Caen dos jefes de la cúpula de Mendoza por el caso Anapol

La investigación de la Fiscalía y la FELCC logró reunir varios indicios de corrupción que apuntan a los exmiembros del anterior Comando de la Policía.
sábado, 19 de enero de 2019 · 00:04

Carlos Quisbert / La Paz

 Dos generales y dos coroneles fueron aprehendidos, involucrados  en el caso de corrupción en  el proceso de admisión a la Academia Nacional de Policías (Anapol) y las facultades técnicas policiales. Los jefes policiales fueron miembros del Comando de la Policía que estaba encabezado por Alfonso Mendoza.

El 3 de enero, un grupo de padres de postulantes que fueron relegados del proceso de admisión a la Anapol denunciaron ante tres ministerios y el comandante de la Policía, Rómulo Delgado, la alteración de notas para favorecer a 351 aspirantes.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) y la Fiscalía han detenido a cuatro personas debido a que detectaron irregularidades en la contratación de médicos y las empresas Psicoes SRL y   Anstrengung.  

Se  verificó la suplantación y alteración de notas en  163 exámenes,  los indicios revelan cobros ilegales y responsabilidad en miembros del anterior comando de la Policía, que estaba encabezado por Faustino Mendoza y    todos de  los miembros de la Comisión de Máxima Instancia (CMI) responsable de todo el proceso de admisión.

   “Se procedió con cuatro aprehensiones: dos generales, un coronel y un director jurídico”, confirmó ayer el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

Los aprehendidos son el exinspector general de la Policía, general Wálter Lizeca; el exdirector nacional de Instrucción y Enseñanza y exrector de la Universidad Policíal (Unipol), general  Iván Quiroz; el exvicerrector de la Unipol, coronel Vicente Quinteros, y el exasesor jurídico de la Anapol, teniente coronel Hugo Illanes.

“La Fiscalía ha dispuesto la aprehensión de exautoridades que estaban relacionadas con la elaboración de contratos y la ejecución de éstos. En las siguientes horas van a declarar”, informó  el  director departamental de la FELCC, Jhonny Aguilera.

Explicó que la  “teoría del caso” tiene tres niveles. El primero es el proceso de licitación y contratación de  dos empresas para la toma del examen  de conocimiento y la prueba psicotécnica en la que están involucrados Illanes y otros dos oficiales que aún no han sido detenidos.

En ese mismo nivel participó Quiroz, quién  aprobó el proceso de contratación y firmó el contrato con las dos empresas, además que designó como delegado de la Unipol a la CMI al coronel Quinteros.

 En el  segundo nivel, explicó Aguilera, están quienes fueron operadores del reclutamiento y el cobro a  aspirantes a la Anapol   y las facultades técnicas, por lo que se tiene detenidos  al teniente Freddy Tiñini y la médica Fanny Molleda.

  En el tercer nivel de la investigación está la responsabilidad que tenían todos los miembros de la CMI, quienes deben presentarse a declarar, como lo anunció la fiscal Edna Montoya.

En el caso de Lizeca, Romero afirmó que como inspector general  incumplió sus deberes debido a que no hizo la supervisión de los procesos de contratación y de postulación.

 “Estamos frente a empresas fantasmas contratadas en una licitación viciada, empresas que formaban parte de esta red criminal. Él tendrá que presentar sus descargos”, afirmó.

Médica Molleda tenía un millón de bolivianos

 La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC)  encontró una cuenta de banco a nombre de  la médica Fanny Molleda con un millón de bolivianos, la que está relacionada a    cobros ilegales a aspirantes a la Academia Nacional de Policías (Anapol),  dinero que  pretendía ser retirado por su hermana. 

“Gracias a la cooperación del Banco Mercantil, se ha confiscado más de un millón de bolivianos que se encontraban en la cuenta de la señora  Fanny Molleda y en las siguientes horas vamos a aprehender a las personas que pretendían sacar este dinero”, informó ayer el director departamental de la FELCC, Jhonny Aguilera.

Los recursos fueron  detectados por informes emitidos por la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) y por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero de Bolivia (ASFI).

  El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que Molleda era pieza clave en esta organización criminal y recordó que en el allanamiento al domicilio de esta persona se encontraron 211 mil bolivianos y 2.200 dólares, montos entregados por postulantes a la Anapol  identificados por los códigos de control.

     La FELCC confirmó que la hermana de Molleda trató de retirar el dinero y cerrar la cuenta. También sospechan  que miembros de la Dirección de Salud de la Policía están ligados a la contratación de la médica por medio de  una invitación directa.

 

Envían a la cárcel a dueños de empresas

La jueza tercera de Anticorrupción, Claudia Castro, determinó ayer la detención preventiva, en el penal de San Pedro, de Luis Durán y Juan Guaygua, dueños de las empresas Psicoes SRL y   Anstrengung, responsables de llevar adelante los exámenes de conocimiento y pruebas psicotécnicas a jóvenes aspirantes a  la Anapol.

 Ambos fueron imputados por asociación delictuosa, cohecho, recibir dinero proveniente de delitos de corrupción, falsedad material y uso de información privilegiada.

  En audiencia, ambos negaron los cargos pero el abogado del Ministerio de Gobierno, Antonio Saavedra, aseguró que fue en esas empresas que se alteraron los exámenes, debido a que sólo ellos tenían acceso a códigos digitales y otras medidas de seguridad impresas  en las pruebas.

 

101
7

Otras Noticias