Gobierno desconfía de Sproule y encarga nueva certificación

El ministro Zamora admitió que el nivel de las reservas es bajo, pero que aún se pueden negociar nuevos mercados. Garantizó el cumplimiento de contratos.
jueves, 28 de noviembre de 2019 · 00:04

Lidia Mamani / La Paz

 El Gobierno desconfía de los datos entregados por la empresa canadiense Sproule, de modo que confirmó ayer que solicitó una nueva certificación de reservas de gas, para conocer el verdadero potencial energético de Bolivia.

“Nosotros estamos haciendo ya la etapa de una nueva certificación con otra empresa, para argumentar y ver justamente estos volúmenes y verificar estos volúmenes (los que certificó Sproule a diciembre de 2017 y 2018). O sea que ya se empezó a hacer los trámites de cuantificación para adjudicar (la certificación) a una nueva empresa, para que haga el estudio (...), eso por lo menos demorará unos cinco meses”, indicó el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), José Luis Rivero.

El ejecutivo de la petrolera estatal precisó que al 31 de diciembre de 2018, las reservas probadas de gas natural llegaron a 8,95 trillones de pies cúbicos (TCF). Un año antes, Sproule certificó un potencial de 10,7 TCF.

En junio de este año, el Ministerio de Hidrocarburos encargó a Sproule una nueva certificación de las reservas, cuyo informe final fue entregado este martes a las nuevas autoridades.

En el documento de la empresa certificadora canadiense se detalla que el país tiene reservas probadas y desarrolladas de 5,68 TCF, y las reservas probadas no desarrolladas están calculadas en 3,27 TCF, lo que, en total, dan reservas probadas de 8,95 TCF.

En el caso de las reservas probables y posibles, ambas suman 12,26 TCF, según Sproule.

“Con estas reservas nosotros podemos fijar nuevos contratos y metas, tanto de petróleo, gas natural y gas licuado de petróleo (GLP), y tener exportación a Perú, donde ya se tienen convenios de venta, junto con Paraguay”, aseguró el titular de YPFB.

Resultados de los informes

Entre la certificación de diciembre de 2017 (10,7 TCF) y la del año pasado (8,95 TCF) se cuenta una diferencia de 1,75 TCF de consumo anual que, en opinión de los expertos, representa una cantidad improbable.

“Durante 2018 se consumieron cerca de 0,63 TCF y, por lo tanto, las reservas probadas no debían caer en 1,75. Es algo que las autoridades deben explicar más adelante”, manifestó Álvaro Ríos,  exministro de Hidrocarburos.

El experto detalló que hasta 2017 el consumo anual de gas llegaba a los 0,8 TCF, que es igual a unos 55 millones de metros cúbicos de gas por día (MMmcd).

No obstante, desde el año pasado el volumen no sobrepasa de los 45 MMmcd, de los cuales 15 MMmcd siven para abastecer el mercado interno; una cantidad similar va destinada a cumplir el contrato con Argentina, y otros 15 MMmcd para Brasil, lo que significa que el nivel requerido en 2018 disminuyó a 0,63 TCF.

Como Sproule calculó que el año pasado se consumieron 1,75 TCF, el Ministerio de Hidrocarburos esperará hasta abril de 2020 la nueva certificación, que servirá para confirmar los valores ya conocidos o enfrentar un nuevo escenario energético.

“El negocio no se va a caer, seguiremos negociando con los mercados externos e interno. Hay el suficiente gas como para sostener los tres elementos fundamentales para nuestra economía. Si bien el descenso de reservas es real, se lo asumirá en función del informe técnico. Ahora hay que encontrar cuáles fueron las razones de la caída de las reservas; puede  ser por falta de interés en la exploración, descuido de las autoridades o mala información”, apuntó el ministro Víctor Hugo Zamora.

Las reservas de hidrocarburos y la coyuntura del mercado

  •  Certificación El año pasado, el consorcio canadiense Sproule International Limited presentó su primera certificación de reservas, en la que confirmó que Bolivia tiene un total de 10,7 trillones de pies cúbicos (TCF) de gas y 12,5 TCF de reservas probadas-probables.
  • Potencial “Los valores de reserva nos dicen que las probadas desarrolladas son de 5,88 TCF; las reservas probadas no desarrolladas serían de 3,27 y las reservas probadas totales de 8,95 TCF; son las actuales sobre las que vamos trabajar ventas o exportación”, afirmó el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), José Luis Rivero.
  • Caída Para el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, si bien hay una caída de las reservas hidrocarburíferas del país, los 8,95 TCF son un volumen que permite continuar con el negocio bajo la garantía de cumplimiento de los volúmenes que se vaya a contratar.
  • Duración Al presentar el informe de Sproule , en agosto de 2018, el entonces ministro Luis Sánchez remarcó que con esa certificación se está en condiciones de garantizar la producción de gas -bajo el ritmo actual de producción- hasta por lo menos la gestión 2035.

Dan inicio a los trabajos de reparación del gasoducto

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, anunció ayer que ya comenzaron las tareas de reparación del gasoducto Carrasco-Cochabamba (GCC), que sirve para abastecer de gas natural a La Paz, Oruro y Cochabamba.

“Queremos informar que estamos iniciando con el operativo para reconstruir el gasoducto Carrasco-Cochabamba. Es información genérica para informar al sector industrial de Cochabamba, La Paz y Oruro. En poco tiempo se normalizará la provisión de gas”, indicó la autoridad.

El  ministro aseguró a Página Siete que el ducto volverá a operar en un plazo no mayor a los siete días, con la posibilidad de que los trabajos estén listos el lunes.

El pasado 13 de noviembre, un grupo armado afín al MAS hizo explotar 200 metros del gasoducto Carrasco-Cochabamba, entre Villa Tunari y Cristal Mayu, lo que provocó la interrupción regular del abastecimiento del combustible que se destina al occidente del país. Se calcula que la reparación costará al menos medio millón de dólares.

Al respecto, el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic, mencionó ayer que en 14 días, al menos 150 empresas fueron afectadas en su capacidad de producción y comercialización de bienes.

Entre las que más impacto sintieron por la falta de provisión del energético están las cementeras, farmacéuticas, alimentos, bebidas y metal mecánica.

“El sector demanda a las autoridades la máxima celeridad en la reconstrucción del gasoducto”, manifestó el representante del sector industrial.

 

33
1

Otras Noticias