Envían expertos tras el rastro del dinero robado a Brinks

No se descarta que parte del botín del atraco se haya quemado de forma accidental en un enfrentamiento o que se haya enterrado para facilitar la huida.
martes, 11 de abril de 2017 · 02:00
Página Siete  / La Paz

El Gobierno boliviano desplegó un equipo de especialistas para hallar rastros del dinero que fue robado en el atraco a un vehículo de  Brinks el 30 de marzo. Así se pretende corroborar si la versión que dio el supuesto cabecilla de los asaltantes, de que parte del botín fue quemado, es real o  sólo una mentira.

"Por eso se mandó a los laboratoristas para ver entre los escombros, colectar (indicios) y ver si realmente hay rastros, porque Tardelli dice que el dinero en bolivianos se quemó y los dólares se repartieron entre los integrantes. Refiere que se quemó accidentalmente porque abrieron unas garrafas para provocar una explosión mientras huían”, manifestó ayer el ministro de Gobierno, Carlos Romero, en contacto con radio Compañera.

El envío de estos expertos es una muestra de que no se descarta ninguna posibilidad para hallar los 723 mil dólares, pues el mismo ministro expresó su reticencia a creer la versión de  Mariano Tardelli, el brasileño acusado de liderar el atraco en la carretera  Roboré-Puerto Suárez.

"No es muy creíble ese cuento de que el dinero se quemó cuando se produjo el enfrentamiento con la Policía. Yo supongo que debe estar por ahí, porque esta gente se ha movido entre haciendas gigantescas”, añadió Romero.

 Por otro lado, el viceministro de Seguridad Ciudadana, Carlos Aparicio, sostuvo ayer que no está fuera de lugar pensar que efectivamente se haya destruido o abandonado parte del botín en el primer enfrentamiento entre la banda de atracadores y la Policía  en la hacienda  Laura, ya que trasladarlo completo en la fuga demandaría un mayor esfuerzo.

"No está muy lejos la afirmación de Tardelli de repartirse dólares y deshacerse de los bolivianos, quemándolos o enterrándolos. Él dice que lo quemaron, que cuando llegó la Policía, sabiendo que podían morir, tomaron 10.000, 20.000, lo que pudieron cada uno en dólares y quemaron los bolivianos, pero pudieron enterrarlos”, declaró Aparicio y enfatizó que de cualquier forma ya se tiene al líder, quien además de lo robado puede dar luces de dónde escondieron las armas de fuego.

Niega ser el cabecilla

Uno de los abogados del brasileño detenido, Joaquín Barba, explicó que en la audiencia cautelar del domingo pasado su cliente declaró que unos amigos brasileños llegaron a su hacienda y él los recibió, pero no sabía nada del asalto cometido hasta que llegó la Policía. 

Entonces  él presenció cómo quemaban el dinero. "Para no dejar rastros, que no haya evidencia (...). Él dice que no tuvo nada que ver  pero escapó y se mantuvo escondido pensando que la Policía lo mataría al ligarlo con el atraco”.

Romero dijo que esa es seguramente la versión que sus abogados le aconsejaron mantener; pero reveló que después de su captura el  sábado en la comunidad El Naranjal, él mismo conversó con el brasileño y éste no sólo le confesó su participación en el atraco, sino que también le reveló su decepción porque esperaba encontrar una mayor cantidad de dinero.

 "Inclusive él llegó a decir, con las disculpas de la opinión pública: ‘operativo de mierda, porque no había la cantidad de dinero que nos habían dicho’. Pensaban que los 2,6 millones de bolivianos eran 2,6 millones de dólares. Él se quejaba y protestaba por eso”, declaró el ministro.

Las investigaciones continúan. Hay la posibilidad de que la información sobre la ruta  del camión de Brinks y el monto transportado haya salido de la misma empresa. El fiscal departamental de Santa Cruz, Freddy Larrea, informó que se citó a los trabajadores de la transportadora para recabar más datos.
 
La Policía aún busca a 10 autores del atraco en el oriente 

Los  policías aún buscan a 10 prófugos implicados en el atraco a Brinks, en el que se robó unos 723 mil dólares. Otros ocho cómplices y el presunto cabecilla  están detenidos. 

Después del 30 de marzo, los primeros en ser enviados a prisión por la justicia fueron Lorenzo Antonio Surubí, Juan Andrés Vargas y Adalid Surubí, quienes habrían colaborado con vehículos y otros recursos a los asaltantes.

  El pasado domingo otras cinco personas fueron enviadas a la cárcel, entre éstas el supuesto cabecilla de la organización criminal, Mariano Tardelli; Luis Miguel Monteiro Duarte, Nataly Cuéllar Franco (novia de Tardelli), el peruano Pablo Rolando Guzmán de la Cruz (quien habría hecho el seguimiento al carro de Brinks) y la Yovana Franco Méndez, tía de Nataly.

El viceministro Carlos Aparicio señaló que aún se busca a Rómer Méndez (un dirigente de la zona), Dilio Méndez (hijo del anterior), Julio César Hurtado (alias Gordiño), un tal Mauricio, que colaboró con transporte en motocicleta, y los brasileños con los nombres de Magriño, Yugador, Coriña, Bahia, Madruga y Menono.

El director de la FELCC en Santa Cruz, Gonzalo Medina, indicó que su personal continúa realizando incursiones en los bosques cruceños pero aún sin resultados. "Los delincuentes siguen huyendo y lo que nos dificulta es el clima, que es un factor adverso, además de la espesura del monte”.

Relacionan 3 haciendas del brasileño  con el narcotráfico

 

El brasileño Mariano Tardelli es el propietario de al menos tres haciendas en el sudeste boliviano, todas ligadas al narcotráfico, según datos recopilados por la Policía.

 "Este individuo encabezaba una organización criminal con el objetivo del narcotráfico a partir de la administración de varias haciendas. Tenemos certeza de tres, con los nombres  Laura, Arco Iris y Alborada, esta última en copropiedad con otro brasileño expolicía federal, que las utilizaba en la elaboración y acopio de drogas”, informó ayer el viceministro de Seguridad Ciudadana, Carlos Aparicio. 

 La autoridad explicó que Tardelli había conformado una banda desde hace al menos dos años para hacer dinero principalmente del narcotráfico, pero también incursionó en negocios como el tráfico de piedras preciosas y tierras.

 Incluso tenía relación con el Primer Comando de la Capital (PCC), una organización criminal brasileña, a través de Luis Miguel Monteiro Duarte (otro brasileño detenido por el atraco a Brinks). 

Por mucho tiempo gozó de una buena situación económica, con la que se ganó el cariño de dirigentes y pobladores de la zona; pero dos golpes de la Policía brasileña a sus despachos de droga mermaron sus recursos, por lo que decidió realizar el asalto con el que recuperaría su capital. 

Siempre según Aparicio, Tardelli contactó a brasileños experimentados, que habían actuado en al menos 57 atracos en su país de origen, y con dos meses de anticipación planificaron el golpe que se realizó el 30 de marzo.

El viceministro descartó que en Bolivia se haya instalado el PCC, pero reconoció que llegaron varios de sus integrantes, como Monteiro y otros dos que desde hace tiempo se encuentran en la cárcel por robo a dos joyerías.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

115
62