Cae capo narco en Bolivia y la Policía lo entrega a Argentina

El capo comenzó a vender cocaína desde Bermejo y luego abasteció a varias bandas.
martes, 14 de agosto de 2018 · 00:04

Página Siete / La Paz

Antonio Castillo, alias Toño, volvió el fin de semana al lugar donde nació: Bolivia. Pero lejos de lograr su objetivo de escapar, la Policía antidroga lo detuvo apenas tocó territorio nacional para luego entregarlo a la Policía de Argentina, donde era buscado durante tres años como el mayor proveedor de cocaína del norte.

El ciudadano boliviano y nacionalizado argentino era uno de los más importantes proveedores de cocaína en la población de Bermejo y en las localidades de Aguas Blancas, Orán, Hipólito Yrigoyen y Pichanal, en Salta, Argentina, como en otras provincias desde hace cinco años.

Una investigación de la Policía argentina determinó que Castillo abastecía de droga a diferentes bandas desde hace unos cinco años. No obstante, era buscado desde 2015 por las Fuerzas de Seguridad Argentinas sin resultados, hasta que este fin de semana se logró su detención.

El acusado tenía solicitud de captura internacional por tráfico de drogas hace un mes. Los gendarmes argentinos de Orán proporcionaron información a la FELCN boliviana para ubicar a Castillo. Finalmente, el fin de semana los efectivos bolivianos lograron su detención después de que el buscado pasara la frontera sin presentar sus documentos. Posteriormente, fue trasladado hacia la provincia de Salta.

Según fuentes policiales de Argentina, Toño comenzó a traficar droga desde Bermejo y después llegó a casi todo el norte del país vecino. Poco a poco comenzó a abastecer de cocaína a otras provincias de Argentina, entre ellas Buenos Aires, donde bandas de narcotraficantes le compraban fuertes cantidades.

Se conoce además que Castillo tenía contacto directo con narcos en el norte argentino, con quienes hacía negocios millonarios por el ingreso de cocaína desde Bolivia.

En mayo de este año, personal de Gendarmería y de la Policía de Salta desbarató una red de narcotráfico que operaba desde un asentamiento de Orán, tras una investigación que comenzó el año 2016 con un caso de trata y siguió con contrabando.

El Gobierno argentino confirmó entonces que el líder de la banda narco, identificado como Juansuti Aguilera, quien fue detenido junto a otros cuatro integrantes, tenía en su poder 373 kilos de cocaína, 25 casas (entre Orán, Aguas Blancas y Pichanal), 15 autos y dinero en efectivo.

De acuerdo con fuentes oficiales, Aguilera introducía cocaína de máxima pureza desde Bolivia principalmente con destino a Buenos Aires, y que el crecimiento económico de este narco “era desproporcional”.

Según la investigación, Toño era uno de los pocos, sino el único, proveedor de cocaína boliviana.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

14

Otras Noticias