Implican a policías en la estafa para entrar a la Anapol

En la denuncia que las víctimas enviaron a la Fiscalía se menciona a seis oficiales como supuestos cómplices de los engaños de Kuscaya V. R., la falsa policía.
sábado, 29 de abril de 2017 · 03:00
Sergio Mendoza  / La Paz

Seis policías y un militar fueron implicados en la red de contactos que tenía Kuscaya V.R., una falsa policía investigada por prometer ingresos a la Academia Nacional de Policía (Anapol) a cambio de elevados montos de dinero. La Fiscalía no descartó citar a los implicados para que declaren.

Kuscaya V.R., de 42 años, fue imputada por estafa a víctimas múltiples. Se la acusa de pedirles montos que en total alcanzan los 73.228 dólares a cambio de garantizarles ingresos a la academia, lo que nunca ocurrió. 

Los querellantes señalan que ella se presentaba a veces con uniforme policial, otras veces como abogada, y siempre aseguraba que tenía contactos con altos jefes de la institución del orden.

 Entre éstos se mencionó al general Gary Omonte, miembro del Estado Mayor de la Policía. Sin embargo ayer el abogado del jefe policial sostuvo que su cliente "está limpio”, pues ni siquiera conocía a la presunta estafadora. Por esto se constituyó en víctima dentro el proceso para defenderse de "las calumnias” en su contra.  Pero hay más uniformados nombrados en este caso. 
 
Una de las víctimas que prefiere el anonimato contó que conoció a Kuscaya V.R. en 2012, de a poco se ganó su confianza y al siguiente año le dijo que podía ayudar a que su hijo ingrese a la Anapol.

 Terminó entregándole 17.228 dólares a cambio de nada. La primera cuota fue 5.000 dólares, los montos aumentaban cada vez,  una cuota para el capitán instructor G. S. V, que si se pagaba más "tu hijo recibirá trato preferencial”.

Cuando la víctima se cansó de esperar  y comenzó a reclamar  se topó con el capitán P.V.C., supuesta pareja de la falsa policía, quien le advirtió que si seguía molestando un balazo pondría fin al asunto, se lee en la denuncia presentada ante la Fiscalía.  

En el documento también se indica que en dos ocasiones que se hizo la denuncia otro capitán, G. C., se encargó de anular cualquier inicio de investigación.

El hijo de la sindicada, el subteniente G. E. V., recién egresado de la Anapol, también fue implicado en el caso. Las víctimas lo señalan como el cómplice de la estafa, pues ayudaba en captar y convencer a los futuros estafados.

Además se mencionó a un subteniente de la FELCC que el pasado miércoles, cuando se aprehendió a la falsa policía, se mostró reacio a tomar las declaraciones. Después se supo que el oficial fue compañero de curso del hijo de la sindicada, señalan los denunciantes.

Un hombre que también fue estafado manifestó que perdió 26.000 dólares para que su hijo ingrese a la Anapol y otros 4.000 para que su hija entre al Colegio Militar del Ejército (COLMIL).
 
En su declaración  dijo que la mujer acusada de estafa le convenció  que tenía una estrecha relación con el coronel G. E. V., quien podría garantizar  el ingreso que tampoco se dio.

Por otro lado, en la requisa realizada al domicilio de la imputada el pasado jueves se colectó uniformes policiales y documentos de postulantes a la Anapol. El abogado de las víctimas, Boris Espinoza, insistió en que esto debe investigarse para saber a cuántas personas Kuscaya V.R. estafó o realmente ayudó a ingresar a la academia.

   Estafas y actos de corrupción para ingresar a la Anapol son frecuentes. En 2012 se revisó los expedientes de cadetes de hasta cuarto año ya que una abogada los hacía ingresar de forma irregular a cambio de 7.000 dólares. En febrero de este años cayó una banda de estafadores que se dedicaban a lo mismo. 

 Un juez envía a prisión a la presunta estafadora

 

La mañana de ayer el juez Séptimo de Instrucción en lo Penal, Iván Córdoba, envió a Kuscaya V.
 R. a la cárcel para mujeres de Obrajes con detención preventiva debido a que se evidenció que existen riesgos de fuga y obstaculización de la investigación.

  En la audiencia de medidas cautelares la Fiscalía expuso que la imputada señaló varios domicilios a sus víctimas y de esta forma se le hacía fácil desaparecer una vez que las estafaba.
 
Gonzalo Aranda, abogado de la procesada, señaló que su cliente no estafó ni garantizó el ingreso a la Anapol a nadie. "Lo que ella hacía es lo que hacen varias empresas: ayudar y preparar a los postulantes, decirles en qué consistirían los exámenes y qué necesitaban para ser aceptados, no les prometía que entrarían”.

Aunque no precisó los montos que ella cobraba por esos trabajos, ni cuántos clientes tuvo en estos últimos años, pero resaltó que hablar de 17.000 o 30.000 dólares es exagerado, "con eso tranquilamente pagas una carrera universitaria”. 

Aranda aseguró que no existe una red de estafa con policías implicados. "No hay tal, mi cliente dijo que ni siquiera conoce al general Omonte. Quieren inflar este caso. Suponemos que los documentos de los postulantes a la Anapol que se hallaron en su domicilio fueron plantados por los querellantes”. 


 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

117
174