En La Paz, el robo es el delito más común y el que menos se denuncia

El 91% de los encuestados señala que en los últimos meses sufrió algún delito contra la propiedad, pero la mayoría no lo reportó porque desconfía de la Policía.
sábado, 27 de mayo de 2017 · 02:00
Sergio Mendoza  / La Paz

El 91% de las personas que en la ciudad de La Paz sufrió algún delito fue víctima de robo. Los ilícitos contra la propiedad son los más frecuentes en esta urbe, según un estudio realizado por la Alcaldía paceña; pero a la vez son quizás los que menos se denuncian a la Policía Boliviana.

 "Del total de los encuestados el 25% menciona que él o algún miembro de su familia ha sufrido algún delito (en los 12 meses anteriores a la encuesta). De ese monto el 91% ha sido afectado por algún delito contra la propiedad. Lo que más ocurre son los robos  y hurtos”, indicó ayer el secretario municipal de Seguridad Ciudadana, José Luis Ramallo.

 Entre agosto y septiembre de 2016 la Alcaldía de La Paz realizó el segundo Estudio de Victimización y Percepción de Inseguridad Ciudadana. Con el propósito de conocer cómo va la seguridad en la ciudad, a fin de definir nuevos planes de trabajo, se entrevistó a 3.942 personas.

 La primera vez que se hizo un estudio similar fue en 2015. Ya para entonces el 28% de los encuestados respondió que había sufrido algún delito en los últimos meses y de esa cifra el 90% de los casos correspondían también a delitos contra la propiedad.

En el último informe detrás del porcentaje de los robos están los delitos contra la integridad de las personas como son las lesiones con un 4%, los delitos  contra la vida (asesinato, homicidio) llegan al 2%, y los que son contra la libertad sexual  no alcanzan ni el 1%.

Pero esta información no coincide del todo con  los datos de la Policía. De 11.802 casos que esta institución atendió el año pasado 6.515 fueron hechos de tránsito, 3.451 violencia intrafamiliar y 869 delitos contra la propiedad.

Ramallo explicó que en el estudio municipal prácticamente no figuran los delitos de violencia intrafamiliar debido a que los encuestados, al ser consultados dentro de sus hogares, prefieren ocultar información que haga ver que su familia tiene problemas de violencia.

  El que los delitos contra la propiedad estén en primer lugar en el informe de la Alcaldía y muy por debajo en el de la Policía se explica porque la población no denuncia todos los robos, principalmente los menores.

Además el estudio señala que el 53% de los encuestados no denunció el delito que sufrió porque no confía en la Policía. Por otro lado, el 80% de los que sí denunciaron lo que les ocurrió no quedó conforme con la atención que recibió de parte de esta institución.
 
 Las  víctimas
  • Víctimas  El 52% de quienes sufren un delito son mujeres. La mayoría de los robos ocurrieron cuando retornaban a su domicilio o salían de algún acontecimiento social. 
  •   Agresores  El 34% de los encuestados señalaron que fueron víctimas de asaltos por grupos de tres o más personas. La edad promedio de los delincuentes está entre los 20 y 30 años de edad.

El consumo de alcohol es considerado la principal causa de inseguridad 

De acuerdo al estudio realizado por la Alcaldía de La Paz, el consumo de alcohol es uno de los principales factores que generan inseguridad ciudadana.

El 42% de los encuestados considera que este problema es el detonante para la comisión de los diferentes delitos. Le sigue un 16% que cree que la pobreza, desigualdad y exclusión social es la principal razón.

"De acuerdo a informes de la Policía también sabemos que el consumo excesivo de alcohol es una de las causas más frecuentes para que ocurran hechos delictivos de distinta naturaleza”, señaló el secretario municipal de Seguridad Ciudadana, José Luis Ramallo.

La ausencia de policías en las calles también resalta en la percepción de quienes fueron consultados. El 72% considera que no hay suficientes uniformados en la vía pública. 

En el factor que se refiere a la pobreza y exclusión social se identificó que hay 67 puntos en la ciudad paceña que son frecuentados por personas en situación de calle que -según refieren los vecinos- delinquen y agreden a la ciudadanía. Estos puntos tienen características comunes como escasa iluminación y deteriorada infraestructura.

Ramallo explicó que a partir de esta percepción de la ciudadanía se delinean dos estrategias principales. 

La primera busca reducir el consumo excesivo de alcohol al imponer sanciones a quienes beben en vía pública o lugares prohibidos. Para ello se aplicará el trabajo comunitario o una multa a los infractores conforme a lo que establece la Ley 259 que ya data de 2012.

En cuanto a la presencia de personas en situación de calle en distintos puntos de la ciudad primero se pretende recuperar estos espacios públicos mejorando la iluminación e infraestructura y logrando que los vecinos se apropien de estos sitios y los cuiden. También incrementar la presencia policial en inmediaciones de los puntos a través de patrullajes.

Sin embargo, Ramallo reconoció que el problema no termina ahí, es necesario buscar alternativas de reintegración para los grupos excluidos de la sociedad.

 

11
5