Leopoldo Fernández regresa a Pando y “respira libertad”

El juzgado de turno decretó la libertad irrestricta para el exprefecto en otros 3 procesos que le fueron abiertos por el gobierno del MAS tras los hechos del caso Porvenir.
martes, 24 de diciembre de 2019 · 00:32

Carlos Quisbert  / La Paz

 Con guirnaldas y fuegos artificiales, miles de personas se dieron cita  ayer en el aeropuerto Capitán Aníbal Arab, de Cobija, para recibir al exprefecto de Pando Leopoldo Fernández. Retornó a su tierra  luego de 11 de años de permanecer detenido en La Paz por el caso Porvenir.

“La libertad me llegó, como a  millares de  bolivianos a los que se les  daba una salida  a cuenta gotas, según le convenía al régimen del anterior gobierno, hoy en día se respira libertad”, fueron las primeras palabras de Fernández a los periodistas que lo esperaron  en el  aeropuerto. Luego, entre los gritos de apoyo y la emoción de los vecinos, encabezó una multitudinaria caravana  que llegó hasta el  centro de Cobija.

El abogado de Fernández, Karlo Brito, informó que su cliente se presentó ante el  juez de turno en el Tribunal de Justicia de Pando para solicitar la modificación de medidas cautelares en otros tres procesos en los  que tenía detención domiciliaria. 

A  las 11:30, Leopoldo  arribó a Cobija y por la tarde, en tres  audiencias distintas, se dispuso su libertad irrestricta en  los  tres procesos que el gobierno de Evo Morales le abrió en 2008. 

El lunes 9 de diciembre, el Tribunal Sexto de Sentencia de La Paz dispuso la libertad pura y simple del exprefecto por el caso Porvenir. Fernández estaba acusado de dirigir grupos armados contra marchistas del MAS, hecho en  el que murieron 15 personas, entre normalistas y campesinos. 

Sin embargo, Leopoldo aún debía mantener la detención domiciliaria por los  tres casos que se resolvieron ayer.

 Brito explicó que el primer caso se trataba de  la convocatoria a referendo autonómico que llevó adelante su cliente, al igual que otros cuatro prefectos en 2008. El segundo era  por supuestas irregularidades en la construcción de un embarcadero que data  de 1994. El tercer proceso era por presunto incumplimiento en la  entrega de recursos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH).

Un grupo de mujeres  colgó ayer al  cuello de Fernández  guirnaldas con flores de los colores de la bandera boliviana y la de Pando. “¿Quién se cansa? Nadie se cansa. ¿Quién se rinde? Nadie se rinde”, coreo la gente. Así se inició   la caravana que lo escoltó hasta los tribunales. Allí, después de más de una década, lo esperaba la libertad.

 

 

134
113