El oficial era hijo de un cocalero

domingo, 26 de agosto de 2018 · 00:04

Página Siete / La Paz

El teniente de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar), Daynor Sandoval Ortiz, que falleció durante un enfrentamiento con cocaleros en La Asunta era yungueño, originario de Coripata e hijo de un cocalero.

Los familiares, que también son de los Yungas, hablaron de los orígenes del efectivo mientras esperaban el resultado de la autopsia que se realizó ayer en la morgue del Hospital del Clínicas de La Paz.

“Quiero justicia. Mi hijo era un hombre muy bueno, era hijo de un cocalero que me ha costado hacerle estudiar”, dijo a Unitel la madre del efectivo que falleció con sólo 30 años.

Los familiares responsabilizaron al dirigente de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), Franklin Gutiérrez, como autor intelectual del deceso del teniente.

“Mi hermanito era un hombre bueno y trabajador. Él ha ido a población de La Asunta porque había denuncias de pozas de maceración. No ha ido a erradicar la coca, todo para que este hermano Franklin lo mande a matar” dijo su hermana a los medios.

Sandoval será velado hasta hoy. Su entierro se realizará mañana en el Cementerio General.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

72
199