Sargento ofrecía por Facebook proyectiles robados de la Armada

Descubrieron el delito luego de la denuncia de la esposa del militar acusado.
martes, 21 de mayo de 2019 · 00:04

Carlos Quisbert  / La Paz

El sargento de la Armada Óscar Limachi, acusado del robo de 10.000 balas calibre nueve milímetros del pañol del comando de esta fuerza castrense, ofrecía la munición a menor precio por Facebook.

“Del informe de conclusiones, Nº 29/18 (sobre) indicios, evidencias y documentos acumulados, se infiere que el sargento Limachi habría ofrecido la munición en calidad de venta al sargento Lucio H.B. por un monto de  200 bolivianos, por medio de las redes sociales (Messenger)”, menciona parte del sumario y auto final  24/2018 firmado por el excomandante de la Armada Gustavo Arce.

El 31 de octubre de 2018, el Departamento IV de Logística del Comando de la Armada, ubicado en Bajo Següencoma,  reportó que cinco cajas de balas, de 2.000 unidades cada una, fueron robadas y que  no se determinó la fecha en la que se sustrajo la munición que todavía no fue  recuperada.

Por este caso se abrió un sumario informativo contra el   jefe de la División C Material Bélico, Benjamín Salinas, por violación de normas (falta de control)  y contra Limachi, quien era  el auxiliar de esa unidad.

Los documentos del sumario revelan que el robo de la munición fue descubierto a raíz de la denuncia de violencia familiar que hizo la esposa del sargento. El militar había faltado por segundo día a su puesto de trabajo y al buscarlo, las autoridades de la Armada se contactaron con la mujer el 31 de octubre.

“Manifestó que su esposo (Limachi) la habría amenazado con su pistola de dotación en su domicilio y en su vehículo. Asimismo, ésta manifestó que en una oportunidad observó gran cantidad de munición de pistola esparcida en el interior del vehículo”, señala el expediente.

 Con el dato proporcionado por la esposa del sargento, se alertó a los responsables del depósito  y luego de hacer un nuevo inventario se verificó que además de las balas faltantes, algunas cajas fueron sustituidas por munición de menor calibre.

  Los documentos indican que el sargento  Lucio H. B. no adquirió la munición debido a que Limachi se la ofreció  usando un perfil falso, “Hache Chávez”. 

Pero para los investigadores militares la oferta es una prueba de que “hubo la predisposición de vender la munición a terceras personas”, según el documento, el cual no aclara a quién más se ofrecieron los proyectiles.

  A raíz del robo, también se verificó que Limachi había empeñado su pistola de dotación a uno de sus camaradas por 3.000 bolivianos, con un interés a cobrar del 6%, por lo que se abrió un segundo sumario.

 Una denuncia presentada a Página Siete señala que la investigación de este caso fue dilatada para que los responsables del resguardo del material bélico, cinco jefes militares, no sean perjudicados en el proceso de ascenso 2019; sin embargo, se sancionó al personal subalterno y aún no se recupera las balas.

 

6
124