Informe policial revela 5 indicios de corrupción en exjefes de FAB

La investigación cuantificó un daño económico al TAM de Bs 1,3 millones. Pese a ello, los militares no fueron procesados en la gestión del exfiscal Guerrero.
jueves, 28 de noviembre de 2019 · 01:24

 Carlos Quisbert  / La Paz

Un informe policial revela al menos cinco irregularidades por las que dos excomandantes de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), Luis Trigo (2007) y Gonzalo Durán (2015), debieron ser procesados por corrupción en 2014. El exfiscal Anghelo Saravia  afirmó que su entonces superior, Ramiro Guerrero, lo obligó a cambiar reportes y no tomar en cuenta esos documentos por orden del expresidente Evo Morales.

“A la fecha no se tiene certeza de la existencia de los repuestos adquiridos con estos dineros, motivo por el cual este cargo de cuenta se encuentra sin descargos”, señala parte de la conclusión en  informe elaborado por el capitán Ariel Balderrama,  fechado el 23 de noviembre de 2015. 

El oficial y Saravia tenían a su cargo el caso de supuesto desfalco de 1,3 millones de bolivianos por la compra con sobreprecio de repuestos para el avión BAE 146-200 de Transporte Aéreo Militar (TAM).

En esas fechas, Trigo ya fungía como embajador en Venezuela y Durán pugnaba por ascender a general y asumir como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas (FFAA), cargo al que finalmente fue designado por Evo Morales para la gestión 2016. 

El caso de corrupción se abrió a denuncia del coronel Marco Antonio Benavides, a nombre de quien se autorizó desembolsos de dinero sin que él tenga conocimiento y la FAB le pedía justificar los gastos.

La denuncia de Benavides señalaba que en 2007, el general Trigo -como comandante de la FAB- autorizó al entonces director del TAM, Durán, el desembolso de cuatro montos de dinero que en total sumaban 1.313.444 bolivianos. 

Dos de esos pagos  se desembolsaron 461.100  a nombre de Benavides, quien asegura que no se enteró de esas transacciones  hasta 2014, cuando se le conminó a presentar descargos.

El dinero, supuestamente, estaba destinado a la compra de juegos de frenos y una bomba de arranque para un avión del TAM. Los otros dos pagos fueron realizados a nombre de subalternos. El informe del investigador señala responsabilidad sobre otros dos jefes militares.

“Los investigadores realizaban investigaciones muy completas, por eso  Durán y Trigo debían ser citados y aprehendidos. (...) Se presentaron  informes completos, pero  en una de sus visitas   Guerrero volvió de una reunión en Palacio y me dijo que a esos dos nos se los podía procesar”, sostuvo el exfiscal Saravia, quien fue enviado a la cárcel acusado de extorsión.

Por su parte, Benavides  señaló que la FAB le negó informes y con el fin de que no realice la  denuncia  incluso le ofrecieron un plan de pagos, con descuentos de su salario. En 2015, luego de que el caso se amplió a los jefes militares, la justicia militar le abrió un proceso por el cual pidió su baja y lo desvinculó de la FAB. 

 Entre los informes internos de la FAB, a los que Página Siete accedió, están los desembolsos por 522.920 y 329.424 bolivianos que implican a otros dos jefes militares. Durán también fue denunciado, en 2016, por autorizar la compra “ irregular  de seis motores defectuosos  para aviones del TAM”, como señala la denuncia de la diputada Rose Marie Sandóval.

En ese segundo caso, el exembajador en Francia fue absuelto por un tribunal en septiembre. El abogado Ramiro Cabrera aseguró que se benefició a Durán, pese a que se demostró que éste usurpó funciones del Ministro de Defensa para autorizar la compra irregular y además se inculpó a dos sargentos.

  Saravia sostiene que el exfiscal Guerrero  protegía a los funcionarios del Gobierno, pese a que existían pruebas de corrupción, éste disponía qué casos avanzaban y qué casos debían ser descartados. Uno de esos procesos es el del Fondo Indígena, en el que estarían implicadas varias exautoridades del MAS.

Exfiscal guardó orden de aprehensión de Achacollo  

Carlos Quisbert / La Paz

El exfiscal Anghelo Saravia denunció que de forma ilegal se anuló una orden de aprehensión contra la entonces ministra de Desarrollo Rural y Tierras  Nemecia Achacollo.

 El documento, según  Saravia -quien fue detenido acusado de extorsión- es una de las pruebas  para demostrar que el ex fiscal general Ramiro Guerrero interfería en sus investigaciones para beneficiar a autoridades del Movimiento Al Socialismo (MAS).

 “Conocía cómo actuaban cuando se daban órdenes desde arriba, por eso puse en un lugar seguro todos los documentos que pueden probar cómo manejaban los casos”, señaló Saravia. Entre los casos que el exfiscal  Guerrero tuvo a su cargo están el desfalco al Fondo Indígena,  la fuga del empresario peruano Martín Belaunde, compras con sobreprecio en el TAM  y el consorcio “Ganam Mendoza”.

“Copia de ley para Nemecia Achacollo Tola. Fecha 21 de julio 2016. Hora: 20:00 Notificador Álvaro Jiménez, investigador”, señala el texto escrito a mano en el documento presentado ayer a Página Siete por Saravia.

 Según el exfiscal, en esa fecha  la exministra se presentó a declarar y  se desmayó cuando ella misma entendía que ya había varios indicios para su aprehensión. Saravia asegura que en ese momento Guerrero lo llamó y ordenó que anule la aprehensión. El entonces fiscal departamental Edwin Blanco salió a decir a la prensa que había un cuarto intermedio en la declaración.

 

 

7
161

Otras Noticias