Comunidad Cannábica marcha para despenalizar la marihuana

Colectivos virtuales se articulan a través de la red y crean una comunidad nacional que plantea la regularización de la planta para su uso medicinal.
domingo, 30 de abril de 2017 · 00:00
Liliana Carrillo V.  / La Paz

 "Buscamos crear  conciencia sobre los beneficios de la Cannabis sativa no sólo en el ámbito medicinal, sino también en el  industrial y ecológico. No promovemos el consumo  y  menos el tráfico o microtráfico”, así se presentan. Son cientos de voluntarios  y  el  sábado  se movilizarán por la despenalización de la marihuana en Bolivia. Se  denominan Comunidad Cannábica.

 La comunidad tiene brazos en las capitales del país. En La Paz, el colectivo  Cultiva Libertad organiza   un programa de dos días -el 5 y 6 mayo-, que incluye una  feria, un festival  y la marcha "Por las hijas prohibidas  de la Madre Tierra”. Esas que se llaman cannabis, amapola, ayahuasca, coca.
 
El veto a estas plantas se mantiene en el  proyecto de la ley 117, de lucha contra el tráfico ilícito de sustancias controladas, aún en debate. Actualmente, la  1008  en su artículo 34 prohíbe la producción o conservación de materia prima vegetal que contenga sustancias controladas. (Se entiende por producción la siembra, plantación, cultivo, cosecha y/o recolección de semilla).
 
 "Hay mucho tabú  y nuestro pedido más grande como colectivo  es que se quite a las plantas  de la lista de sustancias controladas”, dice   Cielito Saravia, representante de  Cultiva Libertad. Autoconvocados,  jóvenes son los que articulan el grupo, pero también se suman profesionales de distintas áreas  y personas      que buscan  una alternativa -acaso una esperanza- ante el cáncer, el glaucoma, el  Alzheimer y otros males.
 
De allí la declaración de principios del colectivo paceño: "Exigimos no sólo a las autoridades, sino también  a la sociedad, finalizar la guerra contra las plantas para mejorar la calidad de vida de la gente con salud e información pertinente. Es decir,  una política de drogas descolonizada, recuperando la soberanía de todo ser humano a acceder y cultivar sus alimentos/medicinas”.

Un "tsunami de legalización”
  
"No hay una ola, sino un tsunami  de legalización de la cannabis en el mundo porque están comprobadas sus cualidades medicinales”, dice el médico psiquiatra Jorge Hurtado. Fue uno de los pioneros en los años 80 en pedir la legalización de la coca. "Las prohibiciones crean morbo y ese es el origen de todos los males. Debería legalizarse, no sólo la cannabis, sino todas las plantas que han sido prohibidas”, sentencia. 
 
Especialista en el tratamiento por  drogas, docente y médico del Hospital Psiquiátrico, Hurtado asegura que a diferencia del alcohol, la cannabis no crea adicción física, sino psicológica. "Hay tres plantas -expone- que han cambiado el rumbo de la humanidad y se han convertido en un negocio: la coca, la cannabis y la amapola, que controlan el dolor, por eso son prohibidas”.
 
"La guerra de las drogas, que no es contra las drogas, mueve millones en el mundo. Por eso se quiere monopolizar el consumo, es un negocio de las transnacionales, de EEUU”, dice.
 
"La droga más peligrosa, el alcohol, es legal. Ocho de cada 10   pacientes del psiquiátrico están internos por alcoholismo y el alcohol es legal”,  asegura el galeno. Y argumenta: "El 20% de la población mundial tiene  tendencia a las adicciones, pero eso no se controla con una prohibición” , recalca el fundador de Coca Wasi, centro temático de la coca, pionero en la industrialización de la hoja.

Los beneficios
 
Desde la ciudad de Cochabamba se articula la Comunidad Cannábica-Bolivia. Periódicamente el colectivo realiza ferias y  taller informativos.  "El internet nos ha facilitado demasiado la vida, ya que ahora podemos incluso compartir artículos, videos y audios a través de nuestra página de Facebook”, explica el asesor legal de la comunidad, el abogado Álex Cabello.
 
El sábado, en el marco de la Global Marihuana March, en la  Llajta, también habrá una marcha en defensa de la despenalización de la planta. "Nosotros nos organizamos en Cochabamba con las personas enfermas con cáncer y con Parkinson, que nos apoyarán en la marcha, porque esas personas necesitan el aceite, la pomada; prácticamente necesitan la Cannabis sativa para poder tratar su enfermedad, para poder vivir dignamente mientra soportan la enfermedad que conllevan”, explica el experto convencido.
 
Recalca los beneficios medicinales de la marihuana, que -asegura- se remontan a antiguas civilizaciones. "Entre los más de 96 componentes de la cannabis destacan el THC (Tetrahidrocannabinol) y el CBD (Cannabidiol). Gracias a ellos se sabe hasta la fecha que  la acción de la Cannabis sativa es terapéutica para varias enfermedades, entre las que se encuentran: Alzheimer, cáncer, Parkinson, síndrome de Dravet, de Twest, epilepsia severa, leucemia y VIH. Cuando las personas escuchan sobre los beneficios medicinales de la marihuana se alarman porque se hacen la idea que la marihuana sólo funciona a través del mecanismo de combustión o fumándola, lo cual es totalmente incorrecto. Existen métodos específicos para su uso, principalmente mediante la elaboración de aceite de cannabis que se aplica vía oral”. 
 
Su opinión coincide con la del doctor Hurtado, quien asegura "que la cannabis es efectiva para paliar el cáncer y es además una tratamiento holístico y natural para otros males”. Pero no todos los científicos están de acuerdo.
 
