Navia, de narcopolicía preso a empresario de autos de lujo

Los expolicías Julio Navia Gorena y su padre estuvieron presos cuatro años por tráfico de drogas y enriquecimiento ilícito. Su juicio, que empezó en 2010, continúa.
domingo, 12 de mayo de 2019 · 00:00

Página Siete / Santa Cruz

El exteniente Julio   Navia Gorena y su padre, el excoronel Arturo  Navia Arancibia, fueron apresados preventivamente en 2010   por tráfico de drogas y enriquecimiento ilícito. En 2014  recobraron su libertad a través de medidas sustitutivas y aún no tienen sentencia. Hoy tienen un negocio  de venta de autos y  son vinculados a los exjefes policiales detenidos Medina y Moreira.

“Cada día que pasa Bolivia está más lejos del fenómeno mexicano y tiene mejores condiciones para enfrentar la lucha contra el narcotráfico”, afirmó el domingo 10 de octubre de 2010 el entonces encargado de ADEMAF, Juan Ramón Quintana. Cuatro días después salió a la luz una  red de narcotraficantes liderada por policías: los Navia.

“Autocrédito Navia”

En un predio emplazado sobre el quinto anillo de la avenida Santos Dumont de la ciudad de Santa Cruz se vislumbran autos de distinto tipo, color, tamaño y precio. Se trata del autocrédito  Élite, el  negocio  de los Navia.

Inicialmente se denominó  Autocrédito Navia, pero posteriormente el nombre se adecuó más al objetivo del negocio: vender autos de lujo a través de créditos.

¿Este negocio de autos tiene relación con las tres autoventas ubicadas en la avenida Viedma que fueron intervenidas por la FELCN el año 2011 por estar vinculadas al “Cártel de El Valle”, al cual Julio René Navia dio protección siendo policía?, ¿cómo pudieron los Navia emprender un negocio de este tipo luego de que todos sus bienes fueron confiscados? Son preguntas que surgen mientras uno ve el lujoso Ford  Mustang color rojo, último modelo, que está a la venta en el garaje del autocrédito.

El negocio  familiar de  venta de autos en Santa Cruz.

El caso Navia

Si algo signó a este caso fue el hermetismo  sobre los pormenores que llevaron a desmantelar la red de narcotráfico. A pesar de ello, se conoció que la madrugada del martes 12 de octubre de 2010, la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico ejecutó la denominada “Operación Fortuna”, una redada que desarticuló una banda de lavadores de dinero proveniente del negocio ilícito de la droga.

En el operativo se decomisaron  60.000 dólares, 17 vehículos (entre autos, vagonetas, motos, cuadratracks y un camión), armas de fuego y cocaína. Además, en  esa primera instancia se detuvo a  15 supuestos implicados, entre los que se encontraba el entonces teniente Julio René Navia Gorena, quien era agente de la FELCN en el aeropuerto de Viru Viru de la ciudad de Santa Cruz.

Con sólo 26 años, Navia Gorena había reportado movimientos exorbitantes de dinero en sus cuentas bancarias de hasta un millón y medio de dólares. Montos que no pudo justificar sólo con sus ingresos.

En la red también se vio involucrado el padre del teniente, el coronel Arturo René Navia, quien alegó tener dinero debido a una herencia  de su esposa. Ambos fueron sometidos a audiencia cautelar el 19 de octubre de 2010. El juez Roque Leaños determinó detención preventiva en la cárcel de Palmasola para Julio René    Navia y para otros tres acusados. Mientras que al padre, Arturo Navia, se le permitió defenderse en libertad.

Cuatro meses después, la decisión de  Roque Leaños fue revocada por un tribunal de alzada de la Corte Superior de Distrito. El nuevo juez de la causa, Fernando Orellana, determinó la detención para padre e hijo.

En enero de 2011, Julio René Navia fue trasladado del penal de  Palmasola al de Chonchocoro, después  de que se vio salpicado por el doble crimen que victimó en plena vía pública a los esposos Soria-Áñez, sus suegros

El teniente estaba en pleno proceso de divorcio de Milenka Soria Áñez, quien había confesado en audiencia que su expareja habría empezado a “amasar” fortuna desde que comenzó a trabajar en el aeropuerto Viru Viru. Detalló, además, los vínculos entre Navia y el narcotraficante desaparecido William Rosales.

El 26 de enero de 2011, los padres de Milenka Soria Áñez esperaban en un auto la luz  verde de un semáforo del cuarto anillo de la avenida Virgen de Cotoca, cuando fueron abordados por sicarios en una motocicleta que les dispararon a quemarropa y acabaron con sus vidas.

Por el doble asesinato fueron detenidos cuatro sospechosos.  El entonces director de la FELCC de Santa Cruz, Miguel Gonzales, aseguró que estos sicarios tenían estrecha amistad con Navia Gorena.

El 24 de mayo de  2014, después de cuatro años de detención sin sentencia, el juez de la causa determinó conceder libertad bajo medidas sustitutivas a Julio René Navia y a su padre.

Hasta el momento  se cuentan nueve años desde la aprehensión de los dos expolicías y   ninguno tiene sentencia.  El fiscal José Fernando Rioja, quien sigue la causa, asegura que se “está en el proceso de acusación, en la etapa de declaración testifical. Todo, dentro de los plazos regulares”.

Vínculos con Medina y Moreira

Según  informes policiales, el ahora exteniente Julio René Navia Gorena y su padre, el excoronel Arturo René Navia Arancibia, operaban una red de narcotráfico junto a David Paz Tufiño,   quien fue acusado por tráfico de sustancias controladas, organización criminal y legitimación de ganancias ilícitas.

En 2011, Paz Tufiño fue enviado al penal de  Palmasola junto a su entonces pareja Esther Guiguita Arteaga. Además de   tráfico de droga, ambos fueron procesados penalmente por  el homicidio de dos mujeres  desaparecidas. 

El coronel Gonzalo Medina  se presentó a declarar  en ese caso. Según la entonces fiscal Sandra Villafuerte, “sólo fue a declarar como testigo de derecho propietario de un inmueble”.

El capitán Fernando Moreira Morón, subalterno de Medina que ahora también está detenido, fue asignado como investigador de ese caso y terminó casado con su investigada: Esther Guiguita Arteaga.

La pareja contrajo matrimonio en 2017. Moreira y Arteaga  viajaron a Panamá con Pedro Montenegro, el narcotraficante “sello rojo” actualmente buscado por la Interpol, quien  fue  condecorado por Medina, cuando éste era director de la FELCC

Como ya revelaron fuentes policiales  a Página Siete, hay un hilo conector de larga data entre los Navia, Paz Tufiño, Guiguita Arteaga, Moreira, Medina y Montenegro; cuatro de los mencionados  pertenecientes a la institución policial al momento de sus supuestos  vínculos con el tráfico de sustancias controladas.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

56
371