Evo: el cato de coca (del Chapare) ya es para peones

Para el Presidente, sus compañeros del trópico cochabambino ya no se dedican al cultivo de coca, sino de fruta.
martes, 11 de diciembre de 2018 · 17:10

Página Siete Digital / La Paz

El presidente Evo Morales afirmó hoy que sus compañeros del trópico cochabambino ya no se dedicarían al cultivo de coca sino a la producción de frutas. Ahora "el cato ya es para peones (ayudantes o jornaleros)”, dijo.

“A algunos compañeros (del Chapare) les ha ido muy bien, a veces con (la producción de) plátano, a veces con piña, a veces con pescado; con ese tambaquí. ¿Y ellos qué me dicen? Presidente el cato de coca ya es para peones, ya no es tanto para vivir el cato de coca; ahí están como en una reserva los (que plantan cocales)”, dijo Morales esta mañana  en la reunión técnico - operativo de lucha contra el narcotráfico en la que participaron autoridades de varios países de la región que se realizó en Santa Cruz.

Morales también dijo que ahora hay más plantaciones de la hoja en Los Yungas de La Paz. "Antes era más cultivo de coca en el trópico de Cochabamba que en La Paz, ahora en La Paz hay más cultivos de coca que en el trópico de Cochabamba. Una pequeña región de La Paz siempre ha sido considerado como zona tradicional, legal, del cultivo de coca”, afirmó.

No obstante, Morales defendió el consumo de la hoja de coca en su estado natural y afirmó que el mundo tiene que dejar de "satanizar" esta planta, base para fabricar cocaína.

"La hoja de coca en su estado natural no es dañina para la salud. No solamente digo eso como productor de la hoja de coca, bueno, ni tan productor ahora, pero fundamentalmente como consumidor de la hoja de coca en su estado natural", afirmó Morales, según EFE.

El gobernante sostuvo que en la década de 1960 se empezó a "satanizar" la hoja de coca y a sus productores, políticas que calificó de "totalmente equivocadas".

"Una cosa es la hoja de coca, otra cosa es la cocaína. No defendemos la cocaína y nunca vamos a defender la cocaína", aclaró.

La hoja de coca está consagrada en la Constitución por sus usos tradicionales, medicinales y culturales, pero una parte de la producción es desviada al narcotráfico para fabricar cocaína.

Bolivia tiene desde 2017 una ley que subió la superficie de cultivos legales de la planta de 12.000 a 22.000 hectáreas.

La superficie de cultivo en el país se incrementó un 6% entre 2016 y 2017, de 23.100 a 24.500 hectáreas, según un informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc).

11
504