"El cannabis y los canabinoides pueden tener beneficios en el tratamiento de los síntomas del cáncer o los efectos secundarios de las terapias contra el cáncer. Hay un creciente interés en el tratamiento con cannabis y canabinoides para pacientes con síntomas, como náuseas, aunque los estudios aún no son concluyentes”, informa el National Cancer Institute de EEUU, donde el uso terapéutico de la planta es legal para fines médicos.

Las hijas prohibidas
 
"Lo que hemos podido ver es que hay un tabú respecto a la cannabis y otras plantas que están incluidas en la lista de materias primas prohibidas”, asegura Cielito, del colectivo paceño Cultiva Libertad, que en días pasados realizó un conversatorio de expertos sobre el tema.
 
"Queremos que se promueva un uso más científico de la cannabis, la amapola, la coca, la ayawasca para que éstas sean despenalizadas, legalizadas e industrializadas. Deberíamos liderar ese emprendimiento precisamente por el discurso que tenemos como país, por los derechos de la Madre Tierra”, añade.

La carta de principios de la comunidad Cultiva Libertad es contundente:  "Por eso,  creemos que todas las plantas (drogas naturales) necesitan ser completamente excluidas de las listas de sustancias controladas y ley alguna, ya que las plantas están al margen de cualquier arbitrariedad legal o política humana. Para iniciar un proceso de reglamentación de las drogas semisintéticas y sintéticas en base a un diagnóstico serio, evidencia científica y diálogo intercultural. Además, evidenciar la normalización y tolerancia de agentes nocivos para la salud ligados a la producción industrial, como venenos, agrotóxicos, entre otros. Así, impedir de raíz su entrega a la corrupción del narcotráfico, sindicatos y grandes farmacéuticas y permitir celeridad en la lucha contra el narcotráfico. Esto nos permitirá construir políticas públicas coherentes a nuestra realidad que fortalezcan la beneficiosa interrelación del ser humano con la naturaleza. 

En la población en general las relaciones con las drogas fueron llevadas al campo de lo prohibido y estigmatizado cuando existen dos tipos no delincuenciales de relación con las plantas naturales prohibidas. Una, el consumo problemático o adicción que debe ser tratada como enfermedad por las instituciones de salud, no por el Ministerio de Gobierno. Y, el uso terapéutico por enfermos y ciudadanos. Argüir que sólo los enfermos pueden usar plantas medicinales estigmatizadas y prohibir al resto sin enfermedades es absurdo, cuando muchas personas usan estas plantas, justamente, para prevenir enfermedades”.
 
Este viernes habrá una feria seguida de un festival en la plaza del Bicentenario. El sábado será la marcha que concluirá con un   encuentro con espacios de debate y de información "libres de humo”. "Es hora de que analicemos estos temas”, dice. 

PUNTO DE VISTA

Álex cabello
Asesor legal Comunidad 
 
"La ley   117 mantiene la tendencia represora”

 

Nos atrevemos a decir que respecto a la cannabis, proyecto del   ley 117, es igual o más represor que la Ley 1008 bajo los siguientes fundamentos: Bolivia se declaró un Estado libre de intromisión extranjera y el presidente Morales se dedicó bastante tiempo a declarar su molestia con las políticas de Estados Unidos, pero la Ley 1008 fue elaborada en Estados Unidos, su esencia de política de represión se creó en EEUU y Bolivia la mantiene hasta ahora y, por lo que parece, la seguirá manteniendo en los próximos 20 años. 
 
Cuando la ley antidrogas fue elaborada, el espíritu fue principalmente la represión social y no así el avance científico. Para cuando se elaboró la Ley 1008  se mantenía la absurda idea de que la marihuana era una sustancia maligna y que no tenía ningún beneficio médico y eso lo decía incluso la OMS, a pesar de las investigaciones que existían. El nuevo proyecto de ley  mantiene esa esencia y nosotros lo comprobamos en el taller que participamos, porque los expositores no tenían idea de lo que científicamente era la marihuana. No conocían los componentes del sistema endocannabinoide, de la anandamida ni los efectos médicos que produce la cannabis.
 
Entonces, nos damos cuenta  que no buscaron ayuda técnica en medicina ni en derecho para la elaboración  de este nuevo proyecto de ley porque aún no entienden que el tema de la lucha contra las drogas no es un tema de seguridad ciudadana, sino un tema de salud pública.
 
La Ley 1008 tiene un enorme vacío legal respecto a la Cannabis sativa, primero: si bien hace mención a un consumidor de cannabis, la ley no establece la cantidad mínima que caracteriza a un consumidor y deja abierta esta determinación a una "pericia”, que generalmente tarda 15 días y hasta ese momento ya se define la situación legal del encausado que generalmente es enviado con detención preventiva sólo por consumir. El nuevo proyecto de ley, pasa por el mismo vacío legal. Primero porque declara a los consumidores como "personas altamente peligrosas” y si bien existe un artículo que indica que se puede poseer algunas sustancias de la Lista I para investigaciones o tratamientos, esta ley no establece los sistemas de regulación. Y sólo otorga ese derecho a personas jurídicas y no así a personas naturales. ¿Qué instituciones pueden investigar sobre Cannabis sativa, cuando hasta los médicos están prohibidos de mencionarlos?
 
¿Qué es lo que proponemos? Que se trabaje en un nuevo proyecto de ley que reconozca los beneficios médicos de Cannabis sativa y que contemple la regulación del uso, producción y/o importación de los productos de Cannabis sativa.

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

82
4