La Fiscalía investiga a la DGAC y la FAB por el caso de Uelicn

Se tiene indicios de supuestos pagos a técnicos de aeronáutica para beneficiar a la empresa Horizontal de Aviación Bolivia. Otro excomandante fue citado.
sábado, 25 de mayo de 2019 · 00:04

Carlos Quisbert  / La Paz

La Fiscalía investiga a la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y a la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) en el caso de presunto  favorecimiento en la adjudicación de contratos de la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (Uelicn) a un   consorcio de empresas liderado por Horizontal de Aviación Bolivia.

“Se ha encontrado serios indicios de que actuales funcionarios de la DGAC recibían dádivas del señor Nilo Honor, (representante legal) de Horizontal Bolivia. Hay contratos irregulares sobre reparaciones a aviones de la DGAC (realizados por  empresas de Honor), esos funcionarios  deben ser citados para que aclaren cómo se pagaron   esos trabajos”, sostuvo ayer  la diputada de Unidad Demócrata (UD), Rose Marie Sandóval.

Sobre la ampliación del proceso hacia otros funcionarios, la investigadora asignada al caso, Silvia Sandóval, informó que la siguiente semana deben prestar declaración informativa  tres técnicos inspectores de la DGAC, un excomadante de los Diablos Negros, dependiente de la FAB, y dos exfuncionarios administrativos de la Uelicn.

Todos  comparecerán en calidad de investigados por incumplimiento de deberes y negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas.

La legisladora que denunció el caso también señaló responsabilidad sobre militares de la FAB, entidad que hasta la fecha no respondió a sus  pedidos de informe remitidos en marzo.

 La Fiscalía investiga el monopolio de un  consorcio de empresas en la adjudicación de contratos para el mantenimiento de aeronaves de las unidades antidroga por un valor aproximado de 55 millones de dólares, entre  2013 y  2018. 

“Deben citar a todos los excomandantes de los Diablos Rojos y Diablos Negros (de la FAB), desde 2013 hasta esta gestión, o volver a citarlos como en el caso de (Fredy) Taborga (excomandante de Diablos Rojos en 2015), para que expliquen cómo se administraron los repuestos  que los americanos entregaron a  este Gobierno, cuando  se hicieron  cargo de la lucha contra el narcotráfico”, afirmó la diputada.

  
La investigadora del caso también reveló que durante el allanamiento a la  sexta empresa involucrada, Skay Plus, la pasada semana,  se aprehendió a un teniente de la FAB que de forma clandestina  hacía seguimiento a los operativos y tomó fotografías al equipo de investigadores.

 Por este hecho, el militar fue aprehendido y será procesado por obstrucción a la justicia.

Según  la denuncia hecha por la asambleísta Sandóval, las supuestas dádivas que el personal de la DGAC recibió fueron  para acreditar a Horizontal como una empresa autorizada para la reparación de aviones civiles, certificación que era requisito para presentarse a las licitaciones de la Uelicn. Las  empresas competidoras fueron rechazadas por la falta de ese certificado en 2015.

Sobre la responsabilidad de los comandantes de la FAB, la denuncia de la diputada también  señala que los militares  permitieron que los repuestos dejados por la administración norteamericana (NAS) sean  utilizados por la empresa Horizontal, firma que no pagó por su uso.

Exasesora amplía su declaración e involucra a más excomandantes

La exasesora jurídica de la  Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (Uelicn) Carlena De la Torre amplió su declaración y dio más nombres de comandantes de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) que, según la Fiscalía, favorecieron en la contratación de la firma  Horizontal de Aviación Bolivia.

“Hay varios nombres que serán tomados en cuenta para esta investigación, entre ellos están jefes militares que participaron en el proceso de revisión de los documentos de  las empresas que se presentaron a las licitaciones que de forma recurrente ganó un solo grupo de empresas”, informó la investigadora del caso, Silvia Sandóval. 

 De la Torre está recluida en el penal de mujeres de Obrajes junto a la extécnica de enlace de la Uelicn Mabel Fresco. Ambas son imputadas por incumplimiento de deberes y negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas. 

El Ministerio de  Gobierno las denunció   por  recibir dinero  en sus cuentas particulares, por parte de Nilo Honor, representante de Horizontal.

 En su declaración, De la Torre también reveló  que en 2013 funcionarios de la Uelicn se reunieron con una firma de  abogados a solicitud de Honor, que entonces figuraba como representante de  Horizontal SAS (con base en Colombia), firma  que se adjudicó la primera  licitación  para el mantenimiento de aeronaves empleadas en la  lucha antidroga.

La denuncia del Ministerio de Gobierno señala que  la firma colombiana no podía adjudicarse la licitación porque no estaba registrada en Bolivia. Ese fue el motivo del encuentro y la razón  por la que se creó Horizontal de Aviación Bolivia.

Para la Fiscalía, este hecho es una ilegalidad, no obstante el abogado de De la Torre, Gustavo Ayala, rechazó ese argumento y aseguró que la reunión se dio en presencia de la excoordinadora general de la Uelicn Vivian Flores, hoy también detenida, y que según el Código de Comercio la firma de contrato fue  absolutamente legal.

 

3
5