El alemán Schmidt se niega a retornar a donde fue torturado

El exasesor del Gobierno del MAS pide una decisión política para resolver su caso.
viernes, 18 de octubre de 2019 · 00:54

Carlos Quisbert  / La Paz

La audiencia para definir la situación de Dirk Schmidt, acusado por el Gobierno en el caso denominado “extorsión a menonitas” en  2010, fue fijada para el próximo 15 de noviembre en Santa Cruz. Sin embargo, el ciudadano alemán advirtió con no presentarse a tribunales, lugar donde afirma violaron todos sus derechos por nueve años, por  un caso donde no presentaron pruebas en su contra.

“No me presentaré, no puedo volver al mismo lugar (tribunales) donde una y otra vez mis torturadores han violado mis derechos humanos. Destrozaron a mi familia, sigo sufriendo por el daño moral y psicológico que me han causado”, advirtió Schmidt en contacto con Página Siete.

 El exasesor del Gobierno del MAS se refirió así a los abogados del Ministerio de Gobierno que en 2010 le abrieron tres procesos sin pruebas; a los fiscales que no investigaron su versión y a los jueces, quienes, aseguró, no protegieron sus derechos.

“El señor Schmidt fue apartado y dentro de este proceso ya se dictó sentencia absolutoria para Gustavo Torrico y otro coprocesado (Luis Fernando Pardo), ahora se debe resolver su situación”, informó a Página Siete el presidente del tribunal primero de Sentencia, Sixto Fernández.

En julio de 2010, el Gobierno acusó a Torrico, entonces viceministro de Régimen Interior, del supuesto nombramiento ilegal de Schmidt como su asistente personal, y se involucró a Prado por asistir a una reunión en Migración en Santa Cruz. El caso fue conocido porque la teoría del Ministerio de Gobierno, que entonces estaba a cargo de Sacha Llorenti -hoy embajador ante las Naciones Unidas-, era que se pretendía pedir dinero a  grupos de menonitas a cambio de renovar sus pasaportes extranjeros y  que el ciudadano alemán era operador de hecho aprovechando las funciones que cumplía.

Sin embargo, de acuerdo a la explicación del abogado de Schmidt, Eusebio Vera, el caso nunca se configuró de esa forma, pues en la investigación los dos únicos menonitas que declararon afirmaron que el ciudadano alemán, al contrario, evitó que los extorsionen. Ante la falta de pruebas, se modificó el tipo penal y se enjuició a Torrico, Prado y Schmidt por anticipación o prolongación de funciones.

Schmidt permaneció encarcelado por dos años en el penal de Palmasola y desde que salió de la cárcel permanece arraigado y con detención domiciliaria.

Por  problemas cardiacos, y como  único detenido del caso, Schmidt  fue apartado del juicio desarrollado en La Paz. Siete años después, el tribunal primero de La Paz absolvió de cargos a Torrico y Prado; la resolución fue confirmada y el caso se cerró para ambos el 9 de mayo de este año.

Schmidt afirma que al margen de lo que dicen las leyes, su situación debe ser resuelta por una decisión política, desde el Gobierno, “de la misma forma como se inició el caso” en su contra. Señala que la sentencia absolutoria de Torrico debe ser homologada en su favor para evitar que asista otra vez a un juzgado.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

1
17