Tras el fallo, la familia convoca a movilizarse y anuncia huelga

Los padres y hermanos de Jhiery Fernández imploraron a los amigos y a la ciudadanos a que los apoyen desde hoy en una serie de medidas que tomarán.
martes, 25 de septiembre de 2018 · 03:14

Página Siete / La Paz

“¡Por favor, apóyennos, por favor, ya basta de sufrimiento, de calvario para las personas, ayúdennos, ayúdennos!”, imploró a gritos uno de los familiares del médico Jhiery Fernández, después de conocer la resolución de los jueces la cual rechazó la cesación a la detención preventiva.

La hermana del doctor, Narda Fernández, cayó al suelo después de conocer el fallo. Su llanto, al igual que el de las tías y otros parientes, era incontrolable. “Mañana nos vamos a movilizar y vamos a entrar en huelga de hambre para presionar”, informó la joven que apenas podía hablar.

Poco después de las 14:30 una marcha que antes había pasado por la fuerza anticrimen llegó hasta las puertas del edificio Munamal, en la calle Bolívar, donde se iba a desarrollar la audiencia de Fernández.

Familiares y amigos que llegaron de Oruro y Cochabamba, personal médico de La Paz y hasta la dirigencia de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) se apostaron en plena calle Bolívar. Llevaban globos blancos en las manos y entre aplausos repetían a gritos que el médico sea liberado. ¡Jhiery, amigo, el pueblo está contigo!”.

Personas que mantienen procesos en los juzgados también llegaron a unirse al grupo más grande. Llevaban chalecos blancos con la leyenda: “Yo soy víctima de la justicia corrupta”.

Todos se unieron. En algún momento todos eran familia de Jhiery Fernández, así lo sintió la tía del médico que, en medio del llanto que la ahogaba, se tomó de la mano de varias mujeres para pedir a gritos que su sobrino salga libre.

“¡Inocentes no a la cárcel!”, “¡Blanco y Guerrero, la misma porquería!” (en referencia al fiscal departamental y al fiscal general), “¡fiscales y jueces a Chonchocoro!” y “¡Patricia Pacajes (jueza) a Obrajes!”.

La llovizna no paraba, la gente reunida compró ponchillos para no mojarse pero la vigilia seguía firme.

A las 18:00 Romel Cardozo, la persona que grabó a la jueza Patricia Pacajes cuando confesó que Fernández es inocente y que Alexander no fue violado, llegó al juzgado.

Fue recibido con flores, entre abrazos largos e incluso besos en la frente. “¡Cardozo, un héroe, defensor del pueblo!”.

Después de aplausos y de un momento de ofuscación de las personas que hacían vigilia Cardozo las calmó, pidió que se espere el fallo del tribunal con calma y paciencia. “No nos enfrentemos con los policías, ellos sólo cumplen con su deber, mantengamos la calma”, les dijo y todos lo escucharon.

Mientras eso ocurría en la calle, adentro, en el piso cinco del edificio unos 30 policías de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) custodiaban la puerta del juzgado.

Decenas de periodistas, fotógrafos y camarógrafos esperaban detrás de los escudos policiales hasta que a las 18:30 uno de los uniformados dio la orden de que la prensa se retire.

La instrucción causó molestia extrema en los periodistas que reaccionaron a los empujones de los policías. Minutos después los medios permanecieron en el lugar hasta el final. A las 3:00 de hoy los familiares seguían en la calle Bolívar y Fernández había vuelto a la cárcel.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

278
104