisitos.

"Nos desplazamos a 15 poblaciones”, señaló Gemio. Las unidades móviles registraron 937 armas, la mayoría en Yacuiba (Tarija), Santa Ana (Beni) y Ribertalta (Beni).

En general el departamento de Santa Cruz está a la cabeza, allí fueron inscritas el 44,9% de todas las armas civiles de todo el país. Cochabamba tiene el 16, 7%  y La Paz el 12,2% (ver infografía). 

Las mismas se clasificaron en: pistola, revólver, pistolón, carabina, rifle-fusil, escopeta y arma combinada. 

 Aunque aún no se descartó del todo que haya una nueva ampliación, Gemio recordó que la Ley 400 señala que la portación y/o tenencia ilegal de armamento es un delito que se paga con cárcel.

Por otra parte recomendó prudencia a quienes ya cuentan con la autorización de tenencia y portación. "Hay limitaciones, no exhibirlas en lugares públicos, no estar en estado de ebriedad.
 
Es más que todo la aplicación del sentido común, las armas de fuego no son cualquier instrumento”, recalcó.
 
Se necesita autorización para comprar armas de fuego
 
Ahora que venció el plazo de la amnistía para el registro de armas de fuego de uso civil quienes quieran adquirir una deben cumplir una serie de requisitos para obtener la autorización de la Policía.

 "Ya antes de comprar un arma deben tener la autorización respectiva, pasar unos cursos acá en la Policía, tener una valoración médica, psicológica, como establece la norma”, explicó ayer el director del IITCUP, Rubén Gemio. 

El reglamento de la Ley 400 señala que para conseguir la autorización de compra primero se debe presentar la licencia de tenencia, portación y uso de arma de fuego. 

A la vez, para obtener la  licencia, primero  se debe cumplir una serie de pasos: solicitar la licencia, presentar cédula de identidad, certificado de domicilio, certificado de antecedentes penales,  boleta de capacitación y evaluación, etcétera.

 Gemio informó que se trabaja en un plan de desarme voluntario anónimo que en su momento, cuando inicie, se comunicará a la población. La gente podrá entregar a la Policía aquellas armas que no hayan sido registradas en el plazo de la amnistía. 

Una vez concluido el desarme voluntario  se procederá a un desarme activo, cuyo procedimiento aún está por definirse. 

 La Ley estableció sanciones penales para quienes incumplan estas disposiciones. Por ejemplo, quien tenga o porte un arma sin tener la respectiva licencia puede ser sentenciado hasta por cinco años de cárcel.

 Quien  ostente su arma de fuego en público sin necesidad alguna puede recibir una condena de hasta dos años.

 Y el que adquiera o entregue una arma  sin la respectiva autorización puede ser acusado por tráfico ilícito y pasar hasta 15 años en la prisión.

3
3

Comentarios